sábado, mayo 25, 2024

Peligro ambiental del glifosfato

Los nombres Aquanet, Aquamaster, Rodeo, Roundup, Razor Pro, Roundup tienen en común una cosa: contienen glifosato, un herbicida altamente tóxico utilizado predominantemente en la agricultura transgénica.

¿Cómo funciona? En la agricultura se esparce sobre una zona con la finalidad de deshacerse de la maleza que no beneficia a la producción. Estas plantas transgénicas son las únicas que resisten la aspersión del glifosfato. Desafortunadamente este efecto tiene daños colaterales: destrucción de ecosistemas, extinción de los seres vivos que tienen contacto con este veneno y erosión de las tierras a largo plazo.

En un inicio fue comercializado como un componente que no alteraba el medio ambiente.  A gran escala, su uso comenzó en la producción de soya de Latinoamérica.

La aspersión del herbicida desde avionetas tenía un alcance en las zonas aledañas a los cultivos y se observaron daños en los seres vivos; por ello se comenzó a dudar sobre la veracidad de lo que afirmaban sus productores.

Por otro lado, también es comercializado para uso doméstico; sin embargo, en el año 2015 la OMS, lo reclasificó como producto cancerígeno en los seres humanos. Esta información ha causado mucha controversia y es por ello que —6 años después, incluso más—; los gobiernos de varios países de Latinoamérica, apenas están realizado acciones conjuntas para evitar su propagación; puesto que dejar de usarlo podría significar una crisis alimenticia al no tener otros herbicidas que ayuden a la producción a gran escala para todos los alimentos que consumimos. 

Artículos relacionados