sábado, marzo 2, 2024

SILABARIO DE POLÍTICA: Maquinación política, los homicidios de periodistas

Moisés EDWIN BARREDA
En la edición de su columna Diario Ejecutivo del 25 del corriente mes, mi colega reportero Roberto Fuentes plantea hechos con los que convengo y me inducen a creer que dada la autonomía de la Fiscalía General de la República, su titular – Alejandro Gertz Manero– traiciona los postulados y propósitos del gobierno actual y, así, los intereses y viejos anhelos de la nación, de los cuales el mayor y de siempre desde 1916 ha sido y es desterrar la impunidad.
Y no debemos olvidar que la oligarquía impuso la impunidad para continuar detentando el poder y aplicarse de lleno, sin obstáculo a la corrupción y homicidios en agravio de verdaderos opositores, incluidos periodistas inconvenientes, ni el enriquecieron sin medida que lograron entregando las riquezas naturales y buena parte del territorio (minería) del país.
La pregunta es si Gertz se conduce turbiamente porque tiene compromisos con la oligarquía y sus títeres fox y calderón y por esto incrustó a alcahuetes del súper policía de calderón, genaro garcía luna, en puestos clave de su negociado, desde donde dificultan la persecución de otros delincuentes que son sus pares.
Por cuanto a los señalamientos de Roberto relativos a sucesos durante el mitin organizado para protestar por lamentables asesinatos en agravio de los más recientes de las ya decenas de compañeros abatidos cobardemente, fue evidente que los oligarcas colaron a sus lacayos chayoteros para responsabilizar de ellos al gobierno actual.
Sí, reporteros y “reporteros” que se prestan por interés (chayote) a esa modalidad de la estrategia con que los proxenetas de la política buscan desacreditar a la 4T y, así, recuperar capacidad de latrocinio y saqueo que el pueblo les arrebato en el año non 2018.
Lo hicieron sin empacho, como si el mundo ignorara o no sospechara que los asesinatos de periodistas casi en serie comenzaron en el régimen de de la madrid y que incluso publicamos –no recuerdo si en el año 83 u 84– manifiesto en Excélsior, en ese entonces el diario de más lectores y credibilidad, para protestar por ello y exigir el correspondiente esclarecimiento y judicialización.
Además creo firmemente que la mayoría de los asesinatos de compañeros sí son el genocidio que describe Fuentes Vivar y que es maquinado por un ente de narco políticos contra el cual ningún protocolo es eficaz y seguirán cayendo periodistas porque les conviene para librarse de problemas con la ley y, adicional y fundamentalmente, reprocharlos a la 4T.
Los orquestadores del luto en el periodismo aprovechan que no llegamos ni a pañales en técnicas de investigación y que sobrevive la corrupción de los proxenetas de la política y se filtra en la nueva administración pública.
Esa deficiencia y sin demérito de los escasos investigadores de carrera mexicanos, muy capaces pero carentes del equipo adecuado para su labor, en lo que llevamos muchos años de atraso en comparación con otros países, me lleva a proponer que la investigación de los asesinatos de colegas sea delegada en personal extranjero.

Artículos relacionados