fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de diciembre (AlmomentoMX).- Las investigaciones que se realizan en torno al desvió de recursos públicos desde la Secretaría de Hacienda al Partido Revolucionario Institucional (PRI), no sólo involucra a Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, principal operador de Manlio Fabio Beltrones, sino también a Manuel Añorve Baños, ex Secretario de Operación Política del PRI y el también Secretario Adjunto a la presidencia del partido Marco Antonio Bernal Gutiérrez.

Al asumir la presidencia del PRI, Manlio Fabio Beltrones integró su equipo de trabajo con Carolina Monroy del Mazo como secretaria general, y tres secretarios adjuntos a la presidencia: Marco Antonio Bernal, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez y Canek Vázquez Góngora.

Además del ex gobernador de Quintana Roo, Joaquín Hendricks Díaz, como secretario técnico del Consejo Político Nacional; el ex candidato al gobierno de Guerrero y alcalde de Acapulco, Manuel Añorve Baños, secretario de Operación Política; Willy Ochoa Gallegos, secretario de Organización.

También Arturo Zamora Jiménez, fue el secretario de Acción Electoral; Luis Vega Aguilar, secretario de Finanzas y Administración; Lila Karina Velles Ruiz, secretaria de Asuntos Internacionales; Gerardo Herrera Zavala, secretario jurídico y de transparencia. Otros secretarios fueron Beatriz Pagés Llergo, de Cultura; María Fernanda Salazar Mejía, de Estrategia Digital; Nallely Gutiérrez Jirón, de Participación y Causas Ciudadanas, Maricela Velázquez Sánchez, de Gestión Social.

De igual manera, formaron parte del CEN Gerardo Ruiz Dosal, como secretario de Asuntos Migratorios; Antonio Argüelles Díaz-González como secretario del Deporte, y Jesús Anaya Camuño, como secretario de Comunicación Institucional. Enrique Doger Guerrero, fue secretario de vinculación con instituciones de educación; Jorge Carlos Ramírez Marín, representante del PRI ante el Instituto Nacional Electoral (INE), y Ramiro Ramos Salinas, coordinador de acción legislativa de legisladores locales. Guillermo Deloya Cobián, presidente del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político; además de los secretarios adjuntos a la presidencia, Marco Antonio Bernal Gutiérrez, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez y Alejandro Canek Vázquez Góngora.

En tanto, Manuel Soberanes Diez, se desempeñó como secretario particular de Manlio Fabio Beltrones, Javier Anzaldúa Saucedo coordinador de giras, Raquel Úrsula Orbelin coordinadora de relaciones públicas, y Karla López Beltrán secretaria técnica.

Miguel Ángel Romero Miranda también formó parte del equipo como coordinador de estrategia, y Adriana Fuentes Téllez, como coordinadora nacional de vinculación empresarial.

Las líneas de investigación de las autoridades en torno al desvió de recursos de la SHyCP para el PRI, ha dado para buscar más personas involucradas y entre ellas están Manuel Añorve Baños y Marco Antonio Bernal.

Luego de modificar la estructura del comité nacional del PRI, Beltrones designa a Manuel Añorve como Secretario de Operación Política del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional.

En 2006 había sido nombrado asesor de la Junta de Coordinación Política del Senado de la república, por el presidente de dicha instancia Manlio Fabio Beltrones. En 2008 dejó este cargo al ser postulado candidato del PRI a presidente municipal de Acapulco en las elecciones de ese año, en el proceso electoral estatal de dicho año llevado a cabo el 5 de octubre obtuvo la victoria sobre los candidatos de los partidos Convergencia Luis Walton y del Partido de la Revolución Democrática Gloria Sierra López, sus más cercanos competidores. Su victoria concluyó nueve años consecutivos de gobiernos del Partido de la Revolución Democrática desde 1999, cuando él mismo había sido el último priísta en el cargo.

El 10 de octubre recibió oficialmente la constancia de mayoría que lo convirtió en Presidente Municipal electo. El 31 de diciembre de 2008 tomó protesta como presidente municipal de Acapulco de Juárez para comenzar sus funciones a partir del 1 de enero de 2009. Sin embargo, el 8 de febrero de 2010 solicitó al congreso de Guerrero licencia para ausentarse temporalmente por lo que el congreso designo a José Luis Ávila Sánchez como presidente interino, reasumiendo el cargo al poco tiempo.

Fue señalado por su correligionario Rubén Figueroa Smutny de haberse beneficiado de la amistad del narcotraficante Edgar Valdez Villarreal “La Barby”. Figueroa Smuty incluso calificó al también ex candidato a gobernador de Guerrero como “narcoalcalde”. Cuando salió de la alcaldía, el presidente municipal entrante, Luis Walton Aburto acusó a Añorve de haberle dejado un municipio con una deuda pública millonaria.

Ocupó el puesto de alcalde sólo un año, hasta 1998, año en que renunció a ese puesto para buscar la candidatura del Partido Revolucionario Institucional a la gubernatura de Guerrero. Sin éxito en su búsqueda por convertirse en gobernador, Añorve regresó a Acapulco para ocupar un año más la Presidencia Municipal.

Su sucesor al frente de la alcaldía del puerto guerrerense, el perredista Zeferino Torreblanca Galindo, denunció varias irregularidades llevadas a cabo por la gestión de Añorve. En noviembre de 1999 se hizo pública la “desaparición” de equipo profesional de audio y video para, supuestamente, no heredarlo al gobierno opositor. De acuerdo con una nota del diario Reforma, el departamento de Comunicación Social fue “saqueado” por la administración del priista y hasta una camioneta Ford dejó de formar parte del inventario de la dependencia.

