fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de diciembre (AlMomentoMX).- Sin estar en Guerra, México sigue siendo uno de los país más peligroso para los periodistas, revela un informe de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Siete periodistas han sido asesinados en el país en lo que va del año. De acuerdo con el reporte anual de RSF, en 2017 en Siria fueron asesinados 12 reporteros; mientras que en México, 11 periodistas fueron asesinados “de manera intencional”.

“En este país (México), donde imperan los cárteles del narcotráfico, los periodistas que abordan temas como el crimen organizado o la corrupción de políticos, sufren casi de manera sistemática amenazas, agresiones y pueden ser ejecutados a sangre fría”, precisa el informe.

Reporteros Sin Fronteras destaca el homicidio de Javier Valdez Cárdenas, ocurrido en Culiacán en mayo, el cual “provocó una ola de indignación en el país”.

“Al igual que Javier, en 2017 otros 10 periodistas mexicanos pagaron con su vida su trabajo informativo. La mayoría de estos crímenes permanecen impunes en México”, señala.

Durante 2017, 65 periodistas murieron en el mundo a causa de su profesión, de los cuales 50 eran profesionales, siete ‘periodistas ciudadanos’ (blogueros) y ocho ‘colaboradores de medios’.

El 2017 fue el año menos mortífero de los últimos 14 para los periodistas profesionales en el mundo, pero el balance sigue siendo muy elevado.

Por detrás de México se sitúan Afganistán, con 9 muertos, Irak, con 8, y Filipinas, con 4.

Del total de informadores que perecieron, 60 por ciento fue directamente asesinado, mientras 40 por ciento fueron “víctimas colaterales” del contexto en que se movían, en particular en bombardeos y atentados.

En 2017, se observó la duplicación de periodistas mujeres fallecidas (10 en lugar de 5 del ejercicio precedente), en su mayor parte implicadas en investigaciones.

“La mayoría de ellas tenían en común que eran periodistas de investigación aguerridas y pugnaces”, destaca RSF, citando entre otros el asesinato con coche bomba de la periodista maltesa Daphne Caruana Galizia el 16 de octubre en su país, y el de Miroslava Breach, el 23 de marzo en el Estado mexicano de Chihuahua.

Reporteros Sin Fronteras explicó que la tendencia a la baja es por “la creciente toma de conciencia sobre la necesidad de proteger mejor a los periodistas y la multiplicación de las campañas por las organizaciones internacionales y por los mismos medios”.

También porque algunos países “considerados demasiado peligrosos” se han vaciado de informadores, como ocurre con Siria, Irak, Yemen o Libia.

Para el secretario general de RSF, Christophe Deloire,  “investigar en ciertos países se está haciendo tan peligroso como cubrir un conflicto. Esta situación alarmante recuerda la necesidad de proteger más a los periodistas”.

Al 1 de diciembre, había 326 periodistas encarcelados a causa de su trabajo, 6 por ciento menos que un año antes. Casi la mitad de los que están detenidos en todo el mundo se concentran en cinco naciones: China (52), Turquía (43), Siria (24), Irán (23) y Vietnam (19).

Sobre el caso de China, Reporteros Sin Frontera hace notar que “perfecciona su arsenal de medidas para reprimir periodistas y blogueros. El régimen de Pekín ya no aplica la pena de muerte a sus opositores, pero deja voluntariamente que empeore su salud en prisión hasta que mueren”.

Además hay 54 periodistas actualmente detenidos en manos de grupos armados como el Estado Islámico o los hutíes en Yemen.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios