martes, abril 23, 2024

SENDERO POLÍTICO: ¿Por qué hasta ahora?

Por: José Cruz Delgado

El PRI será el ganón

A unas horas que terminen las campañas proselitistas, no acaba la guerra sucia, resulta que el dirigente del PRD en Michoacán, Martín García Avilés, descubrió el hilo negro, al denunciar que Cinco candidatos de MORENA en Michoacán, y también ex legisladores y ex funcionarios, entre ellos Cristina Portillo, Francisco Márquez, Raúl Morón, Ignacio Campos y Cristóbal Arias, acumulan 95 bienes inmuebles, entre terrenos, casas, bodegas, solares, departamentos y residencias en zonas exclusivas y exhibió la riqueza inexplicable que poseen.

Sin duda que todo esto forma parte de una guerra sucia, pues la dirigencia perredista tuvo antes la oportunidad de denunciar este enriquecimiento inexplicable de los que antes fueron perredistas y hoy morenistas, pero no lo hicieron en su momento, seguramente porque eran de su partido.

¿Por qué hasta ahora?

García Avilés dijo que todas las pruebas serán presentadas ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, como parte de una denuncia de hechos para que se investigue el origen de esta riqueza amasada por los hoy morenistas.

Para los que saben, esta denuncia no muestra más que resentimiento de parte de la dirigencia perredista, quizá, dolidos porque estos políticos y ex funcionarios abandonaron las filas del perredista para irse con López Obrador, pero el ganó de este pleito es el Partido Revolucionario Institucional, porque mientras los perredistas intentan denostar y desprestigiar a sus ex compañeros, el tricolor se afianza y seguramente sumará más votos.

Quizá estos personajes sí hayan acumulado riquezas, pero no fueron denunciados porque eran amigos de partido, y ocuparon posiciones gracias al PRD, y claro, como ahora son enemigos partidistas, los perredistas están muy enojados y sacan a relucir la ropa sucia, ya al final de las campañas, con el fin de sacar raja política.

Y mientras se rompen las investiduras, el PRI sigue avanzando, sin pleitos, sin rencores de los priistas porque la llamada operación cicatriz llegó a su fin y las heridas de las imposiciones hechas por Enrique Ochoa Reza y Víctor Tinoco Rubí, ya sanaron y se han unificado en torno a José Antonio Meade.

En fin, la hora cero se acerca, y ganarán aquellos que han demostrado amor a su gente, a su pueblo, aunque se dice que ahora se votará por la persona, no por el partido, así que, el que tenga más carisma y arraigo popular será al ganón.

Artículos relacionados