domingo, mayo 26, 2024

LA COLUMNA: ¿En dónde está Jesús? ¿Por qué no da la cara a los priistas? ¿Acaso es cómplice del gandalla de ALITO?

Por José Cruz Delgado

*¿Por qué Jesús no informó a la militancia de que se pensaban reformar los estatutos? ¿No que la militancia es primero?

*consejeros políticos nacionales traicionaron a la militancia priista

*Que el CEN del PRI otorgue el poder a la militancia, que decida por sí misma quiénes serán sus candidatos-

*ALITO y Jesús Hernández mintieron al no informar de las pretensiones de reformar los estatutos.

Jesús Hernández Peña debe dar la cara a la militancia priistas de Michoacán, luego de que el Consejo Político Nacional del PRI modificara los estatutos sin el consenso de la militancia.

A los priistas les debe una explicación sobre el por qué ha guardado silencio ante esta infamia cometida por Alejandro Moreno Cárdenas.

Su silencio dice más que mil palabras, sí, se volvió cómplice de esta nueva canallada del CEN del PRI, luego que el Consejo Político Nacional le diera, con dichas modificaciones a los estatutos facultades plenipotenciarias a Moreno Cárdenas para designar candidatos a puestos de elección popular, burlándose una vez más de la militancia, que no tendrán otra opción, apechugar o rebelarse, aunque lo más seguro es lo último, ante un presidente soberbio, prepotente y timorato como Jesús Hernández Peña, de quien se esperaba más, por algo lo designaron presidente provisional en el PRI, por servil y antidemocrático.

Los priistas no merecen este tipo de líderes mediocres.

Seguramente que, llegado el tiempo de elegir candidatos, habrá una revuelta ante las imposiciones y hasta toma de Partido porque ya vislumbran el dedazo para los grupos y amigos de Moreno Cárdenas.

Que Hernández Peña saque la casta como lo presume y defienda los derechos de la militancia. Es una lástima en que se haya hecho mucho trabajo para lograr la unidad y que por malas decisiones del Consejo Político Nacional del CEN del PRI todo se vaya al traste, y más con un presidente timorato como Jesús Hernández Peña.

Aún es tiempo de rectificar, los verdaderos priistas no van a tolerar imposiciones de candidatos en Michoacán.

Al darle este tipo de facultades a Moreno Cárdenas, los beneficiarios serán los grupos políticos al interior del tricolor, pero los militantes valiosos serán desechados. Al tiempo.

Tienen razón quienes se han atrevido a cuestionar a Moreno Cárdenas al señalar que “ALITO está concentrando las decisiones”, “se otorgan poderes supremos al líder nacional”, “se busca imponer candidatos y alianzas”, “se erigió en el gran autócrata”, “pone al PRI al servicio de la 4T”.

Expresiones que una y otra vez repiten los auténticos priistas, los que sí quieren al tricolor, luego de que el Consejo Político Nacional del PRI aprobara reformas a los estatutos.

Bueno, pues para justificarse, Moreno Cárdenas tuvo la desfachatez de señalar que “se equivocan, eso no es lo que busca la decisión colegiada de los sectores que no solo ha tomado el Consejo Político Nacional del PRI, sino también los Consejos Políticos Estatales”.

El objetivo es justamente el contrario: evitar a toda costa que otros partidos y personajes políticos, ajenos a la militancia del PRI, influyan en decisiones que solo nos concierne a las y los priistas.

Quienes le han fallado al PRI, esos que son los campeones de las plurinominales que, desde las sombras de sus mansiones, en medio de sus privilegios y escondidos, pretenden dirigir por control remoto a detractores porque ellos no tienen credibilidad ni legitimidad para hablar con la militancia, les advertimos que el PRI no es moneda de cambio para lograr su impunidad y que tienen que responder por sus actos.

Bien, quiere tapar el sol con el dedo con estas aseveraciones, pero en realidad es todo lo contrario, ¿por qué no deja a las priistas las que busquen el mecanismo de elegir sus candidatos plurinominales y de mayoría?

¿No será que teme que la militancia tome el control del tricolor?

¿Basta de simulaciones señor ALITO!, ¡Basta de discursos falsos y demagógicos!

Que se otorgue el poder a la militancia y sea ella la que decida, esa es la demanda de siempre, que el CEN priista deje de tratarlos como niños.

Ya veremos cuando se elijan a los plurinominales y candidatos de representación popular quien es el campeón de la demagogia y la mentira señor ALITO, entonces la militancia la hará tragar sus palabras, al igual que a Jesús Hernández Preña por mentirosos.

Será el señor “dedo” quien decida las candidaturas y si no, al tiempo.

El priismo no debe permitir imposiciones.

Artículos relacionados