fbpx

Francisco J. Siller

De seguir la tendencia de muertes por Covid-19, esta semana los fallecimientos por esta enfermedad igualarán o incluso superarán al total de muertes violentas en lo que va del  sexenio de Andrés Manuel López Obrador, cuando las primeras se contabilizan en 56 mil 757 y las segundas en 58 mil 381. Una diferencia de mil 624 muertes.

Por si cabe la duda, los números presentados en esta columna son oficiales obtenidos de las estadísticas diarias de la Secretaría de Salud y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSPC), sin interpretaciones personales, pero sí comparativas. Números duros, contra números duros. Verdades contra verdades y mentiras contra mentiras.

Hoy la dupla de los López (obrador y Gatell) declaró una vez más el control de la curva de contagios y con sus números afirma que superamos el pico de la pandemia. Ojalá tengan razón y no sea una pifia como muchas anteriores, cuando se aseguró que los muertos en México no sobrepasarían las 7 mil muertes. Hoy las multiplicamos por ocho.

Pero veamos los números. Al Sábado 15 de agosto, la SSPC reporta 58,381 muertes violentas, 23,065 de 2019 y 20,944 en lo que va de este año y son los estados de Guanajuato y México los que llevan la mano en esta fúnebre estadística. El acumulado este año es de 6 mil 484 y 4 mil 812, respectivamente.

De acuerdo a los datos oficiales —de la Secretaría de Salud—, de viernes para sábado murieron 635 pacientes del Covid y en igual lapso hubo 65 homicidios dolosos, una relación de 10 a uno que se mantuvo en los últimos días, así que el miércoles o jueves de ésta semana habrá más muertos por covid que homicidios.

Sin embargo, la mortandad nos acecha ya que en los dos primeros años del gobierno de López Obrador han muerto 115 mil 138, solo por la violencia y el Covid, sin contar un número indeterminado —que en algún momento se sumará—, por afecciones no atendidas por el defectuoso sistema de salud que implementó la famosa 4T.

Desde luego que estos son números que no gustan en Palacio Nacional, que quienes nos atrevemos a usarlos y somos acusados de estar al servicio de los enemigos conservadores del presidente, de recibir dinero por hacerlo. Pero no es así, es parte de nuestra labor periodística, de exponer los hechos tal y como se registran.

Al presidente López Obrador le agradaría que se olvidaran esos números fríos que totalizan las muertes, para sustituirlos por otros más benévolos —también oficiales— y que las representan estadísticamente en muertes por cien mil o por millón de habitantes. Hoy lo vamos a complacer:

Si de muertes violentas hablamos, el Inegi estableció que en 2019 se registraron 14 muertes por cada cien mil mexicanos, lo que representa que en la tasa por millón el número se multiplica por 10 y entonces alcanzamos las 140 y para lo que va de este año el número alcanza los 45 por cada millón, es decir 4.5 por cada cien mil habitantes.

Si de covid hablamos, el presidente quiere que se vea así: Por cada millón de Mexicanos, nuestro país ocupa el lugar 11 en fallecimientos en el listado internacional con 429, o sea un 4.29 por cada cien mil (42.9 por millón). Entonces la numerología es más benévola, pero menos comprensible para el grueso de la población.

Por ejemplo molesta el que los medios destaquen que México ocupa el tercer sitio del Top 10 de muertes por covid a nivel mundial, siguiendo a Estados Unidos y Brasil y desde luego superando a India, Reino Unido, Italia, España, Perú e Irán. La estadística se ve mejor si se usa la tasa por millón.

Pero en la comparativa por país, México conserva ese tercer lugar que tanto molesta y que los López rechazan, puesto que el número de muertos por la pandemia es superior a de los siete países más poblados y con más contagios del mundo.

Las autoridades mexicanas no son omisas a los números, simplemente es que prefieren evitarlos y esconder las cifras reales por cuestiones más políticas, que de salud. Porqué de hacerlo tendrían que reconocer que la estrategia para enfrentar el Covid ha sido equivocada, con mensajes encontrados y sin pies ni cabeza.

Un ejemplo: en la India, el sábado se reportaron 58 mil 108 nuevos contagios, contra 4 mil 448 de México. Pero nosotros los superamos por cinco mil fallecimientos. ¿Acaso ya analizamos lo que están haciendo otros países para combatir el mal? No, “no somos iguales” pues tenemos nuestra propia receta.

Nadie tiene que venir a enseñarnos cómo enfrentar los problemas que padecemos, ni de salud y mucho menos de economía. Los López creen que vamos a ser ejemplo mundial de cómo combatir al Covid. Sí, pero ejemplo de lo que no debe hacerse. Por eso el tercer sitio mundial en muertes, eso sí con camas libres, desocupadas.

En México nuestro gobierno está preocupado por el creciente número de muertes, pero la política no cambia y se limita a decretar un duelo nacional durante 30 días por los decesos de las personas y contagios provocados por la pandemia de Covid-19. Y ya vamos en cinco meses y medio de la primera muerte registrada.

El gobierno federal asegura que se llegó al pico de la pandemia y ahora todos vamos a la baja y López Obrador presume de recuperación de 52 mil 455 empleos —de un millón 182 mil formales perdidos— en México en agosto. Eso es tener una visión positiva ante la adversidad, sobre todo porque más de 550 mil familias han sufrido la pandemia y doce millones engrosaron las filas de la pobreza.

Así que México, ejemplo ¿de qué..?

Comentarios

comentarios