sábado, mayo 25, 2024

Más del 85% de alimentos para niños de la industria alimentaria no son saludables

La mayor parte de alimentos que están dirigidos a los niños contienen demasiadas grasas, azúcares añadidos o sodio, según los requisitos para alimentos equilibrados que determina la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por lo que, para la OMS, las iniciativas de autorregulación por parte de la industria alimentaria, son un total fracaso. 

De acuerdo a un nuevo estudio de mercado que realizó la organización de consumidores Foodwatch: más del 85% de los productos de la industria alimentaria que son dirigidos a los niños no son saludables. En este, se analizó un total de 283 productos alimenticios que están dirigidos a los niños utilizando la publicidad.

La composición se comparó con los requisitos establecidos por la OMS para la alimentación infantil. De estos 283 productos, 242 no son saludables por su elevado contenido en grasas, sal y azúcares añadidos.

En el año 2015 Foodwatch realizó un estudio similar y contrastó los datos con el nuevo estudio: en el primer estudio, el 89.1% de los productos no cumplían con los criterios de la OMS y seis años más tarde; esto cambió al 85.5%. Por lo tanto, no hay ningún avance en el tema. 

En diversas ocasiones, varias organizaciones e instituciones han demostrado que las regulaciones voluntarias no son efectivas. Se necesitan políticas públicas que modifiquen los aditivos que utilizan para sus productos. Es imprescindible que exista una regulación que marque límites.  

¿Qué muestra el nuevo estudio?

Han incluido productos de 16 empresas alimentarias que, en su momento, firmaron un compromiso de manera voluntaria sobre marketing responsable con la UE para mejorar la calidad de los alimentos en el año 2016.

Algunas de las empresas que lo firmaron fueron compañías como Danone, Nestlé o Unilever, entre otras. Mismas que se comprometieron a un marketing infantil más responsable. No obstante, 10 de ellos, únicamente ofrecen productos poco saludables dirigidos a los niños. Entre los que se encuentran Ferrero, Pepsico, Mars, Unilever y Coca-Cola.

Según los datos del estudio, Nestlé es la compañía que anuncia el mayor número de productos alimenticios (144) que son desequilibrados. También destacan 24 de Kellogg’s y 23 de Ferrero. 

Es evidente que se deben realizar regulaciones más severas por parte de las agencias gubernamentales en el campo de la publicidad alimentaria dirigida a los niños, pero también se debería obligar a que los productos cumplieran con los criterios definidos por la OMS o,  por lo menos; criterios más apegados a una alimentación balanceada. 

Es importante remarcar que Foodwatch es una organización alemana, misma que indica que la Ministra de Agricultura y Alimentación se ha basado principalmente en los compromisos voluntarios para proteger a los consumidores (como en la mayoría de países y organizaciones como la UE). En este caso, la industria alimentaria del país se comprometió voluntariamente a reducir los valores de azúcares, grasas y sal en sus productos alimenticios.  Desde el 2015 se ha reducido un 20% el contenido en azúcar de su yogurt, sin embargo, sus valores siguen siendo mucho más elevados de los criterios de la OMS.

 

En 2016 la industria anunció que había reformulado 180.000 productos para reducir el contenido en azúcar y sal, pero no se mostraba la cantidad de la reducción. En algunos casos, si se reduce un 5% el contenido de azúcar de un producto, resulta insignificante al tener un contenido inicial del 60%. A esto se le  añade que, según una investigación de 2018, algunas compañías alimentarias reducen el contenido de azúcar y sal en los alimentos, pero aumentan el contenido en grasas saturadas; lo que vuelve a los alimentos en una reformulación que tampoco es saludable. 

 

Para conocer más a detalle el tema y el estudio realizado, visita: foodwatch.

 

 

Podría interesarte: ¿Qué comen nuestros niños y niñas?

 

Artículos relacionados