domingo, mayo 26, 2024

OTRAS INQUISICIONES: García Luna y Mouriño

Pablo Cabañas Díaz.
Genaro García Luna, tiene información sobre los hechos ocurridos el 4 de noviembre de 2008, ese día falleció el entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño quien viajaba de San Luis Potosí a la Ciudad de México en un avión Learjet 45. Mouriño, hay que resaltarlo, venía acompañado por otro de los hombres más importantes del sexenio de Calderón: José Luis Santiago Vasconcelos. Una vez en el cielo de la capital del país, la aeronave presentó fallas y se desplomó en uno de los cruces más transitados de la ciudad, en Monte Pelvoux y Ferrocarril de Cuernavaca, en la colonia Lomas de Chapultepec, a unos pasos de Prolongación del Paseo de la Reforma. La explosión del Learjet y de algunos automóviles alcanzados por las llamas dejó un saldo oficial 13 personas muertas (entre ellas Juan Camilo Mouriño, Santiago Vasconcelos y algunos transeúntes que pasaban por el lugar) y 40 personas lesionadas, algunas de gravedad, debido a las múltiples quemaduras que sufrieron.
Hay quienes sostienen que antes de iniciar el viraje final hacia el aeropuerto de la Ciudad de México para el aterrizaje, la aeronave cambió su trayectoria, giró bruscamente a la derecha sobre su eje longitudinal para quedar invertido, o casi invertido. En ese momento, los tripulantes realizaron una maniobra que buscaba enderezar la nave, pero el acelerado descenso los llevó a impactarse en tierra en una trayectoria casi contraria a la que llevaba poco antes.
El asunto de la muerte de Mouriño y Vasconcelos parecía olvidado pero en abril de 2020, la periodista  Lydia Cacho reveló que le manifestó a Felipe  Calderón que García Luna estaba involucrado con la delincuencia organizada. “Le dije: García Luna está implicado, protegiendo a los cárteles que se dedican a la trata y explotación de mujeres, y que son parte de las redes de feminicidas seriales. Su respuesta fue muy puntual: ‘caiga, quien caiga’. Era su frase favorita”, expresó Cacho durante el programa Los Periodistas, que en esa época se transmitía en  la estación de radio “La Octava” el día 5 mayo de de 2020.
Antes de que García Luna se convirtiera en el personaje central del gabinete de Felipe Calderón el favorito era Mouriño, quien se perfilaba desde la Secretaría de Gobernación para ser el candidato del PAN a la Presidencia de México en la elección de 2012, pero a la mala se le sacó de la jugada sucesoria. Se sabía que Vasconcelos y García Luna estaban abiertamente confrontados. Desde los tiempos foxistas, Vasconcelos desconfió de quien en ese momento era el secretario de Seguridad Pública. La desconfianza era por las versiones que lo implicaban con los líderes del Cártel de Sinaloa y con diversas bandas de plagiarios que operaban en la capital del país. Era una pelea a muerte. La ganó García Luna.
Durante el juicio contra Joaquín (el Chapo) Guzmán, en la Corte Federal de Brooklyn, el testigo Jesús (el Rey) Zambada se refirió a Vasconcelos. El hermano de Ismael (el Mayo) Zambada declaró ante la justicia estadunidense que intentaron sobornar a Vasconcelos, pero que el plan no prosperó porque “no se le compraba con nada”. Eso fue lo que dijo Jesús Zambada, el mismo que reveló en el juicio de Guzmán Loera la entrega de sobornos (un total de 8 millones de dólares, en dos reuniones) a García Luna, testimonio clave para el arresto de quien fue un hombre de gran poder.
Tras la trágica muerte de Juan Camilo Mouriño y de José Luis Santiago Vasconcelos, el secretario de Seguridad Pública se alzó como la figura clave del gabinete de Felipe Calderón y, en particular, de la “guerra” contra el narco. El otro gran atentado del sexenio calderonista fue contra Francisco Blake Mora quien fungía como secretario de Gobernación, en sustitución de Mouriño. Blake Mora falleció el 11 de noviembre de 2011 de la misma manera que su antecesor: el helicóptero en el que viajaba junto con siete personas más se estrelló cuando volaba hacia Cuernavaca, Morelos. Por más pruebas que ofreció el gobierno, la duda sobre si se trató de una venganza política, o un mensaje de un grupo del crimen organizado, o cualquier otra causa, invalidan la versión oficial de esa época. Fue la misma historia  del avionazo en que murieron Mouriño y Vasconcelos, una historia de misterio, de  muchas preguntas sin respuesta.

Artículos relacionados