domingo, mayo 19, 2024

Muere Marciano Dzul Caamal, pesidente municipal de Tulúm

TULÚM, Q.R.- Marciano Dzul Caamal, presidente municipal es esta demarcación, falleció esta tarde en un hospital de Mérida víctima de cáncer de páncreas, de acuerdo con información obtenida por esta Casa Editorial.

De acuerdo con Sol Quintana Roo, este fatal desenlace se dio luego de varias semanas de ausencia en el palacio municipal de Tulum, y de su participación en eventos nacionales e internacionales.

Su posible sucesor en el puesto es Diego Castañón Trejo, quien es su suplente y ostenta el puesto de tesorero actualmente.

El pasado 28 de febrero, la senadora Marybel Villegas confirmó que Dzul Caamal se encontraba delicado de salud debido al cáncer que padecía.

¡ASESINO DE PERIODISTA!

El pasado 26 de septiembre de 2022, la Fiscalía Especial para la Atención de delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), estuvo por resolver el caso del periodista Luis Alberto Velázquez López, quien fue balaceado frente a las oficinas del semanario Expresiones de Tulum en el 2009, en la época que también era presidente municipal Marciano Dzul.

Su caso fue de los primeros atentados contra el director de un medio de comunicación y tuvo relación con sus oportunas denuncias sobre el fraude cometido por autoridades y millonarios norteños, en la zona costera de Punta Piedra.

En ese entonces, fue de los pocos medios que se atrevieron a documentar y denunciar este despojo. Los intereses económicos eran y son de tal magnitud, que acallaron a la mayoría de la prensa para que no se hablara sobre ese tema y a los que insistían, se les amenazaba para intimidarlos, pero Alberto Velázquez no cedió y fue asesinado por sicarios.

El periodista atacado a balazos, herido de muerte, más que ir al hospital quiso reclamar a los que consideraba autores intelectuales del crimen en su contra, entonces maneja hasta la casa de Marciano Dzul, quien era presidente municipal de Tulum por primera vez (actualmente se encuentra nuevamente en ese cargo), donde según testigos, le gritó, antes de caer en estado de coma, que era él quien lo había mandado a matar.

Y es que antes de morir, el periodista pudo realizar señalamientos acerca de los que querían acallar a su medio de información. Desafortunadamente, los audios que grabó, misteriosamente desaparecieron, y lo que hicieron las autoridades fue desatar una feroz campaña de guerra sucia en su contra para desacreditarlo, para diluir, confundir y solapar a los autores del atentado.
AM.MX/fm

Artículos relacionados