fbpx OTRAS INQUISICIONES: Cultura náhuatl: Grandes momentos | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Pablo Cabañas Díaz

El Códice Florentino es una monumental obra, dirigida y supervisada por fray Bernardino de Sahagún, monje español de la orden de los franciscanos. El Códice Florentino es probablemente la mayor empresa de investigación, en tiempo y extensión, de las costumbres prehispánicas de Mesoamérica; en esta obra se describen prácticamente todos los aspectos de la cultura náhuatl, como los dioses, el lenguaje, los rituales de la medicina y de la vida cotidiana.

 

Quien motivó a fray Bernardino de Sahagún a escribir su obra fue Fray Toribio de Benavente mejor conocido como Motolinía; ya que en 1547 Benavente estaba al frente de la Orden Franciscana como viceprovincial de la Nueva España, toda vez que su titular Alonso de Rangel, había fallecido en 1546 y Motolinía fue electo provincial de los franciscanos para el trieniode 1548 a 1551.

 

Es posible situar a fray Bernardino de Sahagún hacia 1548 en el convento de Tepeapulco, a 45 km. al sur de Pachuca y que en ese tiempo era parte del señorío de Texcoco. Ahí, Sahagún comenzó a reunir materiales para su obra. Su método consistió, primero, en convencer que los antiguos sabios le pintaran y recogieran los datos en la forma en que solían en su infidelidad. Después, fray Bernardino de Sahagún logró, en Tepeapulco, que se juntaran”todos los principales con el señor del pueblo, que se llamaba D. Diego de Mendoza, hombre anciano, de gran marco y habilidad, muy experimentado en todas las cosas curiales (lo relativo a la impartición de justicia), bélicas y políticas y aun idolátricas”.

 

El mismo Sahagún logró que un día después, le presentaran a “diez o doce principales ancianos” que “le darían razón de todo lo que les preguntase”.Acompañaban a fray Bernardino de Sahagún: “hasta cuatro latinos, a los cuales pocos años antes había enseñado la gramática en el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco” . A juzgar por las crónicas, el trabajo duró ” cerca de dos años”. La forma en que comenzó a reunir materiales para su obra, la menciona claramente Sahagún; “todas las cosas que conferimos me las dieron por pinturas, que aquella era la escritura que ellos antiguamente usaban, y los gramáticos las declararon en su lengua, escribiendo la declaración al pie de la pintura”. Los materiales que fray Bernardino de Sahagún logró reunir en Tepeapulco son conocidos como los Primeros memoriales.

 

Por fortuna, parte de los manuscritos de aquella y de otras épocas, aún se conservan y se denominan los Manuscritos Mayores de la Historia de fray Bernardino de Sahagún.Se trata de dos volúmenes que se encuentran en Madrid, España, de ahí su designación general de Códices Matritenses, y se consideran como la versión más antigua de la Historia General de las cosas de la Nueva España, un volumen está en la Biblioteca del Palacio Real y el otro en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia. ray Bernardino de Sahagún muere el 5 de febrero de 1590, sus restos fueron sepultados en el Convento de San Francisco de México. La ubicación de su sepulcro quedó perdida cuando ocurrió en la primera mitad del siglo XIX la exclaustración y despojó de los bienes de los frailes franciscanos

Comentarios

comentarios