viernes, mayo 24, 2024

NOS HEMOS CONVERTIDO EN UNA SOCIEDAD ALTAMENTE DESTRUCTIVA: MARISELA TRASSANCOS

Por Edmundo Cázarez C.

-Primera de dos partes-

 

“Resulta sumamente triste y vergonzoso que en pleno siglo XXI, como sociedad, nos auto boicoteamos. Siempre anteponemos y determinamos cómo no se puede avanzar en lugar de pensar positivamente. Criticamos severamente al de enfrente y hasta agredimos físicamente a quien se oponga a nuestra manera de ser o de pensar. Ni los animales se agreden entre sí. Aunque duela aceptarlo, nos hemos convertido en una sociedad altamente destructiva”, expresó en entrevista exclusiva con la doctora Marisela Trassancos, candidata a la Alcaldía Álvaro Obregón por  Partido Redes Sociales Progresistas, en la Ciudad de México.

 

Licenciada en Trabajo Social por la Universidad Nacional Autónoma de México y con un Doctorado en Derecho por el Claustro Doctoral Iberoamericano, sostiene que los demás candidatos a las alcaldías, tanto en la Ciudad de México como en el resto del país, se la pasan prometiendo lo que ni siquiera figura dentro de su área de injerencia, pero lo que sí existe, es una auténtica actitud de crítica y desprestigio. Subraya que llegó el momento de sumar en Álvaro Obregón, de lo contrario, no nos sumamos ni nos unimos, el proyecto jamás podrá tener continuidad ni con el que llegue ni con nadie, sino que tenemos que sumar para multiplicar.

 

La también destacada empresaria en materia de exportación, insiste que a lo largo y ancho del territorio nacional hay una carga energética negativa que ha venido desgastando a la sociedad, debido a ese hacinamiento familiar y que como padres de familia, en pleno siglo XXI, somos completamente irresponsables, dejando la educación de nuestros hijos a la televisión y a las redes sociales.

 

Quien se ha desempeñado exitosamente como promotora y gestora de apoyos con organismos internacionales, tales como el Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo, acepta ser entrevistada en el interior de un restaurante al sur de la Ciudad de México al término de un evento proselitista de su partido político. Acompañada del licenciado Servando González Muñoz, un experto en Relaciones Públicas, se muestra amable y sencilla en su trato al responder nuestras preguntas:

-¿Cómo le va en la vida?

-Hola que tal, muchísimas gracias a Índice Político por permitirme la oportunidad de conversar con este destacado portal de noticias. ¿Cómo me va en la vida?, quiero decirte que me va de maravilla porque aprendí adoptar una actitud positiva. Siempre busco el cómo  “si”, que las cosas salgan sino a la perfección, pues lo mejor posible. Soy una afortunada mamá de tres hermosos hijos: dos niñas de 16 y 12 años, así como un pequeñito de 10 años de edad.

-¿A pesar de todo lo que nos està sucediendo, podemos seguir con una actitud positiva?

-Claro que sí!!, eso nos conlleva a un cambio de panorama.

-¿Qué le motiva buscar convertirse en candidata a la Alcaldía de Álvaro Obregón?

-Soy una ciudadana común y corriente que ha escuchado, durante muchos años, a cientos de personas que se han estado quejando sobre las pésimas condiciones de vida existentes en Álvaro Obregón, pero también, en las equivocadas tomas de decisiones por parte de quienes han tenido la delicada responsabilidad de conducir los destinos de la demarcación, y ello, involucra el área política.

-¿Gritos de desesperación a oídos sordos?

-Precisamente, ese tenor de escuchar repetidamente el clamor ciudadano sin una debida atención, me llevó a tomar la decisión de aceptar la generosa propuesta que me hizo el Partido de Redes Sociales Progresistas para contender por la Alcaldía de Álvaro Obregón.

-¿Una moderna guerrera que luchará contra la ignominia?

-Sé perfectamente que será una lucha sumamente difícil porque tenemos una Alcaldía sumamente complicada y dividida por dos grandes sectores. El primero, un sector social extremadamente acomodado y acaudalado. Mientras que el otro, con personajes nada beneficiados económicamente.

-¿Màs que una campaña electoral, será una lucha contra molinos de viento?

-Ese tenor de estar escuchando de como las cosas no sucedían, me llevó a decir, bueno, lo que realmente se requiere es menos quejas y màs acción.

-¿Cambios ilusos de la noche a la mañana?

-Es que siempre nos estamos quejando, pero para nada, somos vectores de cambio.

-¿Fantasiosas promesas de campaña que el viento y tiempo se encargarán de borrar?

-Si queremos realmente cambiar la situación, tenemos que conocer y ser partícipes de esta toma de decisiones.

-¿Cómo hacerlo?

-Pues participando y no dejar que otros decidan por nosotros.

-No entiendo por qué incursiona en la política si es una destacada empresaria…

-En efecto, soy una empresaria y no una mujer inmersa en la política, sin embargo, cuento con una preparación académica que habrá de sumar en esa posición, claro, una vez obtenida y que pueda ser de beneficio de ciudadano a ciudadano.

-¿De verdad cree que ganará una dificilísima contienda electoral?

-Cuando vives y sientes en carne propia las necesidades reales y màs sentidas de la población, estoy segura que se gobierna de manera diferente.

-¿No es una utopía pensar en una nueva forma de política?

-Lo que sucede, es que siempre se hace una política impuesta y encuesta

-¿Qué quiere decir con eso?

-Quienes enarbolan responsabilidades de elección argumentan: “Yo creo que esto es lo que los ciudadanos necesitan”, y es cuando comienzan las imposiciones de programas, de planes y proyectos, pero que al final de cuentas, no funcionan porque jamás realizan un diagnóstico previo y nunca le preguntan a la ciudadanía qué es lo que realmente necesita.

-¿El surgimiento de las cuotas de poder?

-Exacto!! Todas las figuras que van cobrando una cuota de poder, al momento de llegar a la posición para la que fueron elegidos, se olvidan que sus áreas de acción o de injerencia no son tan fuertes y solamente tienen dos ejes de acción como alcaldes. Los candidatos a las Alcaldías en la CDMX, se la pasan prometiendo lo que ni siquiera figura dentro de su área de injerencia.

-¿Se gobierna al aventón?

-Uff, que fuerte. Hay políticos realmente valientes.

-¿En dónde està el límite entre la valentía y mediocridad?

-Que duro es usted conmigo!! Reconozco a varios de ellos, es gente de suma.

-¿Qué tiene de diferente el proyecto que desea desarrollar en Álvaro Obregón en el supuesto caso de ganar la elección?

-Por supuesto que es algo inédito.

-¿A lo mero macho, en cada elección se descubre el hilo negro?

-Mmm, mire don Edmundo, lo que pretendo es llegar a sumar ya sea conmigo o con el personaje que quede.

-¿Si desde ahorita vislumbra que no tiene la menor posibilidad de ganar, no le parece ilógico este estéril esfuerzo?

-Mi deseo es sumar conocimiento, talento y apoyo. Si Marisela no llegara a esa posición.

-¿Con el respeto que me merece, lo que busca es un simple premio de consolación?

 -Uff! De verdad, lo que quiero es estar en acción de suma con mis compañeros. Llegó el momento de sumar, no de dividir ni de restar. Llegó el momento de no increpar tanto y ver como sí logramos avanzar.

-¿Acaso usted piensa que este proceso electoral será sobre hojuelas, no obstante que se están desgarrando las vestiduras y se dan con todo?

-Si en esta mesa estuviéramos sentados todos los candidatos y nos hicieran un examen, pues que gane el mejor y que los otros cuatro apoyen al que ganó.

-¿Una política de un mundo feliz?

-Esa debería de ser la actitud, y la otra, debería existir una escuela en materia legislativa.

-¿No le parece triste y vergonzoso que varios de nuestros flamantes diputados y senadores son auténticos patanes y hasta un violador?

-Sí, es muy triste, la verdad, es que debería existir una escuela legislativa porque los compañeros que concluyen su responsabilidad dejan truncados proyectos iniciados y se rompe esa continuidad.

-¿Insisto, cada seis o tres años se reinventa el país?

-Esa continuidad no existe simplemente porque no nos cayó bien el candidato ni es del mismo color.

-¿Acepta que en el ámbito legislativo exista una rotunda ignorancia en quienes se supone confiamos los mexicanos y que hacen las leyes?

-Màs que tristeza, es una verdadera vergüenza que no exista el mínimo conocimiento en materia legislativa para la continuidad de proyectos, de revisión y supervisión. Sin embargo, lo que sí existe, es una auténtica actitud de crítica y desprestigio, en lugar de analizar cómo lograr retomar lo que dejó pendiente mi compañero.

-¿Cada quien jala agua para su molino?

-Eso es verdaderamente aberrante. Estoy segura que quienes llegan a ese lugar quieren hacer lo mejor pero sin contar con recursos ni políticas públicas viables o políticas sociales adecuadas y aterrizadas en un buen plan, eso, es simplemente imposible.

-¿En las Alcaldías sucede lo mismo o un tanto peor?

-Llegó el momento de sumar y si en Álvaro Obregón no nos sumamos ni nos unimos, el proyecto jamás podrá tener continuidad ni con el que llegue ni con nadie. Tenemos que sumar para multiplicar.

-El hilo siempre se rompe por lo màs delgado…

-En efecto. Si tomas un espagueti entre tus manos se rompe muy fácil, pero si tomas un rollo de espagueti muy difícilmente lo rompes.

-¿Cómo lograremos escuchar si no tenemos un auténtico líder a nivel nacional?

-Debemos aprovechar la sabiduría de algunos de esos personajes que ya han estado al frente de esa delicada responsabilidad.

-¿Cómo renovar una administración si persisten viejas costumbres y vicios?

-Tenemos la urgente necesidad de sumar a todos los que tienen proyectos adentrados en la demarcación. Es muy importante empezar a detonar proyectos no solamente de infraestructura, de seguridad y salud, que son mis líneas básicas.

-¿Cómo convencerá al electorado de que su proyecto no es màs de lo mismo?

-Quiero atender a la salud como primordial…

-El rubro referente a la salud es preocupación mundial debido a la pandemia…

-En efecto, la pandemia no es una preocupación exclusiva de la Alcaldía Álvaro Obregón, sino que a todo el mundo lo tiene en jaque. Estamos ante una auténtica situación de violencia psíquica porque los personajes que quedaron muy lastimados con pérdidas y duelos por el COVID, evidentemente, no se han podido reincorporar y muchos de ellos han perdido sus empleos.

-Después del COVID no volveremos a ser los mismos…

-Lo has dicho a la perfección, el COVID ha generado una dinámica familiar totalmente diferente en nuestra forma de vida.

-¿Nada es para siempre?

-Absolutamente, eso quiere decir que debemos adecuarnos a un nuevo sistema de vida.

-¿Nos hemos convertido en rehenes de nosotros mismos?

-Vaya, que pregunta tan interesante me formula. Eso es muy correcto lo que me señala porque, además, nos auto boicoteamos, decimos cómo no se puede, criticamos al de enfrente y nos hemos convertido en una sociedad altamente destructiva, y la verdad, resulta muy vergonzoso porque ni los animales se agreden entre sí.

-¿Regresamos a la época de la cavernas?

-Màs que eso, hoy es muchísimo màs fácil ver como agreden a alguien y como se viraliza en las redes un evento en donde existen los golpes físicos, las malas palabras y la violencia en su máxima expresión. Por cada acción positiva, hay nueve mil negativas.

-¿Una auténtica ley de la selva?

-Pues no de la selva precisamente porque ni los animales se hacen tanto daño entre sí. No es posible que el ser humano no emprenda una campaña en contra de todo lo que ya se generó.

-Pero la violencia inicia en el seno de la propia familia…

-Antes de responder, me toma con fuerza del brazo, me observa fijamente y cuestiona “¿Aparte de tu carrera de periodismo estudiaste sicologìa? Es que me quitas las palabras de la boca, vas mucho màs adelante y te metes al fondo. Las mismas familias al estar en contacto tan estrecho todos los días, el choque que traen de partículas, generan electrones y positrones.”

-¿Ni en familia podemos estar en paz?

-Hay una carga energética negativa que ha venido desgastando a la sociedad debido a ese hacinamiento familiar.

-¿En Álvaro Obregón están exentos de ello?

-No, para nada. En la demarcación tenemos viviendas de 4 o 5 metros cuadrados con nueve o diez personas en su interior y no es que no cumplan las reglas del COVID,  sino porque no tienen en donde vivir.

-¿Insisto, cada elección sirve para reinventarnos?

