jueves, abril 18, 2024

“¡Mátenlo, mátenlo!”: sobreviviente ‘tumba’ la versión de la Sedena sobre lo ocurrido en Nuevo Laredo

NUEVO LAREDO.— A sus 21 años, Alejandro Pérez Benítez logró sobrevivir a un ataque armado que haría sido perpetrado por fuerzas militares en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Junto a su hermano y otros cinco individuos acudieron a un bar de la ciudad fronteriza, pero en la madrugada del 26 de febrero, al salir de dicho centro nocturno, fueron interceptados por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), quienes abrieron fuego contra ellos.

Entre una serie de especulaciones y versiones distintas de los hechos, Alejandro Pérez dio a conocer su testimonio a varios medios de comunicación y organismos defensores de los Derechos Humanos. Sus declaraciones son contundentes: los militares dispararon en repetidas ocasiones contra ellos sin una razón aparente, pues no traían armas u otro tipo de objetos o sustancias ilícitas.

En su declaración presentada ante la Fiscalía General de la República (FGR), indicó que él y los otros seis jóvenes acudieron al centro nocturno llamado “Míster Pig”, ubicado en la colonia Manuel Cavazos Lerma. Tras salir del establecimiento, tomaron la carretera a Ciudad Anáhuac, cuando la camioneta tipo pick-up blanca en la que viajaban fue supuestamente impactada en la parte trasera por los militares.

Instantes después, aseguró, comenzaron a escuchar disparos. Alejandro Pérez venía detrás del conductor y, en su intento por protegerse de las balas, se agachó hasta que cesaron las detonaciones de arma de fuego. “Cuando volteé a los lados estaban todos muertos”, recordó el joven tamaulipeco en entrevista para N+.

Tras estos hechos, cinco civiles perdieron la vida (identificados como Gustavo Pérez Benítez, Wilberto Mata Estrada, Jonathan Aguilar Sánchez, Gustavo Ángel Suárez Castillo -de origen estadounidense- y Alejandro Trujillo Rocha). Dos de ellos fueron localizados al exterior de la camioneta y tres al interior. Otro hombre resultó herido, quien se encuentra en coma, y uno más sin daños.

Cuando Alejandro logró salir del vehículo, escuchó decir a los militares “¡Mátenlo, mátenlo!”. Posteriormente, lo obligaron a recostarse sobre el suelo, con su pecho tocando el pavimento y le preguntaron si quería vivir o morir, según las declaraciones retomadas por el periodista de N+, Pablo Ferri.

⇒  De acuerdo con el testimonio, los militares le dijeron que se declarara culpable y que habían huido de las autoridades. En un primer momento, el joven no quiso acceder a ello, pero finalmente lo hizo, mientras un elemento de la Sedena lo grababa con su dispositivo móvil.

N+ también dio a conocer videos que muestran a dos vehículos militares persiguiendo a la camioneta blanca, así como la declaración del capitán Elio “N”, quien reconoce que cuatro elementos a su mando fueron los responsables de haber disparado sin tener orden para hacerlo. 

“Escuché que varios elementos accionaron sus armas de fuego, sin que yo diera tal orden por lo que de manera inmediata vía alto frecuencia ordené alto al fuego”, sostiene la declaración, en al cual también reconoce que tras la inspección, los jóvenes no portaban armas o que hubieran cometido algún ilícito.   

Te recomendamos:  

Sedena reconoce que militares sí dispararon a jóvenes en Nuevo Laredo

AM.MX/dsc

Redacción/dsc
Redacción/dsc
Periodista en crecimiento; siempre buscando algo que contar.

Artículos relacionados