lunes, abril 22, 2024

Rusia gana menos con el petróleo y gasta más en la guerra

MOSCÚ, RUSIA.- La oscilación del valor del rublo ruso ha expuesto una grieta en la economía fortaleza del presidente Vladimir Putin, una vulnerabilidad rápidamente tapada por el equipo económico del Kremlin en una medida que permitió a la moneda recuperar su equilibrio, al menos por ahora.

Sin embargo, el parche –un aumento de emergencia de la tasa de interés– no puede ocultar el dilema central de la economía rusa: cómo financiar el ejército sin socavar la moneda nacional y sobrecalentar la economía con una inflación corrosiva y políticamente embarazosa.

De acuerdo con la agencia AP, la vida en Moscú presenta una fachada de normalidad a pesar de las amplias sanciones vinculadas a la guerra en Ucrania y la salida de cientos de empresas occidentales de renombre.

Los asientos al aire libre en restaurantes y bares de la popular calle Bolshaya Nikitskaya estaban llenos en una tarde reciente con residentes bien vestidos que disfrutaban del agradable clima de agosto. La música a todo volumen de los DJ retumbaba desde un restaurante con patio cercano. Los centros comerciales no han cambiado a primera vista, pero donde alguna vez estuvieron Zara y H&M , los compradores encuentran nuevas marcas de ropa Maag y Vilet.

Y el vendedor de donas Krunchy Dream podría confundirse fácilmente con el Krispy Kreme que alguna vez estuvo en su lugar en el centro comercial Evropeisky, incluso la marca es similar. A falta de Apple Pay, los bancos proporcionan pegatinas con un chip que permite el pago móvil.

Los indicadores económicos clave también se encuentran en rangos normales. El desempleo es bajo, el crecimiento económico es mejor de lo que muchos esperaban y la inflación es moderada según los estándares rusos (un 4% en julio), aunque dura para quienes tienen ingresos limitados .

La gente en Moscú -donde las críticas a los militares pueden acarrear penas de cárcel y algunos sólo proporcionaron sus nombres de pila- expresaron una mezcla de inquietud y resignación .

El jubilado Vladimir Cheremesyev, de 68 años, recordó que los problemas tras el colapso de la Unión Soviética en 1991 se retrasaron varios años.

“Creo que, aunque soy jubilado y no tengo muchos ingresos, todavía no siento mucho”, dijo Cheremesyev, “pero hay ansiedad; a veces me sube la presión arterial”.

Otros notaron cómo los precios cambiaban constantemente.

Yuliana, una empresaria de 38 años, estaba más preocupada: “Nuestra situación se ha deteriorado mucho, no es bueno. … No terminará hoy ni mañana, ni pasado mañana. Creo que más de una generación pagará por esta historia”.

Las empresas que necesitan suministros están recurriendo a alternativas.

Andrei Lavrov, propietario de la clínica dental Smile Atelier, dijo que tuvo que conseguir suturas y silicona de Asia porque utiliza “bastante” materiales importados.

“Pero, por cierto, no ocurrió ningún desastre”, dijo. “Si algo ya no se suministra, se reemplaza fácilmente a través de canales paralelos”.

Algunas suturas de fabricación rusa son “materiales de muy alta calidad”, dijo, mientras la industria local toma el relevo: “Se está produciendo una cierta sustitución”.

Aún así, las importaciones a Rusia se están recuperando a medida que los productos llegan a través de países cercanos como Kazajstán y Armenia, evitando sanciones . El gasto gubernamental en programas militares y sociales está distribuyendo efectivo entre personas y empresas, que utilizan parte del mismo en productos importados.

La escasez de mano de obra, derivada de la salida de personas del país, también está apoyando los salarios, mientras que las hipotecas subsidiadas por el gobierno ayudan a mantener la actividad inmobiliaria.

Algunos golpes a la economía son obvios, particularmente a la industria automotriz después de que los fabricantes occidentales abandonaron sus negocios rusos. Pero las importaciones de vehículos chinos están ganando terreno.

Los viajes al extranjero son tremendamente caros y están limitados por las prohibiciones de visas y aerolíneas, aunque los ricos se las arreglan como siempre y aquellos con ingresos modestos no podían permitírselo para empezar.

En lo que respecta a la presión sobre el rublo, Rusia, uno de los mayores proveedores de petróleo del mundo, está ganando menos vendiendo su petróleo debido a las sanciones occidentales. Esto está reduciendo el superávit comercial del país con el resto del mundo porque los ciudadanos y las empresas rusas también están comprando más productos del extranjero.

Ganar más con las exportaciones que lo que se gasta en las importaciones suele respaldar al rublo. Si bien la reducción del superávit comercial ha llevado a la moneda a una caída constante, Moscú se ha beneficiado porque un tipo de cambio más débil en realidad ayuda al gobierno a pagar sus cuentas.

Esto se debe a que los dólares obtenidos del petróleo se pueden cambiar por una mayor cantidad de rublos para gastar en agencias gubernamentales, salarios y pensiones de los trabajadores.

Pero la moneda rusa cayó demasiado para el gusto del Kremlin: por debajo de 100 rublos por dólar el 14 de agosto, un nivel psicológicamente importante. Esto impulsó al banco central a llevar a cabo un gran aumento de emergencia en las tasas de interés de 3,5 puntos porcentuales destinado a enfriar la demanda local de importaciones. La moneda subió a 92 por dólar en los días posteriores al aumento de tipos, pero desde entonces ha bajado constantemente; el miércoles cotizaba a 96 por dólar.
AM.MX/fm

Artículos relacionados