-Sí, totalmente. Esta elección será histórica.

-¿La gente se abstendrá salir a votar por miedo al contagio?

-No, tal parece que a la gente la pandemia la tiene sin cuidado y de entrada, toda la dinámica será a través de las redes sociales con mensajes y a diferencia de los grupos multitudinarios, en donde antes se entregaba el mensaje. Hoy tenemos en tan solo un foro privado a màs de 100 personas y en un foro público a un número indeterminado.

-¿Cómo llegar a los rincones màs alejados con campañas acotadas?

-No te da tiempo en lo que marca la campaña para llegar a todas las personas y a todos los corazones para llevarles un proyecto nuevo, indiscutiblemente que esto será histórico.

-¿Qué se siente ser candidata?

-Me siento muy agradecida con los obregonenses porque hasta el día de hoy, estoy en tercera posición de las encuestas…

-¿Encuestas que son como un traje a la medida?

-No nos hagamos tontos, las encuestas son de quien las pagan. Como universitaria, me atrevo a decir que el Departamento de Investigación de la UNAM, ha lanzado una encuesta en donde me reconocen como egresada de este histórico plantel educativo.

-¿Orgullosamente Puma?

-Tengo una trayectoria universitaria. Acreedora de la medalla Bernardo Quintana Rioja y Consejera Académica, además, fui participante del Record Guinness de Ajedrez en 1997 y representando a la UNAM.

-¿Los Pumas reconocen a los Pumas?

-Qué bonita frase!! En la UNAM sabemos que una casa de estudios, con ese enorme prestigio, nos deja en las venas una codificación diferente.

-¿Cuándo era niña, imaginó que un día aceptaría la responsabilidad de ser candidata a un cargo de elección?

-A lo mero macho, eres un reportero increíble al que, por primera vez, le voy a confesar cosas de mi vida privada. Fijate que a los 3 años de edad aprendí a leer y escribir. Mis papás notaron que poseía cierto talento diferente. A los cinco años, recibía mis clases de oratoria. A los siete años me tocó darle un mensaje de bienvenida al entonces Presidente de la República y al secretario de Educación Pública. Luego, me tocó pronunciar algunas palabras para diferentes personalidades, les llamaba mucho la atención por ser tan pequeñita.

-¿En dónde vivía?

-En la colonia Narvarte en donde pasé parte de mi niñez.

-¿Me imagino que era de los riquillos y en escuelas privadas?

-No, para nada, soy resultado de la cultura del esfuerzo en escuelas públicas.

-¿Fue gratificante haber nacido en pañales de seda?

-Híjole, ahora sí que su sicología le falló, a lo mero macho, es que no nací en pañales de seda.

-¿Cuántos elementos integraban la familia?

-Soy hija única por parte de mi padre Gerardo Padilla Martínez. Mi madre, Marisela Trassancos Champion, falleció el año pasado, así como mis otros dos medios hermanos, quienes murieron por temas cardiacos.

-¿Usted está bien de salud?

-No le digo, siempre se le adelanta al entrevistado. El año pasado sufrí un infarto.

-Debo entender que de niña fue sumamente súper activa…

-…Pues está usted en lo correcto. Siempre participaba en todo tipo de concursos. Fui campeona nacional de matemáticas y durante toda la primaria, obtuve el primer lugar en calificaciones y aprovechamiento.

-Estaba seguro que estaba en una escuela de monjas…

-Pues fíjese que sí, estuve en una escuela de monjas.

-¿Debido a que…?

-Porque tuve una abuela preciosa, Raquel Martínez viuda de Padilla, quien fungió como una segunda madre, estaba obstinada que fuera monja, hasta en la secundaria estuve con las monjitas en la escuela secundaria número 11 “Adriana García Corral”.

-¿Y la prepa?

-Ingresé a la prepa número 4 en Tacubaya

-¿A que se dedicaba su papá?

-Era mecánico industrial y mi mamá, extraordinaria ama de casa, originaria de Veracruz.

-¿Si era una niña “cerebrito”, cual fue el año que más se le complico en la escuela?

-La verdad, sexto año de primaria porque era la abanderada y simultáneamente estaba dentro del programa federal denominado “Formando Líderes de Excelencia”. Empecé participando a nivel escuelas, luego, se convirtió en zona y sector para finalmente, ser la representante del Distrito Federal.

