jueves, mayo 23, 2024

ISEGORÍA: La “izquierda” avanza

Sergio Gomez Montero*

Y me contó el amigo que en otro tiempo fue la poesía una indagación de su ser,

que fue la poesía un hermoso momento de su vida

R. G. Aguirre: “El poeta perdido”

De nueva cuenta, no podemos ver objetivamente el movimiento político del país, si, paralelamente, no observamos cómo políticamente se mueven el resto de países del planeta; particularmente los que, por su cercanía o por su influencia cercana, afectan el desarrollo de la Nación. De allí las dificultades de analizar objetivamente el desarrollo político, pues, del país.

Por ejemplo hoy. Se vuelve preciso ver todas las consecuencias que pueden desprenderse de dos voluntades internacionales que se hacen cada vez más patentes. Primero, los síntomas cada vez más evidentes de una debilidad creciente del sistema capitalista que, a nivel mundial, se ha visto seriamente conmovido, negativamente para él, por la llamada guerra comercial China vs Estados Unidos, llevada irracionalmente a cabo por el actual Presidente estadounidense en su afán de consolidarse como candidato de nueva cuenta a la presidencia de su país en el periodo próximo y que no la tiene nada fácil. A ello, hoy, habría que añadir las broncas de Gran Bretaña con el Brexit, que obligó a un acto autoritario por parte de la Corona, que puso en crisis no sólo a su país sino a toda la denominada democracia occidental y que ha conmovido de una manera brutal a todo el sistema social capitalista que se ampara bajo los principios de esa democracia.

La segunda voluntad aquí mencionada tiene que ver con el avance de la “izquierda” a nivel mundial, entendiendo por izquierda a una serie de gobiernos (peronistas unos, socialistas otros, otros sin denominación precisa y aliancistas) que desde Argentina, España, Italia, Portugal, un poco Francia, desde luego México y demás buscan, al interior de los sistemas políticos establecidos, trazar caminos que si bien no rompen con las reglas del capitalismo, sí buscan gobernar de manera diferente al neoliberalismo que dominó durante los años recientes la forma de hacer política a nivel mundial, hundiendo a esos países en la corrupción y en la impunidad y negándoles así cualquier oportunidad de mejora social.

Al entrar, pues, en crisis tanto en lo político como en lo económico el sistema capitalista mundial ha movido a los dos ejes no capitalistas a actuar de una manera más decisiva al margen del sistema que los tenía controlados: el capitalista, y es así que hoy, tanto Rusia como China son verdaderas palancas que impiden que el capitalismo actúe con la impunidad que lo hacía hasta años recientes, y de esta manera, poco a poco, esa impunidad que prevaleció durante tantos años comience a diluirse y eso pueda generar nuevas reglas, como la que hoy, dice el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, va a llevar a cabo: romper con el yugo del FMI para poder gobernar a su país sin ese peso heredado por el gobierno de Macri, que al acordar con el Fondo reglas que iban a ahogar al nuevo gobierno, le iban a impedir a éste salir del barranco económico en que lo va a dejar el gobierno neoliberal de Macri. Fuera el FMI, fuera el neoliberalismo.

El siguiente paso debe ser, por un lado, acelerar la crisis del capitalismo como sistema económico dominante. Eso por un lado. Por el otro, lograr unir las voluntades de los nuevos gobiernos “izquierdistas” para diseñar un futuro diferente para el planeta en su conjunto.

La utopía pareciera estar a nuestro alcance.

*Profesor jubilado de la UPN

gomeboka@yahoo.com.mx

Artículos relacionados