viernes, mayo 24, 2024

LA COLUMNA: Un Pejeloco en aprietos

Por José Cruz Delgado 
*LÓPEZ OBRADOR SÓLO DISTINGUE EL MAL.
*POR OMISIÓN, AMLO DEBE IR A PRISIÓN.
*LA SOCIEDAD CIVIL REBASÓ A LÓPEZ.
De verdad que causan risa las declaraciones del secretario de gobierno, Carlos Torres Piña y del líder de Morena, Juan Pablo Celis Silva, ya quedó claro que la 4-T fue frenada por la sociedad civil que no necesitó acarreados para demostrarle al Pejeloco que el verdadero pueblo está harto de sus locuras y ocurrencias, que se cansó de sus mentiras y ataques mediáticos.
Para ambos oscuros personajes fue un orgullo que, según ellos, miles de michoacanas y michoacanos “acudieran” a la movilización obligada al zócalo de la Ciudad de México, cuyo fin no fue celebrar el Aniversario de la Expropiación Petrolera, sino apoyar a su caudillo que está en decadencia por la rebelión de una sociedad que en febrero se alzó como un solo puño en contra de sus locuras y soberbia.
Fue un mitin electorero, vergonzoso, por el dispendio de recursos públicos para el acarreo, pagados en efectivo más su torta y el chesco.
Fue vergonzoso ver cientos de autobuses invadir el centro histórico con gente de casi todas las regiones del país que fueron a levantarle el ego al falso Mesías de nombre Andrés Manuel López Obrador, quien por cierto, no se le vio tan contento porque la plancha no fue llenada por sus súbditos.
Poco a poco se va quedando sólo y sabe que su fin está cerca y que será juzgado por las y los mexicanos como el peor presidente que haya tenido México, y porque sabe que si su partido pierde la presidencia corre el riesgo de ser juzgado y encarcelado por abuso de poder, omisión y hasta por crímenes de lesa humanidad, por eso utilizará todas las argucias legaloides y cueste lo que cueste, como lo hacen los dictadores, para que una de sus corcholatas gane la presidencia “a como dé lugar”, por eso su plan B de la reforma electoral y el apoderamiento del INE a través de sus incondicionales.
Efectivamente, fue un mitin indigno, vergonzoso cínico y descarado de fanáticos que no pudieron, al final, superar la concentración de ciudadanas y ciudadanos honestos, libres y espontáneos que marcharon el pasado 26 de febrero, que lastimaron la soberbia del falso Mesías cuatrotero y quiso cobrar venganza pero no le funcionó, el verdadero pueblo, los auténticos patriotas le dieron la espalda, ya no sólo sus chicharrones truenan.
Es un Pejeloco en aprietos.
La mente de Andrés Manuel López está podrida por el odio y la venganza, su mente enferma solo distingue el mal, y se siente dueño del poder absoluto, por eso su sed vengativa contra quien no están de acuerdo con él.

Artículos relacionados