-¿A esa edad y con ese trajín?

-Pues no me quedaba otra que repartir mis tiempos entre mesas de oratoria y temas ambientales. Recuerdo que siempre abordaba el tema sobre la contaminación del aire y agua con soluciones prácticas.

-¿No se aburría?

-No, para nada. Se me hacía un tanto divertido porque trataba de contender con alumnos más grandes que yo y pertenecientes a escuelas privadas, que además, tenían todos los instrumentos y beneficios a su alcance y en mi caso no era así.

-¿Quién le ayudaba a preparar sus ponencias?

-Mis maestros me auxiliaban. Yo llegaba con mis acetatos, y ellos, lo hacían provistos de proyectores de última generación.

-¿Cómo le hacía para atrapar y convencer al auditorio y jueces?

-Les llamaba mucho la atención que me paraba justo al centro y sin micrófono hablaba con absoluta seguridad. La gente me veía de manera diferente, creo que les gustaba mucho y eran votos a mi favor.

-¿De verdad conocía a fondo el tema a debatir?

-En una ocasión y como pregunta final, me cuestionaron así: “¿Qué harías para establecer una sola acción ambiental para corregir el tema del plástico en las calles?

-¿Y qué les dijo?

-Que cambiaría las bolsas de plástico por las bolsas del mandado de yute, tal y como se está haciendo hoy en día. Los demás compañeros evadían la pregunta argumentando que ese no era su tema…

-¿Una mujer de agallas?

-Más bien, muy segura de mi misma.

-¿En que ocupaba su tiempo libre o tuvo una infancia interrumpida?

-Con decirte que a los cinco años tenía clases de manualidades, de natación, hawaiano, básquetbol y voleibol.

-¿De verdad no jugaba como las demás niñas?

-No, yo no jugaba.

-¿Ni una muñeca?

-Si tuve muñecas, pero las pobres, permanecían arrumbadas por falta de tiempo.

-¿Entonces, cuál era su mayor juguete?

-En honor a la verdad, era jugar a la tiendita, vender y organizar a las demás niñas. Era demasiado inquieta. Mi mamá, me canalizaba con clases, clases y más clases.

-¿No convivía con niños?

-Claro que sí. Fui al Centro Deportivo Ymca Sur, que está en Río Churubusco, empecé hacer gimnasia junto con niños y jóvenes.

-¿No me explico en que demonios ocupaba sus ratos libres?

-Me llevaban a la iglesia para cimentar mi guía espiritual. Cuando tienes muy bien formada esa guía, sabes perfectamente hacia dónde vas y qué es lo que quieres hacer.

-¿Jamás hizo alguna travesura?

-Muy aparte de que no tenía nada de tiempo libre, no se me antojaba hacer nada malo…

-Uyy, pues que aburrida…

-Créeme que se me iba el tiempo sin sentir.

-¿Ni siquiera veía la televisión?

-Quizás, me acuerdo del programa “En Familia” con Chabelo, por cierto, también me tenían restringidos los tiempos de ver televisión.

-¿Una niña muy amada o demasiada sumisa?

-Era tan amada que mi madre vigilaba hasta lo que veía en la televisión. Me tenía estrictamente prohibido ver telenovelas. De las caricaturas, que me acuerdo de “Heidi”, “Candy” y “Remy”, pero estaba enamorada del Gato GC y del Tío Gamboín.

-¿Tanto amor no hace daño?

-No lo sé, pero los Reyes Magos y Santa Claus me llenaron de regalos hasta los 16 años con una preciosa bicicleta.

-¿Al entrar a la adolescencia seguía igual de “matadita”?

-Cuando concluyo la primaria con promedio de 9.96, recibí 8 diplomas. Mis papás, mi tía y mi abuela, me premiaron con una comida para estimularme. Mi mamá me regaló un anillo, el cual, aún conservo y lo porto en mi mano izquierda.

-¿De verdad traía muy marcado ser monja?

-Sí y por ende, me voy a una escuela de señoritas, ahí descubrí que la educación física no era lo mío.

-¿Pero si jugaba básquetbol y voleibol, qué sucedió?

-Ya no me gustaban los deportes en donde había demasiado “contacto” corporal.

-¿Lo suyo era algo más intelectual, juegos de mesa o estrategia?

