domingo, marzo 3, 2024

LA COSTUMBRE DEL PODER: Encuestas electorales, el instante y el engaño

*Imposible tener certezas en este juego que se decidirá el 2 de junio de 2024, porque quien desea conservar el poder y llevar su utopía hasta las últimas consecuencias -idéntica el hecho que lo colocó al amparo de Payambé López-se servirá de esa ilusión política acumulada con tan desprolijo esmero, porque al hacerlo dejó huellas de sus incumplimientos, tanto del mandato constitucional como del orden legal. Padecemos un gobierno atrabiliario

*Imposible le resultó al presidente de la República mostrar “sus otros datos” durante su invisible visita a Acapulco

Gregorio Ortega Molina

Festinan los de MORENA el resultado de las encuestas. Se equivocan en la actitud al celebrar el dispar porcentaje que lleva a Claudia Sheinbaum al Olimpo; en su alegría y sonrisas muestran el escarnio, hacen patente su desprecio por el Frente Amplio y Xóchitl Gálvez.

     Olvidamos ya el diagnóstico dado por los especialistas hace dos o tres lustros: la opinión de los encuestados es una fotografía y el reflejo del estado de ánimo de un instante. Parece certificar una verdad, pero olvidan que en temas políticos y frente al alto abstencionismo, lo dicho casi nunca se sostiene.

     Hay una consideración adicional: la consecuencia electoral del agravio vertido por el presidente de la República -durante todo su gobierno- sobre los sufragistas de la oposición. Imposible soportar los insultos cada mañanera y en cualquier ocasión considerada propicia por el huésped de Palacio Nacional.

     He escuchado diversas versiones de lo ocurrido políticamente durante septiembre y el mes que termina. ¿Encuestas pagadas? ¿Reacción desmedida a la auténtica realidad del momento, es Claudia sobre Xóchitl por una gran diferencia?

     En su afán por desinformar distorsionan tanto la percepción de la realidad, que además de grotesco el resultado, se logra exactamente lo contrario de lo que se pretende: posicionar a Claudia Sheinbaum por sobre la verdadera opinión de los electores, y por encima del auténtico enemigo: el abstencionismo.

     José Saramago nos obsequió en Ensayo sobre la lucidez, el alcance y las consecuencias de la boleta electoral en blanco, que puede equivaler a la abstención y al voto nulo, pero ahora en México, ante la barbarie que a diario llena la nota roja, no es aconsejable ese juego. Las elecciones se ganan con sufragios, y el triunfo se obtiene con un porcentaje sólido e incuestionable entre el ganador y el vencido.

     Imposible tener certezas en este juego que se decidirá el 2 de junio de 2024, porque quien desea conservar el poder y llevar su utopía hasta las últimas consecuencias -idéntica el hecho que lo colocó al amparo de Payambé López-, se servirá de esa ilusión política acumulada con tan desprolijo esmero, porque al hacerlo dejó huellas de sus incumplimientos, tanto del mandato constitucional como del orden legal. Padecemos un gobierno atrabiliario.

==00==

 

El chapaleo presidencial

Imposible le resultó al presidente de la República mostrar “sus otros datos” durante su invisible visita a Acapulco. La ausencia de prevención y el desbordamiento de las consecuencias del huracán “Otis”, lo sacudieron y despertaron cuando sintió el frío del lodo en los pies y supo, en ese instante, que estaba ante el anuncio del fin.

     Adiós al deseo de permanencia transhumana y transexenal. Nunca fue una deidad, olvidó que el Señor es uno y trino, y en su desbordamiento emotivo, deseó transfigurarse en el Ejecutivo, el Legislativo y Judicial, encarnados en su cuerpo.

     ¿Son 27 las víctimas fatales? ¿Y las comunidades?

www.gregorioortega.blog                                               @OrtegaGregorio

Artículos relacionados