fbpx

Víctor Sánchez Baños

El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro.

Bernard-Henri Lévy (1948-?) Filósofo y novelista francés.

 

 

Una vez más la clase política quiere cambiar las reglas del juego político para los procesos electorales, sobre todo para los comicios del próximo año. No quieren las mismas reglas que no les funcionaron en los comicios anteriores.

Los políticos son tramposos. Por ello, buscan que el contrincante se les revisen las manos, los codos, las cartas bajo la mesa, si tienen lentes de rayos x o lo que sea. Todo para evitar que hagan trampas. Al final de cuentas, en esos procesos electorales ¡todos! Hacen trampa.

La ideas guajiras de la segunda vuelta, porque ningún presidente llega con más del 40% del electorado, lo que lo hace “ilegítimo”, no es más que el reflejo de una maniobra para gastar más en los procesos electorales.

Nadie tiene un amplio margen de votos, ya que este se encuentra atomizado por el gran número de partidos políticos que se registran. Todo estos partidos tienen financiamiento del gobierno, lo que significa que tu y yo pagamos, de nuestros impuestos, que vivan esos políticos con grandes comodidades.

Por si fuera poco, para elecciones todos tienen dinero para hacer campaña. Ese gasto es vil mientras existan millones de personas en miseria en el país, con una clase política despilfarradora.

Con menos partidos, los partidos tendrán más votos y de esa manera el margen de triunfo es superior y no necesitamos una “segunda vuelta” con una segunda campaña y más dinero tirado a la basura en una democracia que mejor debería llamarse “partidocracia”.

Ahora, los partidos buscan más dinero, más puestos políticos, más “seguros” para ganar, incluso aunque la mayoría no esté de acuerdo.

La segunda vuelta es innecesaria en una democracia. La legitimidad la da el pueblo con un voto de ventaja. Todo lo demás son las ansias de los partidos de tener más y más recursos para sus bolsillos.

Cada cambio en las leyes electorales, como la que buscan los imitadores de democracias centro y sudamericanas, le cuenta dinero al mexicano y, con ello, el sacrificio de otros beneficios en escuelas, hospitales, carreteras, infraestructura.

No son avances de la democracia. Son avances para los bolsillos de los beneficiarios de los partidos políticos.

PODEROSOS CABALLEROS.- Los candidatos a las gubernaturas de Nayarit, Edomex y Coahuila, no descansan en Semana Santa. Le ponen todo el empeño por atraer votos. En Nayarit quien va avanzando en las encuestas es Manuel Cota, del PRI, sobre su contrincante, el junior Armando Echavarría. Layin, el que roba poquito poco a poco va cayendo del interés de los nayaritas. *** La inflación de Semana Santa. El precio del aguacate llegó a 75 pesos el kilo. En tiendas autoservicio los precios de los productos siguen la escalada alcista. Leche en polvo (aumentó 20%), frijol (55 pesos el kilo del tipo peruano), arroz (15%). Si los investigadores del Inegi se consiguen a las amas de casa como captoras de información de precios al consumidor, entonces los precios se dispararían por arriba del 20% anual. El 5% parece simbólico y no representa la inflación subyacente, aquella que pega directamente en el bolsillo de los consumidores. *** Un tema inflacionario que no tiene justificación está en el mercado inmobiliario. Los asesores de empresas inmobiliarias le recomiendan a sus clientes que vendan sus casas a precios de dólar. Sin embargo, como están fuera del precio de mercado que se rige en la oferta y la demanda, no venden sus propiedades. El Dólar es una mercancía que se rige por la oferta y la demanda. Si un propietario quiere saber el precio real de su propiedad, observe las últimas ventas de inmuebles y establecer el precio por metro cuadrado de terreno y construcción. Vender a precio de Dólar, simplemente saca del mercado la propiedad a menos que un extranjero esté interesado. Pero, éstos prefieren propiedades en países con mayor seguridad. No es agradable escuchar esto, pero es la realidad.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Con la finalidad de mejorar los tratamientos de la apnea del sueño, Fundación FCA, que preside Joaquín Álava, donó 15 equipos médicos al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, lo cual beneficiará a más de 1,000 personas sin seguridad social. La gran demanda de atención de los trastornos del sueño ha incrementado progresivamente, por lo que los tiempos de espera para la consulta y estudios de sueño son cada vez más largos, con los equipos donados se simplificarán los estudios de diagnóstico de la apnea del sueño, se reducirán los costos para los pacientes y se beneficiarán progresivamente a un mayor número de personas. El INER atiende problemas respiratorios entre ellos la apnea del sueño, que en bebés se llama “muerte de cuna”, personas de edad avanzada y personas con problemas de obesidad, así como una de las causas directas de complicaciones cardíacas o embolias cerebrales.

poderydinero.mx

vsanchezb@gmail.com

Twitter y Facebook: vsanchezbanos

Comentarios

comentarios