viernes, abril 12, 2024

Patricia Arquette recuerda lo “aterrador” que fue grabar su escena de desnudo en ‘Carretera perdida’

LOS ÁNGELES, CALIFORNIA.- En 1997 David Lynch rodó una de sus películas más enigmáticas a la vez que inquietantes, Carretera perdida. Anticipando el juego de dobles identidades e intérpretes con papeles múltiples que estallaría en Mulholland Drive, Lynch nos brindó un absorbente thriller donde Patricia Arquette, en sintonía a estas inquietudes, interpretaba a dos personajes que tal vez podrían ser solo uno: una mujer que engaña a su marido (interpretado por Bill Pullman) y una femme fatale que seduce fatalmente a un mecánico con los rasgos de Balthazar Getty. De cara a esta segunda encarnación, la recepción de Carretera perdida fue muy sonada en su día por el desnudo integral que ofrecía de Arquette.

De acuerdo con CINEMANÍA, no era la primera vez que exhibía su físico ante las cámaras. Años antes hizo lo propio en Amor a quemarropa: el guion de Quentin Tarantino rodado por Tony Scott, que unía a la actriz con Christian Slater. Para Amor a quemarropa Arquette se preocupó de ejercitarse y tener el mejor aspecto posible. Algo que no le inquietó en Carretera perdida, como ha recordado vía Variety. “Hice ejercicio para Amor a quemarropa e incluso entonces mi tipo de cuerpo no era ‘el tipo de cuerpo’ de aquella época. Era curvilíneo y atlético, y fuerte, y recibí críticas por ello”.

“‘Tus dientes no están rectos’ y esas tonterías. Ahora miro Carretera perdida y pienso ‘no era un riesgo tan grande’. ‘Tienes buen aspecto, tía’”. La ganadora del Oscar por Boyhood recuerda, aún así, que el rodaje de esa escena en particular fue bastante desagradable. Por su propia timidez, y por la penosa reacción que desató entre algunos miembros del equipo. “Yo era extremadamente pudorosa: me bañaba en la oscuridad. La escena en la que mi personaje debía desnudarse me aterraba. Algunos de los chicos decían groserías y le dije a David ‘No me siento cómoda, están diciendo cosas asquerosas’. Él replicó ‘lee el guion’”.

Por suerte, acto seguido Lynch reparó en lo que estaba pasando. “Un momento, ¿quién ha dicho qué?”, exclamó. El creador de Twin Peaks tomó cartas en el asunto, y Arquette recuerda que surtió efecto. “Cuando volví todos esos hombres estaban mirándose los pies, como disculpándose”.
AM.MX/fm

Artículos relacionados