fbpx
Fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de Agosto (AlMomentoMX).— Una investigación judicial en Estados Unidos halló evidencia contra más de 300 sacerdotes que abusaron de niñas y niños durante las últimas siete décadas en Pensilvania. Con esta investigación, se logró identificar a más de mil víctimas, aunque el número real es “miles”.

“Creemos que el número real (de niños abusados, incluidos aquellos cuyos dossiers se perdieron, o que nunca denunciaron por miedo) está en los miles”, señaló el informe de mil 400 páginas sobre el abuso sexual de menores en todas las diócesis del estado de Pensilvania, a excepción de dos.

Según el informe, la mayoría de las víctimas eran niños varones y muchos eran preadolescentes. “Algunos fueron manipulados con alcohol o pornografía. A algunos les hicieron masturbar a sus agresores, o fueron manoseados por ellos. Algunos fueron violados oralmente, algunos vaginalmente, algunos analmente”.

“Para muchas víctimas este informe del gran jurado hace justicia”, dijo a la prensa el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, quien resaltó  que la investigación, que se extendió durante 18 meses, reveló un “encubrimiento sistemático” de los abusos por parte de funcionarios eclesiásticos en Pensilvania y el Vaticano.

Los sacerdotes que estaban al tanto de la situación decidieron proteger a la iglesia y a los abusadores antes que a las víctimas: “Lo principal no era ayudar a los niños, sino evitar el escándalo”, indicó el funcionario en una rueda de prensa.

De acuerdo con la investigación, “varios administradores diocesanos, incluidos los obispos, a menudo disuadieron a las víctimas de denunciar abusos a la policía, presionaron a las fuerzas del orden público para que cancelaran o evitaran una investigación o llevaron a cabo su propia investigación deficiente y sesgada sin informar los crímenes contra los niños a las autoridades correspondientes”.

Esta es considerada una de las investigaciones más exhaustivas sobre abuso sexual en la Iglesia católica estadunidense, y según la prensa local contiene nombres y detalles nunca antes revelados, como el hecho de que los abusadores entregaban cruces de oro a los niños abusados para distinguirlos de los otros.

La investigación deja al descubierto crueles historias de abuso y encubrimiento. Como el de un sacerdote que le confiesa al obispo que violó al menos 15 niños, y éste lo felicita por ser una persona “sincera” y por lograr “avanzar en su adicción”.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios