Viene un cambio de fondo en educación que nos colocará en los más altos niveles de desarrollo: Padierna Luna

309

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de febrero (AlmomentoMX).- La vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna Luna, afirmó que viene un cambio de fondo en el Sistema Educativo Nacional, “que nos dará orgullo y que colocará al país en los más altos niveles de desarrollo”.

Durante su participación en la Mesa IV “Legisladores federales y locales”, de las Audiencias Públicas en materia educativa, resaltó que la educación es la fórmula para fortalecer a nuestro país y “un paso decisivo hacia la Cuarta Transformación”.

En la propuesta del Ejecutivo, dijo, se crea el Centro de Revalorización del Magisterio para dejar claro que no habrá evaluación punitiva, sino que será hacia todo lo que se relaciones con el proceso enseñanza-aprendizaje, y no sólo a los maestros. Se desprenderá una mejora continua del magisterio y, por ende, de nuestras y nuestros educandos.

Enfatizó que se eliminará el Servicio Profesional Docente y al Instituto Nacional de Evaluación Educativa porque aplicó una evaluación estandarizada y no de diagnóstico para mejorar la educación en su conjunto; además, no hacía la evaluación sino contrataba a un conjunto de maestros externos para calificar exámenes. “Se les pagaba a destajo, por cada examen calificado más pago, era una evaluación a todas luces que no podemos llamar profesional y el grave error de este instituto fue validar los instrumentos deficientes y punitivos que traía esa reforma”.

Explicó que la iniciativa del Ejecutivo, también aporta varios aspectos muy importantes. En primer lugar, recuperar el derecho a la educación superior, que se borró de la Constitución en 1993 y comenzó a reducirse los presupuestos hasta extinguirse este nivel de preparación y pasarse a manos privadas. “Nosotros vamos a regresar ese derecho a la educación superior a la Constitución para revertir un gravísimo error histórico donde se ha hecho mucho daño a todas estas generaciones de cinco sexenios consecutivos”. Enfatizó que el Estado debe retomar la rectoría de la educación en todos los niveles, incluida la educación superior.

Esta reforma, dijo, propone un nuevo modelo educativo, donde los cimientos y pilares son los principios de la universalidad a fin de que nadie quede excluido de este derecho humano fundamental y, el de la equidad, donde se reconozcan las desigualdades en nuestro país, como la económica, de origen étnico y la de género, que provocan que  niñas y niños no asistan a la escuela.

Enfatizó que existen muchas desigualdades y todo ello se aborda dentro de un Plan Nacional de Desarrollo que incluye, por ejemplo, los programas de bienestar para mejorar las condiciones de vida, así como un sistema de becas para poner fin a la deserción. También se crea el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas para atender específicamente a estas poblaciones; el nuevo organismo deSeguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) mejorará la nutrición de las familias; se incrementará en 10 por ciento la matrícula universitaria y se crea la red de universidades Benito Juárez.

Otro principio, agregó, es la educación integral en todas sus dimensiones que permita el engrandecimiento de nuestra niñez, no sólo con un desarrollo cultural, científico sino también físico y emocional. Regresará la educación cívica que se borró de los libros de texto, la cultura de los derechos humanos, la cultura de paz, la educación para la libertad, la educación física, artística, el respeto al medio ambiente, la naturaleza y a los animales.

Asimismo, indicó, la educación de excelencia es otro de los principios, ya que se requiere elevar la calidad y que sea “el punto de partida si concebimos a la educación como el elemento que determina el engrandecimiento de las naciones”.

Se crea la carrera magisterial donde cada maestra y maestro se preparará. La evaluación será diagnóstica y contribuirá a la mejora de los docentes y estudiantes. “Evaluarnos entre pares y se considerarán entrevistas a las madres y padres”.

Reconoció que la iniciativa, desde luego, es perfectible, se requiere afinar el tema de la educación de la carrera magisterial, la autonomía universitaria, recuperar el párrafo completo histórico del concepto de democracia. “Es decir, no puede haber progreso sin una buena educación”.

Al hacer uso de la palabra, el diputado Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del grupo parlamentario del PAN, señaló que es necesario incorporar nuevas propuestas y huir de la tentación de la visión única, dogmática, centralista y reduccionista. “Advertencia para todos: humildad necesaria”, dijo y se pronunció por que este proceso “no sea una simulación para lavar la cara o justificar decisiones adelantadas y esto se debe reflejar en el producto del dictamen en una semana, porque hay 17 iniciativas”.

Expresó que una de ellas, propuesta tanto por su partido, como otros organismos políticos y organizaciones de la sociedad civil, es constructiva y opositora a la desigualdad e inequidad. Propone la autonomía de gestión y libertad académica de la educación normal; recupera la autonomía universitaria; incorpora un enfoque de derechos e igualdad sustantiva, además de nuevos principios y propósitos de educación, como inclusión, interculturalidad, equidad y desarrollo sostenible.

Reconoció que cuando se habla de la Reforma Educativa se corren muchos riesgos, uno de ellos es perder la rectoría del Estado, lo cual “sería intransitable” y no pueda regresarse a estructuras clientelares, corruptas y corruptoras de prácticas aisladas sindicales, donde el ocupante de una plaza se sentía el dueño, por lo tanto la podía heredar, vender, regalar o prestar. Sería una regresión autoritaria y no una Reforma Educativa sino una involución educativa. Además, que no hacer evaluaciones de selección de primer ingreso es retornar a la venta de plazas y a eso se le llama corrupción”.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios