sábado, junio 22, 2024

SE HACE MÁS CLARA LA VENTAJA DE LOPEZ OBRADOR

Jorge Meléndez Preciado 

No obstante los esfuerzos gubernamentales por aparecer como los salvadores de los mexicanos después del sismo,  Enrique Peña Nieto no ha recibido  los frutos esperados. Más bien su retraso se hace cada vez más evidente ante el que han llamado “populista”, “nuevo peligro para  México” o equivalente  a las ideas de Nicolás Maduro. El hombre de Macuspana, Andrés Manuel López Obrador.

Pero tampoco los que se catalogan como Frente Ciudadano, donde se aglutinan PAN, PRD y MC, logran prender entre los ciudadanos. Ya sea porque siguen entrampados cómo resolver sus diferencias, continúan con  desprendimientos de militantes o ni siquiera se acercan a las organizaciones civiles que los han llamado.

Por su parte, los catalogados  independientes, no sólo tienen escaza presencia ante el público en general, sino muchos de ellos, incluida Margarita Zavala, han recaudado una miles de firmas, lo que muestra  a ese paso la casi imposibilidad que los cuatro más conocidos: ella más Armando Ríos Pitter, Pedro Ferriz de Con y Jaime Rodríguez, El Bronco, alcancen a inscribirse para  la contienda del 2018. La más activa es Marichuy, la indígena que desea únicamente hacer visibles a los más olvidados del país.

De los ocho ejercicios  demoscópicos  realizados en Los Pinos, en todos la fuerza de Morena y López Obrador ha crecido de agosto  a octubre, En el primero caso, el nuevo partido aumentó  un poco más de diez puntos, llegando a 19.71 por ciento de preferencias. En el segundo, el tabasqueño ganó seis puntos, llegando  a 31 puntos, 11 de diferencia respecto, por ejemplo,  al secretario de Hacienda, José Antonio Meade.

En el caso del PRI, su pérdida en los últimos tres meses, es de diez unidades, pasando de 25 a 15 de  quienes lo quieren. Lo que muestra claramente: las bravuconadas de Enrique Ochoa han sido más nocivas que benéficas para una organización  en picada. Y a  pesar de sus  esfuerzos  teatrales,  ya nadie le cree a Ochoa y asociados.

Como apuntan todos los analistas, incluidos los más oficiales, eso de que Emilio Gamboa Patrón (el  viajero frecuente  y asistente   a jugar golf con  Peña Nieto), encartó  a cuatro posibles es mera simulación. La verdad, señalan, el dedo de Enrique definirá todo. Por lo que  tres quedarán  en el camino  lastimados en grado extremo por haberlos placeado sin necesidad.

Hay algunos asuntos que los mexicanos ven como temas nodales en los cuales la administración actual no hace nada. La corrupción, más viva que nunca, pues hasta a OHL, hoy deshaciéndose, según dicen varios  trabajadores de  la empresa, se le da premios por eficiencia (sic que se embolsa hasta las ligas).  A Emilio Lozoya, no obstante la destitución de Santiago Nieto, se le tiene como el recolector de dinero a la campaña de 2012. Y en este caso, varios fiscales de América Latina se reúnen para evaluar cuánto daño hicieron los sobornos de Odebrecht  a sus naciones, pero México está ausente del cónclave.

La impunidad (99 por ciento en todos los casos), pareja de la corrupción mexicana, sigue  cabalgando sin freno. Claro, ahora se pone contra las cuerdas al PT que hace tiempo dijo que iría con López Obrador en las elecciones. Y sin meter la mano al fuego por los  petistas, la cosa se puede enturbiar como en el caso de Ricardo Anaya, que muchos informativos lo condenaron y ahora resulta que no cometió las tropelías que le atribuyó  un impreso colorido.

Otras cuestiones que molestan de verdad son: existen 30 mil desaparecidos- entre ellos los 43 de Ayotzinapa, hace más de tres años-, 150 mil homicidios (la inmensa mayoría sin resolver) y cuatro mil víctimas de tortura (de las diferentes llamadas fuerzas del orden).

México, además, subió en los índices de miseria y pobreza en estos cinco años, por más que el peñismo insista que se crearon tres millones de empleos (la mayoría mal pagados) hasta ahora.

Para Latinobarómetro, únicamente 3.8 de cada 100 mexicanos cree en la democracia y el 90 por ciento de nacionales piensa: “nos gobiernan unos cuantos que sólo ven para  sus beneficios”.

Además, recientemente Enrique dio un golpe sin precedente a la justicia (Sanjuana Martínez, Sin Embargo, 30 de enero). No tenemos fiscal contra delitos electorales, existe un encargado de la PGR, Alberto Elías, y el fiscal anticorrupción será nombrado hasta pasadas las elecciones de 2018.

Y por si fuera poco, The Economist dice que de anularse el TLCAN, algo sumamente posible, ello fortalecerá “el nacionalismo mexicano y le dará (más) poder a López Obrador”.

Crece el nerviosismo y aumentan los ataques sin sentido en Los Pinos.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44

Artículo anterior
Siguiente artículo

Artículos relacionados