LA COSTUMBRE DEL PODER: Colosio, la otra versión IV/V

289

Gregorio Ortega Molina

*La hipótesis de Antonio Ortiz Mena tiene asideros humanos e históricos que nos obliguen a considerar que el artífice del milagro mexicano es, al mismo tiempo, responsable original de que en México se impusiera con tanta candidez el neoliberalismo para sustituir al proyecto de la Revolución

Escuchar a mi interlocutor fue como un viaje verbal iniciático, una visita a esas áreas del poder en las que es necesario tomar decisiones sin inmutarse y sin pensar en el alma y el perdón. Recordé la pintura de Francisco de Goya, Saturno devorando a su hijo. Es una imagen del Estado.

     Luego la evocación constante, repetitiva en todo detalle. Las imágenes que él me transmitió y que se adueñaron de mi razón y mi paz, de mi optimismo en el ser humano.

     “Para ese momento, Castillo va adelante abriendo paso y Reynaldo del Pozo y Cantú se han adelantado varios metros al mazacote o cobija. Atrás, a la defensiva, con sentimientos encontrados de lealtad y deber, va Domiro dejándose rebasar por Tranquilino y hasta por Ruth y Yolanda Lázaro, lideresas priistas de Lomas Taurinas. Al extremo derecho, de frente, Sánchez Ortega y Enrique Manuel El Negro Martínez Leyva, compitiendo por acercarse entre las manos y cuerpos de Tranquilino y el viejo Mayoral. Es finalmente El Negroquien saca la pistola por encima de todos y dispara a la cabeza de Colosio, al mismo tiempo que Sánchez Ortega se agacha entre los tres y al ir cayendo Colosio, le dispara en el vientre.

     “Mario Aburto intenta llegar a Colosio, pero le falta determinación; filtrándose agachado entre Tomasini y Othón del lado izquierdo, sólo ve pasar entre piernas y polvo, el cuerpo en caída de Luis Donaldo, y no puede accionar la Taurus y se le cae, casi a un lado de la víctima…”.

      El resto de la conversación se nos va en bordar hipótesis sobre la responsabilidad, o no, cuando de servir al Estado se trata… porque a fin de cuentas, desde el inicio del proyecto neoliberal, decidieron torcer la Constitución, la ley y la historia no sólo para hacerse con el poder, sino con esa idea de estar al servicio del Estado y, al mismo tiempo, hacer coincidentes los intereses de Estados Unidos con los lineamientos de seguridad regional que se han implantado en México desde diciembre de 1982.

     Luego, con las palabras que considero adecuadas y con mis ojos más ingenuos, pregunto si la hipótesis de Antonio Ortiz Mena tiene asideros humanos e históricos que nos obliguen a considerar que el artífice delMilagro mexicano es, al mismo tiempo, el responsable original de que en México se impusiera con tanta candidez el neoliberalismo para sustituir al proyecto de la Revolución.

www.gregorioortega.blog   
@OrtegaGregorio

Comentarios

comentarios