-Exacto!!, empecé a fortalecer mi afición por el ajedrez contendiendo a nivel escolar. A los 13 años, me convertí en campeona de ajedrez interescolar.

-¿A quién le puso su primer jaque-mate?

-A una niña de tercer año de una secundaria técnica y que había sido campeona.

-¿El ajedrez es una batalla de la mente?

-Que hermosa definición has hecho. Sin lugar a dudas, en 28 casillas se define una estrategia que te puede dejar feliz o arruinar la estima, porque uno se derrumba al aceptar la derrota.

-¿Duele mucho saber perder?

-Indiscutiblemente, pero también, te ayuda muchísimo a equilibrar todo ese tipo de emociones.

-¿La vida es una partida de ajedrez que exige equilibrios?

-Insisto que tienes mucho de sicólogo, veo en tus preguntas esa disciplina que aplicas a la perfección.

-¿Cómo le hacías para combinar la lectura y el ajedrez?

-María Alatorre, prima hermana de Javier Alatorre, me dio clases de literatura. Ella es la culpable de mi pasión por la lectura, me hacía leer un libro completo en tan solo dos semanas, de esta manera, logré devorarme El Lazarillo de Tormes, El Príncipe y el Mendigo y La Madre de Máximo Wolki. Asimismo, mi papá se convirtió en mi juez más crítico para la lectura, leíamos libros y me hacía preguntas acerca de su contenido

-¿Siendo una adolescente, ningún niño le atraía por culpa del ajedrez y los libros?

-No, Marisela despierta su cerebro para el tema sentimental hasta los 16 años cuando ingresa a la prepa 4 en Tacubaya.

-¿Una completa transformación para la niña formada al lado de monjas?

-Absolutamente. Mi visión cambio por completo, por fin estaba rodeada de chicos.

-¿La mejor oportunidad para irse de pinta?

-No, pues no, esa oportunidad jamás llegó. En la prepa se multiplicaron las actividades con laboratorios de física y química. Mis maestros me exigían muchísimo más que a mis compañeros, me agarraban para programas extras.

-¿La oratoria quedó sepultada?

-Al contrario, era designada para infinidad de actos, tan es así, que me propusieron para recibir la presea Bernardo Quintana Arrioja al mérito de liderazgo y que me la gano!!!

-Que emoción…

-Me la entregó el doctor Juan Ramón de la Fuente, entonces Rector de la UNAM. Fue el primer reconocimiento universitario que recibí.

-¿Definitivamente, Marisela nació para triunfar?

-Por supuesto que sí. Respiro nuevamente la vida que me ha tocado recorrer. Además, cuento con el valioso respaldo y enseñanzas del maestro en relaciones públicas, el licenciado Servando González Muñoz.

-¿Por fin estaba decidida cuál sería su futuro como profesionista?

-Dándole un pequeño trago a un vaso de agua de limón con yerbabuena que le sirvieron, con sonrisa me dice: “Me encanta conversar contigo, tienes una excelente manera tan seductora para meterte en la vida personal de tus entrevistados, te lo admiro de verdad. Estaba un tanto obstinada en mi deseo de ingresar al Convento.

-¿Por qué monja?

-Por la simple razón que mi abuelita quería que fuera monja y manipuló muy bien mi cerebro para que esa idea prevaleciera ante cualquier otra, pero también, yo estaba totalmente apegada a la iglesia.

-¿Ningún chamaco le llamaba la atención?

-No era eso, todo se había conjuntado, daba clases de catecismo, iba a casi todas las escuelas pastorales, era una fijación por la iglesia.

-¿A lo mero macho, Dios existe o es un simple invento del hombre?

-Con el tono de voz un tanto elevado, su rostro se nota enrojecido y exclama: “Claro que existe como cada quien quiera visualizarlo y bajo la postura que desee. Por supuesto que Dios existe. Para unos, es Mahoma y para otros es Buda”

-¿Y para Marisela quién es Dios?

-Uff, que preguntas me haces. Soy una mujer completamente católica, y por supuesto, creo en Dios sobre todas las cosas, además, me siento amada y protegida.

-¿No será que demostramos ser católicos nada màs cuando nos conviene?

