lunes, mayo 27, 2024

Qué considerar frente un ataque de epilepsia

Primero que nada debemos aclarar qué es epilepsia con el fin de actuar mejor ante un ataque de epilepsia.

La epilepsia es un trastorno neurológico (del sistema nervioso central) donde la actividad del cerebro no es normal y esto causa convulsiones que en ocasiones pueden derivar en desmayos. Este padecimiento puede afectar a cualquier persona sin importar sexo, raza, etnia o edad.

Ataque de epilepsia, cómo reaccionar

Hay ocasiones en que resulta complicado darse cuenta de que una persona se encuentra sufriendo un ataque de epilepsia porque al tener la convulsión pueden lucir confundidos o con la mirada fija en el vacío.

En otras ocasiones las convulsiones provocan que quien la está sufriendo se caiga al suelo, tiemble y pierda la noción de lo que sucede a su alrededor. En ese caso hay que tratar de evitar que se golpee la cabeza o se lastime a sí mismo.

Los ataques de epilepsia se pueden clasificar en dos grupos:

• Ataque epiléptico generalizado: a quien la padece le afecta los dos lados del cerebro.

• Ataque epiléptico focal: a quien le sucede solo le afecta una parte de su cerebro. También se le conoce como convulsión parcial.

Es importante que se acuda al médico para que este pueda brindarle al paciente con epilepsia y a sus familiares el tratamiento y las herramientas necesarias para parar o reducir el número de convulsiones.

A continuación, se mencionan los tratamientos que son más comunes al tratar la epilepsia:

Medicamentos: la medicación suele funcionar para 2 de cada 3 personas que padecen epilepsia. Los medicamentos anticonvulsivos reducen el número de convulsiones y el médico tratante ajustará la dosis o cambiará el medicamento de ser necesario con la finalidad de que se lleve el mejor control y tratamiento ante los ataques epilépticos.

Cirugía: cuando las convulsiones son focales, es decir, que surgen de solo una parte del cerebro, se suele recomendar el recurrir una cirugía que extirpa esa área con el fin de evitar que el paciente sufra más convulsiones o que se controlen más fácilmente con su medicación. Si el foco convulsivo se encuentra en el lóbulo temporal es más seguro que la cirugía tenga resultados positivos.

Otros tratamientos: cuando no se puede recurrir a una cirugía y no funcionan los medicamentos como deberían, se suele recurrir a otros métodos como la estimulación del nervio vago donde es colocado un dispositivo eléctrico bajo la piel de la parte superior del pecho con el fin de que se envíen señales al nervio grande que se encuentra en el cuello. Otra alternativa es la dieta cetogénica que contiene una cantidad limitada de calorías, es baja en carbohidratos y rica en grasas.

Síntomas de epilepsia

Ya que la epilepsia es provocada por actividad anormal del cerebro las convulsiones suelen afectar uno o varios procesos que coordina este órgano.

A continuación, se presenta una lista de síntomas de epilepsia y signos presentes tras las convulsiones por epilepsia:

• Confusión temporal.
• Problemas psicológicos como ansiedad y miedo.
• Episodios de ausencia.
• Pérdida de la consciencia.
• Rigidez en los músculos.
• Movimientos espasmódicos en piernas y brazos que no se pueden controlar.

Los síntomas suelen variar según la persona y el tipo de convulsión (focal o generalizada). Por lo general, una persona epiléptica suele presentar el mismo tipo de convulsión durante cada episodio que experimenta siendo los síntomas similares entre un episodio y otro.

Todo esto debe ser debidamente monitoreado y comunicado al médico para su correcto seguimiento.

Causas de la epilepsia

En al menos la mitad de las personas que padecen epilepsia se desconoce la causa de la misma, pero hay casos en los que la causa puede derivarse de alguna de las que se mencionan en la lista:

• Influencia de la genética (familiares con antecedentes de este trastorno).
• Un traumatismo craneal.
• Anomalías cerebrales.
• Infecciones.
• Lesiones prenatales.
• Trastornos del desarrollo.

Es importante que tengas claro que ante el primer ataque de epilepsia no debes esperar. Acude de inmediato a revisión con un especialista para que determine cuál es el mejor tratamiento para sobrellevar este padecimiento.

Artículos relacionados