DESDE FILOMENO MATA 8: México habla, pero no hace nada…

0
92

Por Mouris Salloum George*

En estricto rigor, Donald Trump empleó esa frase en sentido pasivo: Pero no hace nada… por nosotros. Dada la intemperancia del inquilino de la Casa Blanca, no se trata de una quejumbre. Es la reiteración de la incesante amenaza a los pueblos sirio, palestino, iraní o venezolano.

Frente a esos amagos, en algunos casos cumplidos, la cancillería mexicana  no sólo ha guardado silencio, sino cierto grado de complacencia cómplice.

Como escribiría Berlolt Brecht: “Ahora vienen por mí”. ¿Es demasiado tarde?

El exabrupto de Trump se produjo en reciente reunión sobre migración. No es el reclamo, no obstante, el que humilla. Al anterior malos hombres, aplicado a los mexicanos en Estados Unidos, reiterado con malas personas, ahora asestó a los compatriotas el sustantivo zoológico: Animales.

Luis Videgaray se expresó hoy incomprendido por los esfuerzos de cooperación que ha brindado México a Washington y consideró inaceptable el término usado por Trump. Dijo que ha instruido al embajador Gerónimo Gutiérrez a que introduzca una nota diplomática ante el Departamento de Estado.

Uno puede imaginar lo que hará Trump con esa nota a falta de papel higiénico en el Salón Oval.

La observancia de los Derechos Humanos no es selectiva

Es cierto que, colocados en  el papel de David frente al rabioso Goliat, son limitados los márgenes de respuesta ante excesos de la naturaleza descrita.

Pero existen instancias, la Organización de Estados Americanos o la ONU, por ejemplo, donde la cancillería, más que presentar una nota de queja, puede exigir un extrañamiento al vociferante.

“México habla, pero no hace nada”, expectoró Trump. Videgaray afirmó esta mañana que la caracterización de los mexicanos entraña eventualmente el no reconocimiento de los Derechos Humanos por parte de la Casa Blanca.

Esa es la gran cuestión: Los Derechos Humanos son universales y su observancia no puede ser selectiva. Es llegada la hora de hacer algo. Sobran las resoluciones de la ONU para tener asidero e ir más allá de las palabras.

*Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Comentarios

comentarios