jueves, abril 18, 2024

OTRAS INQUISICIONES: Felipe Calderón

Pablo Cabañas Díaz.

Felipe Calderón se pronunció de forma grosera por el supuesto robo de un libro que Ricardo Valero,  embajador mexicano en Argentina, habría cometido en aquel país. Aseguró el ex panista que de no actuar el gobierno ante esta “deshonestidad” el daño para México será mayor. A través de su cuenta de twitter,  afirmó que actos como el que se dio a conocer este fin de semana contribuyen a la “estigmatización” de los mexicanos en el extranjero. Horas después, cuando se le planteó los graves problemas en los que  era responsable  su hombre de “confianza “Genaro García Luna,  aseguró que “desconocía por completo” las hechos que las autoridades de Estados Unidos atribuyen a quien fuera su Secretario de Seguridad. “Me sorprende profundamente lo que está ocurriendo”, se lee en su cuenta de Twitter.

No se debería de sorprender Calderón ya que la primera vez que se dieron a conocer los nexos entre García Luna y el narcotráfico fue en noviembre del 2012, cuando Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, fue sometido a proceso por la justicia estadunidense. En esa ocasión envió una carta en la que aseguraba que el ex presidente Calderón se reunió con los integrantes del Cártel de Sinaloa. La Barbie, fue operador del Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva, fue capturado en 2010 y extraditado a Estados Unidos en septiembre de 2015. Tres años más tarde fue sentenciado a una condena de 49 años por los delitos de tráfico de cocaína y lavado de dinero.

La Barbie mencionó en la carta que se realizaron varias reuniones por órdenes del entonces presidente de importantes  narcos  con Juan Camilo Mouriño, entonces secretario de Gobernación. En esas reuniones, por parte de la Presidencia también acudía el finado general Manuel Acosta Chaparro, quien, según La Barbie, tuvo encuentros con integrantes de La Familia Michoacana y con Heriberto Lazcano y Miguel Ángel Treviño, el Z-40,del cártel de Los Zetas.

Jeffrey Lichtman, uno de los abogados de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, afirmó, durante su alegato inicial en el juicio contra el narcotraficante, que los expresidentes Calderón y Peña Nieto, recibieron sobornos del Cártel de Sinaloa. Además, aseguró que el verdadero líder del Cártel de Sinaloa es Ismael el Mayo Zambada, capo que no ha pisado la cárcel pues los sobornó.

En 2015 en una carta enviada a la periodista Anabel Hernández García La Barbie, denunció que su detención se debió a la “persecución política por parte de Calderón  porque ” se negó a formar parte del acuerdo que deseaba tener con todos los grupos de la delincuencia organizada”.  En esa misiva  concluye La Barbie, confirmando: “Yo pude haber hecho lo que haya hecho pero ellos, los funcionarios públicos que menciono, también son parte de la estructura criminal de este país”.

Artículos relacionados