-Que buena pregunta, mira Edmundo, todo estriba en no perder la fe ni la esperanza, además, todos los seres humanos tenemos la imperiosa necesidad de creer en algo y en alguien o en un guía espiritual.

-¿Cuántos Charles Darwin existen?

-Uff, muchísimos. Darwin murió con una Biblia entre sus manos. Al final del camino, solo una existencia divina sabe que va a suceder contigo durante el trance de la muerte.

-¿La muerte,  es lo único seguro que tenemos los seres humanos?

-Indudablemente. En efecto, somos como el pavo de navidad, es lo único seguro que tenemos. Cada paso que doy, lo hago dentro de los planes que Dios tiene para mí.

-¿De cuántas cosas te privaste por estar tan enfocada a la religión?

-Uyy, de muchas, por ejemplo, no poder estar en lagartijero con todos mis amigos, ni poder irme de “pinta”.

-¿Te arrepientes de ello?

-Es que el “hubiera” no existe. Solo te puedo responder con absoluta seguridad que sí. Debería haber pasado màs tiempo con mis amigos. Recuerdo que hacían una “subasta de besos”, en donde se conglomeraban muchísimos chicos y chicas.

-¿Cuál fue el primer chico que te atrapó?

-En honor a la verdad, no fue de un chamaco sino de un adulto que me llevaba 16 años.

-¿Màs vale un “madurito sabroso que un “escuincle baboso”?

-Wooow, me encantó tu definición y te la voy a “piratear”. Por supuesto que los adolescentes y jóvenes tienen lo suyo, pero la verdad, siempre me he inclinado “sentimentalmente” por personas de mayor edad. Como te decía, mi primer novio era químico, físico, matemático e ingeniero en alimentos, pero no creía en Dios. Un personaje con cierta formación un tanto de magia…

-¿Cuando la abordaba un simple muchacho, le daba “gûeva” platicar con él?

-Me resultaba un tanto complicado, estábamos en frecuencias totalmente diferentes al sentir que no satisfacían mi nivel intelectual.

-¿Demasiado exigente con aires de grandeza?

-No! soy una mujer muy respetuosa. Lo que sucedía, me platicaban cosas intrascendentes, me daban mucha flojera. Siempre buscaba personajes que me nutrieran en el conocimiento. Al final de cuentas, me iba a casar con este señor, íbamos muy fuerte pero por alguna situación no se dio.

-¿Resultó ser casado o gay?

-Era divorciado pero se le ocurrió engañarme.

-¿Si el perdón existiera, el diablo viviría en el cielo?

-Esa capacidad de perdonar no la traía en el corazón en ese momento. Era mi primer novio y mi primera intensión.

-¿De verdad duele?

-Uff, vaya que si duele –Se me queda viendo detenidamente, me aprieta suavemente mi antebrazo y me pregunta-: “¿Acaso a usted nunca lo han engañado? Es algo que Te marca la vida terriblemente. Lo peor de todo, es que hasta ya había pedido mi mano con mis padres y le habían dado el “sí”

-¿Virgen hasta el matrimonio?

-Estuve totalmente educada a la antigüita con una espléndida formación de valores. Cuando te encuentras dentro de una férrea disciplina de valores, por supuesto que no vas a “ceder” con el primer personaje que se te atraviese. Por eso, es tan importante inculcarle a las jovencitas esos valores. Estar muy al pendiente de las hijas en todo lo que ven, en todo lo que hacen y con quienes se juntan. Hay cientos o miles de niñas embarazadas.

-¿Se han perdido los valores?

-Por supuesto que sí. Hemos sido completamente irresponsables como mamás, lo digo muy claro y con todas sus letras

-¿Indolentes como papás, dejando a la deriva el futuro de nuestros hijos?

-Hemos dejado la educación de nuestros hijos  a la televisión o a las redes sociales.

-¿No se viola su privacidad?

-De ninguna manera!! Una verdadera madre debe tener tiempo para revisar los contenidos que ven sus hijos en celulares, computadoras o tabletas.

-¿Quién tiene la culpa, el indio o quien lo hace compadre?

-Los dos, es decir, tanto el papá como la mamá son responsables. Si ya hay un poco de raciocinio en los hijos, por supuesto que ellos mismos deben moderarse y poner un poquito de cerebro para valorar que lo que ven no es lo correcto.

-¿Una mamá es una simple nana?

Artículos relacionados