miércoles, mayo 29, 2024

SURA Asset Management México en colaboración con el Museo de Arte de Querétaro presenta: “Chucho Reyes. El tiempo del color”

QUERÉTARO, QUERÉTARO, 19 de septiembre.- (AlmomentoMX).-  SURA Asset Management México y el Museo de Arte de Querétaro (MAQRO) se unen para presentar la exposición “Chucho Reyes. El tiempo del color”. Una exhibición conformada por 29 obras del pintor clásico tapatío Jesús Reyes Ferreira, reconocido por ser un impulsor del arte popular y la arquitectura en México y en el mundo.

El museo de Arte cumple en este mes de septiembre 31 años dando vida al arte y la cultura desde el corazón de Querétaro. En el año de 1988 un 22 de septiembre fue inaugurado por el presidente de la república Miguel de la Madrid Hurtado.

Desde ese entonces, su labor a favor de la cultura y el arte ha transitado por más de tres décadas presentando artistas y exposiciones de talla internacional, nacional y local.

En esta ocasión, el MAQRO presenta la exposición “Chucho Reyes. El tiempo del color” del artista emblemático del arte mexicano Chucho Reyes, de la Colección SURA Asset Management México.

Esta muestra será inaugurada el viernes 20 de septiembre del 2019 y permanecerá hasta el 28 de febrero de 2020. ­­La exposición es una mirada de las tradiciones y esencia popular de México y permite al visitante tener un acercamiento con la obra y la vida de Jesús Reyes Ferreira, Chucho Reyes, como comúnmente se le conocía.

Chucho Reyes nació en Guadalajara, Jalisco en 1880 y creció en un ambiente familiar donde se respiraba la cultura y el arte. Su formación plástica la inició a partir de los 17 años, trabajando como empleado en la casa Pellandini de Guadalajara, exclusivo almacén de materiales de arte, grabados y objetos art nouveau. Aquí Chucho dio las primeras muestras de su sensibilidad y gusto a través de la ornamentación de los aparadores o escaparates.

En Guadalajara también se inició en el difícil oficio de anticuario y envolvía las piezas que vendía en papeles de china, donde plasmaba coloridos dibujos de su mano. Más tarde, sus clientes se lo pedían como creaciones independientes y ya no como envolturas. También se le relacionó con los orfebres que trabajaban la plata, a los que diseñaba piezas que aún hoy en día pueden admirarse.

Alrededor de 1920, se formó en el Centro Bohemio constituido por los propios artistas de la ciudad de Guadalajara donde se gestaron algunos conceptos que influyeron en el arte mexicano del siglo XX.

Chucho no solo se movió en el campo del arte, su entusiasmo alcanzó también al mundo de los títeres y del circo, posteriormente ocuparon un sitio relevante como tema de sus “papeles”. Este mundo de payasos, caballos, leones y ecuyères, su estridente color, su ambiente festivo y estrambótico, pasó a formar parte definitiva de su quehacer artístico.

En la segunda mitad de los años treinta Chucho Reyes se estableció en la Ciudad de México, donde estuvo rodeado de múltiples y célebres amigos entre los cuales se contaban los poetas Carlos Pellicer y Salvador Novo; los historiadores Justino Fernández y Edmundo O’Gorman; los pintores Juan Soriano, Raúl Anguiano, Xavier Guerrero, Diego Rivera, Frida Kahlo, Siqueiros, Juan O’Gorman entre otros; así como los arquitectos Barragán y Goeritz.

Reyes se convirtió en consejero estético y sus proposiciones fueron escuchadas con gran interés. Los arquitectos admiraban de él su sentido infalible para los colores, materiales y texturas. Jesús Reyes Ferreira falleció en 1977 en la Ciudad de México. Su energía, tesón e intuición creativa lo catalogan como un clásico de la pintura mexicana.

Para SURA Asset Management México es un orgullo poder contar con obras de esencia mexicana tan representativas de Chucho Reyes, pero sobre todo se enorgullece de poder mostrar al público en general parte de las tradiciones de nuestro país a través de la espontaneidad, color y sencillez de la paleta del artista.

La colección SURA Asset Management México, está integrada por más de 360 obras. La institución impulsa la cultura a través de sus exposiciones itinerantes y la colaboración con museos nacionales e internacionales, a la vez que  promueve iniciativas de impacto social.

 

Obras representativas de Chucho Reyes

“Cristo con flores fondo azul”

Se advierten con toda claridad el gusto por las antigüedades como es la escultura religiosa popular del virreinato mexicano, donde representaban a un Cristo sangrante que llegaron a poblar la totalidad de los templos de México, capillas, claustros, oratorios y dormitorios particulares. Con marcado carácter expresionista, el pintor se sirve de enérgicas pinceladas de fuerte colorido con líneas que cierran, abren o mueven el espacio a su antojo.

“Piernas de cirquera”

Posiblemente forme parte de un tríptico. Uno de los mundos donde se movió fue el de los títeres, circenses y payasos plasmando en la pieza su estridente color, su ambiente festivo y estrambótico, pasó a formar parte definitiva de su quehacer artístico.

 

 

 

“Gallo blanco fondo negro”

Los gallos de Chucho Reyes pueden referirnos al de la Pasión, que precedían la negación reiterada de San Pedro por Jesús o bien al que despierta a los durmientes antes del alba y enuncia con su canto la aparición del sol. Estas aves están íntimamente relacionadas con sus vivencias infantiles, no solo con los gallos de origen filipino, que su familia solía criar como aves de ornato, sino también con los de pelea que vio en los palenques de las ferias de su tierra.

 

“Caballo blanco fondo verde”

Los caballos de Reyes remiten a los de cartón, de cerámica, de carrusel, a las creaciones artesanales de la fantasía popular como son las miniaturas en vidrio.

En la obra existe cierta deformidad y es de manera intencional. La importancia del animal recae en la cabeza, el cuello, la crin y la cola. El animal parece haber sido extraído de alguna historia fantástica ya que está representado en un ambiente semejante al de los cuentos de hadas o de brujas.

AM.MX/fm

Artículos relacionados