fbpx LOS CAPITALES: México trata de evitar una recesión | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Por Edgar González Martínez

La amenaza arancelaria de EU, muy grave

El gobierno mexicano está haciendo su mejor esfuerzo para recuperar el ritmo de crecimiento de la economía, que se ha visto frenado en este principio de año, pero poco podrá hacer si el gobierno de EU cumple sus amenazas de imponer aranceles a los productos mexicanos, si no se cumplen los compromisos de frenar la inmigración hacia ese país. En efecto, en el más reciente Reporte Trimestral de Inflación del Banco de México, para los meses de enero a marzo, se muestra un ajuste a la baja en el crecimiento de la economía mexicana como principal cambio en las perspectivas del banco. Para la inflación, hizo ajustes ligeros al alza que llevarán a la convergencia de la inflación general a su objetivo en el 3T20 (vs 1S2020 prev.), pero mantuvo su estimado de que la inflación subyacente lo hará en el 2T20.

El rango esperado de crecimiento para este año se movió a 0.8-1.8% (vs 1.1-2.1% prev.), mientras que el crecimiento para 2020 se mantuvo sin cambios en 1.7-2.7%. El ajuste a la baja fue por los datos del 1T19, que fueron más débiles de lo esperado. Sin embargo, esperan ver una recuperación en los próximos trimestres, pues varios factores temporales contribuyeron a la contracción de 0.2% vista entre enero y marzo; el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, aseguró en conferencia de prensa que no esperan ver una recesión en la economía. El banco aún estima una fuerte contribución de la demanda interna y externa a los números de crecimiento para los siguientes trimestres, aunque resalta que los principales riesgos se encuentran en el sector externo, que aún es susceptible a una mayor desaceleración global y de la producción industrial en Estados Unidos. Además, estiman que cualquier recuperación de la inversión será gradual, por lo que tampoco ven números positivos excepcionales. El balance de riesgos para el crecimiento permanece sesgado a la baja por la disputa comercial, posibles episodios de volatilidad en mercados financieros internacionales, desaceleración mayor a la esperada en la economía y comercio global, retraso en implementación del T-MEC, incertidumbre interna que afecte consumo e inversión, baja en la calificación de deuda de PEMEX o México, y nuevas afectaciones a la producción y distribución de bienes y servicios.

Preocupa a banqueros una menor inversión extranjera y una caída del peso mexicano

En efecto, de las amenazas de presidente de EU, Donald Trump, contra la economía mexicana, la de aumentar la tasa arancelaria (en un 5% cada mes hasta alcanzar 25%) a menos que México “detenga sustancialmente” el flujo migratorio a los Estados Unidos, es la peor que se ha dado desde el inicio de ese gobierno. Por supuesto, el problema es tan grande y el tiempo tan corto, que poco, o más bien nada podrá hacer, el gobierno de México para satisfacer esta demanda.

Para los analistas del BBVA Bancomer, el efecto negativo sobre la economía mexicana provendría principalmente a través del canal de inversión y su magnitud dependerá en última instancia de dos factores: i) la tasa arancelaria, y ii) la reacción del tipo de cambio. El tipo de cambio flexible fungirá como amortiguador para limitar los efectos sobre el canal comercial. El impacto de las tarifas iniciales potencialmente de 5% sería compensado por una mayor depreciación del peso (del actual 3% a 5%). Dado que la tasa arancelaria de 5% se impondría a todos los bienes, una depreciación de magnitud similar (con un posible sobre-reacción del tipo de cambio por mayor incertidumbre) ayudaría a compensar el efecto sobre las exportaciones sin introducir mayores distorsiones.

Sin embargo, con un mayor arancel, la depreciación real del tipo de cambio podría no ser suficiente para compensar una reducción en la demanda de EU, ya que una gran proporción de las exportaciones mexicanas se producen en cadenas de valor con componentes importados. La reducción en la competitividad derivada de una alta tasa arancelaria se traduciría en precios más altos en EU, y afectaría a su vez la demanda de las exportaciones mexicanas de ese país. Es decir, la depreciación real del tipo de cambio ayudaría, pero no compensaría completamente el efecto negativo debido a la gran proporción de componentes importados en el proceso de producción dentro de las cadenas de valor. Sería necesaria una mayor depreciación, aunque debido a sus efectos en la inflación podría ser poco probable, ya que eventualmente Banxico usaría la política monetaria para evitarla.

Por supuesto, habrá que tomar en cuenta los posibles desafíos legales que implica la ruptura unilateral de las reglas del pacto comercial; en este sentido, la posible introducción de cualquier tasa arancelaria en general es una violación de las reglas del TLCAN y de la OMC y pone en grave riesgo al proceso de ratificación de la T-MEC por parte del Congreso de los EU.

México responde a amenaza por parte de Trump

El presidente Andrés Manuel López Obrador respondió al anuncio de Trump a través de una carta donde expone que México está cumpliendo con su responsabilidad de evitar, en la medida de lo posible, el paso de migrantes centroamericanos por México hacia EU. Sugirió que México no tomará medidas de represalia precipitadamente, y anunció que hoy envió a Washington una delegación encabezada por Marcelo Ebrard para “alcanzar un acuerdo benéfico”. Asimismo, en su conferencia matutina, señaló que no se detiene el proceso de ratificación del USMCA en el Senado mexicano. Por su parte, el ex jefe negociador del USMCA, Kenneth Smith, señaló que la acción de Trump implica una violación al NAFTA y a los compromisos ante la OMC. El peso mexicano continúo perdiendo por el anuncio, y cerró la jornada en 19.62 unidades por dólar, lo que representó una depreciación diaria de 2.5%. Por su parte, el riesgo país, medido por el CDS a 5 años, se incrementó en 10 pb, con lo que alcanzó su nivel máximo desde finales de febrero.

La refinería de Dos Bocas, acto de justicia social para Tabasco: AMLO

Durante el evento de la puesta en marcha de los trabajos para el acondicionamiento del sitio donde se construirá la nueva refinería de Dos Bocas, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que esta obra será un acto de justicia para Tabasco y el sureste de México, fuente de recursos naturales y energéticos para el país, y que por muchos años se le abandonó respecto de otras regiones.

El jefe del Ejecutivo expresó que la decisión de construir esta nueva refinería de Dos Bocas y la modernización de las seis refinerías existentes permitirá lograr en el mediano plazo la autosuficiencia en la producción de gasolinas, de diesel, y de esta manera poder ofrecer mejores precios de estos combustibles a los consumidores. Por ello, exhortó a Petróleos Mexicanos a continuar en la ruta de consolidar la producción de petrolíferos mediante los diferentes proyectos que ya se ejecutan actualmente.

loscapitales@yahoo.com.mx

www.agendadeinversiones.com.mx

Comentarios

comentarios