fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de julio (AlmomentoMX).- La SEDATU incumple con lo que mandata el artículo 27 de la Constitución General de la República, al no atender como debe la problemática agraria del país, señaló la CODUC quienes exigieron de la SEDATU atención con resultados.

Los integrantes de la CODUC. A. C., se manifestaron ante la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) en la ciudad de México y en al menos 24 estados de la República, para exigirle solución a la problemática de un gran número de asuntos agrarios que padecen diversos grupos de su organización.

Refirieron que desde hace más de un año han realizado al menos una mesa de trabajo mensual con la SEDATU, dependencia que no les ha dado una sola respuesta positiva aún cuando existen varias posesiones irregulares en manos de núcleos agrarios, colonias agropecuarias que no han sido debidamente regularizadas.

Indicaron que la Secretaría ha encarecido en gran medida la adquisición de terrenos nacionales por sus posesionarios, existen también cientos de miles de ciudadanos que han construido sus casas habitación en terrenos ejidales y que de hecho son asentamientos urbanos irregulares que traen aparejados un sin número de problemas como son: el no tener escrituras que acrediten la legal propiedad de sus inmuebles disminuyendo su valor real, dificultando heredarlos, venderlos, complicándoles la obtención de servicios públicos (agua potable, drenaje, luz, etc.), sin que la SEDATU impulse una política que tienda a regularizar dichos asentamientos.

En lo relativo a la vivienda rural, señalaron que desde hace tres años se reduce considerablemente año con año el presupuesto que se le asigna a dicho programa y consecuentemente se reduce el número de beneficiarios del mismo, a grado tal que desde el 2014 a la fecha, FONHAPO (Fondo Nacional de Habitaciones de Populares) ha incumplido con los acuerdos a los que han llegado.

Indicaron que la SEDATU anuncio la creación de dos programas, el de vivienda joven y el de cuartos rosas dirigidos a estos segmentos de la población y al cual le da un enfoque claramente electorero rumbo al 2018.

“Los apoyos económicos que otorga la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) son orientados y otorgados preferentemente a grupos y organizaciones cercanas al partido en el gobierno federal, particularmente en los estados donde se celebran elecciones, por lo que exigimos que las autoridades competentes vigilen el ejercicio de estos recursos públicos y que la SEDATU rinda cuentas claras de los mismos”.

Señalaron que Rosario Robles Berlanga, funcionaria que manifestaba tener un compromiso con las causas sociales y particularmente con el movimiento campesino señalando que las puertas de la SEDATU estaban abiertas, y que ella y los funcionarios que la acompañan estaban dispuestos al dialogo con las organizaciones sociales y campesinas que acudieran ante ella y la Secretaría a su cargo, en la práctica es todo lo contrario no escucha, no ve, no atiende y no resuelve la problemática agraria del país.

En algunos medios de comunicación se ha denunciado públicamente que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, encabezada por Rosario Robles Berlanga desde hace un par de años, se ha vuelto un lugar ideal para que los allegados a la funcionaria vivan del presupuesto gracias a la figura de las “asesorías”. Amigos, operadores políticos, militantes priistas, estudiantes o hijos de viejos políticos del régimen, le han costado al erario más de 500 millones de pesos del año pasado a la fecha. Con la más absoluta discrecionalidad, Robles Berlanga ha formado una legión de ‘asesores’ en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), a un costo que en su primer año de gestión rebasó los 369 millones de pesos. Sólo el año pasado la SEDATU adjudicó 2 mil 624 contratos a particulares por un total de 369 millones 448 mil pesos. Y en los primeros seis meses de 2017 la dependencia emitió mil 171 contratos por 172 millones 577 mil pesos. El nivel de discrecionalidad y arbitrariedad que impera en este sistema es altísimo.

Lo anterior deja manifiesto que la SEDATU privilegia la actividad política y menosprecia la actividad institucional, ya que los referidos 500 millones de pesos gastados en asesorías improductivas de haber sido aplicados en el programa de vivienda rural se hubieran podido beneficiar a más de 20 mil familias campesinas.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios