fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de enero (AlMomentoMX).- Una pequeña criatura marina identificada a partir de fósiles encontrados en China puede ser el primer paso conocido en un camino evolutivo que llevó a al ser humano.

Los investigadores han encontrado huellas de lo que creen “el antepasado prehistórico más antiguo del ser humano”, se trata de una criatura marina microscópica, con forma de bolsa, que vivió hace unos 540 millones de años.

Llamada como Saccorhytus, por sus características similares a las de un saco, con cuerpo elíptico y una boca grande, la especie es nueva para la ciencia y ha sido identificada gracias a microfósiles hallados en China.

Se piensa que es el ejemplo más primitivo de un llamado deuteróstomo, una amplia categoría biológica que abarca una serie de subgrupos, incluidos los vertebrados.

El minúsculo animal tenía una gran boca (respecto al resto de su cuerpo) y ocho aperturas en todo el cuerpo, los cuales le permitían quizás evacuar el agua que se tragaba. Se alimentaba probablemente engullendo partículas de alimentos y criaturas diversas.

Si las conclusiones del estudio, publicado en la revista Nature y realizado por un equipo internacional de académicos de la Universidad de Cambridge, son correctas, el Saccorhytus fue el antepasado común de una enorme variedad de especies, y el primer paso descubierto en el camino evolutivo que eventualmente llevó al surgimiento de los humanos.

De acuerdo con los análisis, el Saccorhytus tenía aproximadamente un milímetro de tamaño y probablemente vivía entre granos de arena en el lecho marino. Sus características fueron conservadas espectacularmente en el registro fósil y los investigadores no encontraron evidencia de que el animal tuviera ano; además, no excluyen que dispusiera de receptores sensoriales, pero no hallaron nada que pudiera parecerse a unos ojos.

Uno de los autores del estudio, Simon Conway Morris, profesor de paleobiología evolutiva y miembro del Colegio Saint John de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, explicó: “Pensamos que, como deuteróstomo temprano, esto puede representar los principios primitivos de una gama muy diversa de especies, incluyéndonos a nosotros mismos. Ojo, los fósiles que estudiamos parecen pequeños granos negros, pero bajo el microscopio, el detalle es impresionante, todos los deuteróstomos tenían un antepasado común y creemos que es lo que vemos aquí”.

La mayoría de los otros primeros grupos de deuteróstomos son de hace unos entre 510 y 520 millones de años, cuando ya habían empezado a diversificarse no sólo en los vertebrados, sino también los equinodermos (animales como estrellas y erizos de mar) y hemicordatos (como gusanos bellota).

Los microfósiles de Saccorhytus se encontraron en la provincia de Shaanxi, en el centro de China. Al aislar los fósiles de la roca circundante, y luego estudiarlos a ambos bajo un microscopio electrónico, el equipo consiguió construir una imagen de cómo podría haber sido y vivido.

En el periodo cámbrico temprano, la región habría sido un mar bajo y Saccorhytus era tan pequeño que probablemente vivía entre granos individuales de sedimento en el lecho marino.

El estudio sugiere que su cuerpo era bilateralmente simétrico –una característica heredada por muchos de sus descendientes, incluyendo los seres humanos– y fue cubierto con una piel fina relativamente flexible. Esto, a su vez, sugiere que tenía algún tipo de musculatura, llevando a los investigadores a concluir que podría haber hecho movimientos contráctiles y moverse contorneándose.

Sin embargo, tal vez su característica más llamativa fue su forma más bien primitiva de comer alimentos y luego expulsar el residuo resultante.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios