fbpx

CIUDAD DE MÉXICO.- La crisis financiera mexicana de 2009 marcó las debilidades que debían atender la sociedad financiera de objeto múltiple o su acrónimo “SOFOM”, y la reforma financiera de 2014 solidificó las bases. Esto benefició que en 2020 las SOFOMES mostraran ser una opción segura para enfrentar las dificultades económicas en México para ofrecer de forma ágil y oportuna la liquidez requerida por las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs).

En la encuesta ECOVID-IE realizada por el INEGI, mostró que el 87% de las empresas tuvieron alguna afectación a causa del Covid-19, lo que implicó la falta de capital para continuar con sus operaciones. Así fue que en un periodo de 17 meses, más de un millón 10 mil Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMEs) cerraron sus puertas definitivamente y de las 3.9 millones que permanecieron; 40% señalaron la necesidad de solicitar aplazamientos de pago a crédito, y 30% la necesidad de solicitar acceso a créditos nuevos.

Es en la actual coyuntura que las SOFOMES permanecen como una alternativa de fondeo ágil y a la medida, pero sobre todo de apoyo a las PyMEs.

Alfonso Vega, Director Comercial de la SOFOM Serfimex Capital, considera que “será importante diseñar una visión clara para el 2021, que se presentará lleno de retos y en el que se deberán impulsar acciones bien enfocadas en dar respuesta ágil a las necesidades de las empresas.

Expectativas del Banco Mundial (BM) para la economía mexicana para 2021 mencionan que se proyecta un crecimiento del PIB del 3.7%, pero este deberá ser resiliente ante el desplome sufrido a la economía en 2020 de un 9%, por lo que necesitará de diversas acciones, priorizando la liquidez en las empresas.

Algunos datos en este sentido indican que el 57% de las empresas en el país prevé recuperarse de la crisis económica hasta el 2022, o incluso después, y solo el 33% de las compañías estima que podría recuperarse en el 2021.

En este contexto Serfimex Capital vislumbra los siguientes retos durante el 2021:

Lograr un adecuado fondeo por parte de la banca de desarrollo y banca comercial, para brindar fortaleza hacia el futuro.

Estar atento de la progresión o posibles retrasos en la vacunación contra el Covid-19 que podría impactar positiva o negativamente en la actividad productiva.

El seguir cuidando los índices de morosidad, históricamente bajos, para reducir presiones en la rentabilidad y con ello no impactar su solvencia.

Esperar un adecuado aprovechamiento e impulso de exportaciones con el T-MEC (Tratado México-Estados Unidos-Canadá) que apoyarán en buena medida a las previsiones de crecimiento del PIB proyectado.

En más de una década las SOFOMES han dado pasos sólidos ante los desafíos para presentarse como una opción real de financiamiento para las PyMEs. Hoy ofrecen soluciones financieras ágiles y estructuradas de acuerdo con las necesidades, para afrontar los retos que se presentan.
AM.MX/fm

Comentarios

comentarios