sábado, abril 13, 2024

MEA CULPA: EPN

Por Norma Meraz

 

Mientras Andrés Manuel López Obrador, próximo presidente de México toca  la campana para hacer su “primera llamada” y convocar a que los  ciudadanos se preparen para responder, el 18 de octubre, la consulta popular para dar el sí o el no a la construcción  del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México; el actual mandatario Enrique Peña Nieto, en voz baja dice: ”mea culpa” por los errores cometidos durante su sexenio que para una gran mayoría, por fortuna, está por terminar.

“Me arrepiento de  haber involucrado a mi esposa en el caso de la “Casa Blanca”; yo debí haber asumido el caso”, confiesa Peña Nieto en  la entrevista que le hizo Joaquín López-Dóriga ayer en su programa radiofónico de noticias.

Frente a un número millonario de radio-escuchas y televidentes, el actual Presidente solo asume la vergüenza por  haber lanzado a su esposa a dar la cara y no haber enfrentado un problema ya de suyo.

En ningún otro tema que retrate su incompetencia, error, ignorancia o desliz se disculpa. Hace unos días solo pidió perdón en general a los mexicanos por los errores que hubiera cometido…

Al final, esta presidencia confirman su convicción de que se “gobierna” por medio del spot. Por eso satura la radio, televisión y redes sociales con una batería de grabaciones en las que dice, al 6o año, un cambio de look. El copete más discreto y más relamido hacia atrás. Habla de logros y dedica un soot al caso Ayotzinapan. Al Presidente de la República se le pasó, omitió u olvidó resaltar el caso Ayotzinapan llevado a la ignominia por la PGR -aún cuando no se cansa de aferrarse a la “ verdad histórica “-; Ni el gasolinazo; ni por haber dejado obras faraónicas de infraestructura sin concluir -pero si con anticipos multimillonarios en dólares- como es el caso del Tren México-Toluca; ni por el agravio al pueblo de México, por haber recibido al candidato Donald Trump con estatus de visita de jefe de Estado; ni por no haber podido contener la violencia y dejar un país bañado en sangre; ni por haber permitido a la Secretaria Rosario Robles desviar recursos públicos que se perdieron en el espacio político priista; ni tampoco cesó a su “hermano” Luis Enrique Miranda, entonces secretario de Sedesol por haber destinado recursos públicos para campañas electorales que por cierto perdieron; ni por no mandar  a su casa al secretario de Comunicaciones y Transportes por sus incontables errores que conllevaron muertes humanas ; tampoco se disculpó por haber orillado al entonces  secretario de Hacienda,  José Antonio Meade a renunciar y presentarse como candidato “ciudadano” apoyado por el PRI para las elecciones presidenciales que a la sazón fueron un desastre.

También pasó por alto un mea culpa a los mexicanos del campo que dejó simplemente a su mala suerte; ni a los once millones de indígenas, muchos de ellos purgando penas en las cárceles sin que cuenten con un defensor que traduzca su lengua materna; ni por los damnificados de los huracanes y sismos del año pasado que siguen durmiendo en las calles y los que recibieron una casita, el techo se les está cayendo como en Chiapas y en Oaxaca.

Sin dejar fuera a los afiliados al Seguro Popular que solo abultan las cifras oficiales pero que no cuentan con el servicio y que no decir de los deficientes servicios en las clínicas y hospitales públicos sin equipo ni medicamentos.

Los millones de adultos mayores que nunca contaron con un programa que los acogiera para darles para darles protección médica, asistencia sicológica y una cobija, tampoco fueron tema de “mea culpa”.

Fue curioso escucharlo -en la entrevista con López-Dóriga- cuando se refiere a  que  su partido el PRI se alejó de las demandas sociales, cayó de la gracia de los electores y a eso se le atribuye la debacle el uno de julio. Hasta donde se tiene registro, el Presidente de la República o sea Enrique Peña Nieto, no es el “ primer priista del país? Entonces a él se le olvidó gobernar para todos y con justicia social?

Tal vez Peña Nieto creyó que la República podía gobernarse igual que su Estado natal, el Estado de México, y dijo: no, se trata de algo más chico, el  país.

Solo que Atlacomulco no es ya como muchos creían, el ombligo del mundo y por más que el Presidente Peña acuda de rodillas a visitar al “Señor del Huerto”- patrono de su terruño a la iglesia de su pueblo-, Hay que avisarle que se acabaron los milagritos para los que allá nacieron y los que se juntan con ellos y por más que crean que habrá borrón y cuenta nueva, dicen que de crédulos está lleno el infierno …

Que lástima que después de seis años se dé cuenta de que no supieron para qué sirve y cómo se hace la comunicación social, pues habrá que recordarles que lo malo también cuenta y si no ahí está el resultado, el tsunami electoral del que los priistas aún no se dan cuenta, porque siguen portándose como si al menos fueran una minoría u oposición relevante.

…. Y Andrés Manuel López Obrador sigue llamando no a misa sino a que piensen bien antes de votar por la construcción del nuevo aeropuerto o que de plano se cancele la construcción de este …

En una próxima oportunidad nos referiremos acerca de los  cuatro asuntos fundamentales  que  se debaten en torno al aeropuerto nonato…

Mientras tanto ….

Digamos la Verdad!

Artículos relacionados