sábado, febrero 24, 2024

La FAO alerta sobre la grave sequía en Afganistán: urgen prestar apoyo agrícola en las zonas rurales

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) solicitó desde fines de agosto que se aumente la asistencia humanitaria debido a que Afganistán sigue estando seriamente afectado por una sequía; que será cada vez más grave y amenaza los medios de vida de más de siete millones de personas que dependen de la producción de cultivos o la ganadería.

 

De acuerdo a la FAO,  hay 14 millones de afganos (uno de cada tres) que padecen inseguridad alimentaria grave y necesitan asistencia humanitaria urgente. Por lo cual, el director general de la Organización expresó:

 

“En este momento es fundamental prestar apoyo agrícola urgente para contrarrestar los efectos de la sequía y el empeoramiento de la situación en vastas zonas rurales de Afganistán en las próximas semanas y meses”, QU Dongyu.

La grave sequía que atraviesa Afganista, junto a las repercusiones económicas del Covid-10 y los desplazamientos generalizados; han azotados de manera impresionante a las comunidades rurales; particularmente a pastores y agricultores que son eje central de la economía del país.

 

Lo cual  intensifica la presión sobre  la producción de alimentos y los medios de vida agrícolas.

 

“Si no conseguimos ayudar a las personas más afectadas por la grave sequía, en ciertas zonas, muchas se verán obligadas a abandonar sus explotaciones y a desplazarse a otros lugares”, añadió el Director General. 

 

La FAO prevé prestar asistencia a 250,000 familias agrícolas vulnerables, equivalente a aproximadamente  1,5 millones de personas; para la próxima campaña del trigo de invierno. Esta siembra empieza a finales de septiembre y se prolonga hasta octubre en muchas zonas.

Sin embargo, la financiación actual solo permitirá a la FAO llegar a 110,000 familias. Por lo tanto, existe un déficit de financiación de 18 millones de USD en apoyo para el Plan de la FAO de respuesta ante la sequía en Afganistán.

 

“La oportunidad de prestar esta asistencia se está esfumando rápidamente. Debemos actuar antes de que sea demasiado tarde”, dijo el Sr. Richard Trenchard, Representante de la FAO en Afganistán. 

 

Si se cumplen las previsiones actuales, la cosecha será un 20% inferior a la de 2020 y un 15% inferior a la media. Todo a causa de la grave sequía, por lo que la temporada de siembra de trigo del próximo invierno será fundamental para prevenir que la seguridad alimentaria del país empeore. Con esto se pretende proteger los medios de vida agrícolas, que son el pilar básico de millones de personas en todo el país.

Según las previsiones de la FAO, la necesidad de cereales (principalmente trigo y harina), será un 28% superior a la del año pasado  (3,6 millones de toneladas). De igual forma, los sistemas tradicionales de distribución de semillas por el gobierno quedaron gravemente afectados por la actual crisis; volviendo la situación particularmente complicada para los afganos agricultores.

 

“La próxima campaña del trigo de invierno es un momento decisivo. Si lo dejamos pasar, se desatará una catástrofe”, sentenció el Sr. Trenchard.

 

¿Qué pasa con el ganado?

 

Los pastores y propietarios de ganado también necesitan asistencia para contrarrestar los efectos de la sequía, pues la FAO estima que tres millones de animales están en riesgo. Esto conlleva a que se proteja al ganado de los pastores y los propietarios de ganado de todo el país.

 

En una evaluación, la FAO puso de manifiesto un porcentaje importante de pastores marginados, que se encuentran en una fase decisiva. Si no reciben ayuda pronto, tendrán que vender sus explotaciones ganaderas debido al aumento del precio del forraje y el pienso; además de tener que desplazarse a otros lugares para poder subsistir.

 

A causa de toda la situación que vive Afganistán, las perspectivas a largo plazo son muy poco esperanzadoras, apunta la FAO, pues tanto los agricultores como los pastores requieren de entre tres y cinco años para lograr recuperarse. Por tanto, si esta campaña de trigo no resulta buena, tendrá una repercusión catastrófica. 

¿Qué hace la FAO?

En su comunicado de prensa, informaron que mantienen el objetivo de prestar asistencia a 3,5 millones de personas en el país en este 2021; todo en armonía  con su Plan de respuesta humanitaria. 

A causa de la labor preventiva que está desempeñando este año, la organización de las Naciones Unidas pudo generar una alerta sobre la sequía. 

“Gracias a los asociados que atendieron esta advertencia, en 2021 hemos podido prestar apoyo a más de un millón de personas vulnerables de 30 provincias con insumos agrícolas urgentes, piensos, capacitación en materia de agronomía y asistencia basada en dinero en efectivo”, dijo el Sr. Kaustubh Devale, Jefe del Programa de emergencia y resiliencia de la FAO.

 

Para saber más: Plan de la FAO, respuesta de ayuda humanitaria.

La FAO en Afganistán.

Artículos relacionados