Apenas unos meses después, Gloria María Sierra, síndica municipal, denunció la falta de 57 vehículos oficiales, la mayoría pertenecientes a los parques vehiculares de la Secretaría de Protección y Vialidad. Las denuncias continuaron. En mayo de 2000, Torreblanca reveló que la administración de Añorve entregó 2 millones de pesos al año a mil 344 niños de familias priístas, de bajo rendimiento, quienes no cumplían con los requisitos mínimos para el premio.

Un año después, la alcaldía del puerto demandó ante la Procuraduría General de la República (PGR) el desfalco de la administración de Manuel Añorve al erario municipal por 70 millones de pesos. Aparecieron facturas apócrifas y obras fantasma como la pavimentación de una calle en el poblado de La Sabana por 66 mil 500 pesos, y otra en la colonia 6 de enero por 20 mil pesos, así como un andador en la colonia Eligio Romero por 45 mil pesos.

A pesar de toda la información revelada, en las elecciones de 2008 los acapulqueños volvieron a votar por Añorve Baños. El ex diputado regresó para encabezar el municipio más rico y más poblado de Guerrero con otros planes en mente. Para las elecciones de 2011, Manuel Añorve tuvo más suerte y esta vez sí fue electo candidato del tricolor a la gubernatura de Guerrero. Sin embargo, fue derrotado en las urnas por su primo, el candidato de la izquierda, Ángel Aguirre Rivero. En aquella campaña, el ex edil acapulqueño fue muy criticado por utilizar en su campaña a ex trabajadores del Ayuntamiento, quienes a pesar de haber dejado su cargo, seguían cobrando en el municipio.

Sumado a su derrota, Añorve Baños tuvo que enfrentar otro escándalo más. A finales de enero del 2011, el periódico Reforma publicó que, según revelaciones que el testigo protegido “Mateo” hiciera a la PGR el 26 de noviembre de 2010, el ex diputado habría recibido 15 millones de dólares del narcotráfico –específicamente de Héctor y Arturo Beltrán Leyva– para su precampaña a la gubernatura de Guerrero. Asimismo, Manuel Añorve habría protegido la instalación de varios antros propiedad de Édgar Valdez “La Barbie”.

Ante el fracaso, el priísta decidió volver a la alcaldía de Acapulco. La oposición intentó impedir su regreso. Militantes del Partido Acción Nacional intentaron recolectar firmas en contra de Añorve y por las mismas fechas, el líder municipal del Partido de la Revolución Democrática, Juan Carlos Muñoz Leal, declaró: “El pueblo de Acapulco dijo no al PRI, no a la mentira, no al endeudamiento del Municipio, por lo tanto debería dejar el cargo y nunca regresar. Que se vaya mejor de Acapulco”.

Añorve Baños sólo permaneció en el cargo poco más de un año y en marzo de 2012 se despidió de los acapulqueños para buscar una diputación federal. Apenas en agosto, cinco meses después de su despedida, se destaparon una serie de irregularidades que tienen al municipio de Acapulco sumido en una crisis económica. Entre las razones por las que las cuentas no salen está un adeudo con la empresa jalisciense Caabsa Eagle, encargada de la recolección de basura en Acapulco desde mayo 2011, y a la cual se le deben 20 millones de pesos.

Hay además otras obras anunciadas, pero nunca realizadas como la sustitución de 44 mil luminarias en colonias populares del puerto, en la cual se invirtieron 44 millones de pesos, pero tan sólo fueron colocadas 10 mil luminarias. Otro caso muy sonado y cuestionado fue el proyecto del Paso Elevado Bicentenario, una obra innecesaria, realizada a pesar de la molestia de expertos y de la sociedad, sin estudios de impacto ambiental y que costó más de 200 millones de pesos. Durante su gestión, Manuel Añorve Baños invirtió grandes cantidades en la realización de eventos masivos para bodas y quinceañeras.

A pesar de tantos descalabros, Manuel Añorve ha sabido colocarse y mantenerse cerca de los poderosos. Es cercano a famosos priístas como Beltrones y a Beatriz Paredes Rangel, y en sus años como diputado, trabó amistad con Felipe Calderón Hinojosa y Juan Camilo Mouriño Terrazo. Es además, según varios, cercano a Enrique Peña Nieto, junto a quien en enero del 2011 el PRD-DF responsabilizó por la campaña que apareció en Acapulco en contra de la administración de Marcelo Ebrard Casaubón al frente del Gobierno del Distrito Federal.

El 1 de julio, los acapulqueños decidieron darle la oportunidad a la oposición. El candidato de la coalición Movimiento Progesista, Luis Walton Aburto, resultó vencedor con 53.69% de los votos. Enfrentó al priísta Fermín Alvarado Arroyo (33.34%), la panista Digna Marroquín Cisneros (10.42%) y Carlos Reyes Paris del PANAL (2.55%). El próximo edil enfrentará una situación complicada y será su responsabilidad ventilar los escándalos y las irregularidades que dejó Añorve. Hay quienes dicen que el ex edil buscará otra vez la gubernatura de Guerrero en 2014. Veremos hasta dónde lo dejan llegar los guerrerenses.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios