fbpx

Autor: Eduardo Zelayaran, Director General

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de abril (AlmomentoMX).- De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, la informalidad en México seguirá creciendo durante el 2018, un informe elaborado por esta organización reporta que el país contará con 15 millones de personas con empleo vulnerable, se pronostica un aumento de 200 mil personas con respecto al año pasado.

Datos del INEGI muestran que la informalidad en México alcanza el 60% de la población económicamente activa, cifra que puede elevarse si se considera la tasa de la informalidad laboral que incluye a aquellos profesionistas que trabajan en empresas pero no cuentan con seguridad social y la tasa de ocupación en el sector informal que comprende a quienes trabajan en entidades no registradas como empresas y que funcionan a partir de recursos independientes.

Estas cifras revelan que la mayor parte de la población se encuentra en una situación vulnerable directa o indirectamente. La falta de un empleo formal implica que las personas no gocen de los beneficios de un trabajo estable como las prestaciones, derechos laborales y seguridad social.

El trabajo en condiciones de informalidad es un problema persistente en el país, su reducción es fundamental para disminuir la desigualdad y la exclusión social; para lograrlo se necesita generar acciones de formalización de empleo que produzcan resultados sostenibles. En el ámbito empresarial, desarrollar medidas orientadas a simplificar el cumplimiento de obligaciones tributarias y laborales permite lograr avances en la detención de la informalidad.

Por otra parte, el desarrollo de una institución que proteja a los profesionistas ante el desempleo es clave en la implementación de iniciativas que ayuden a reducir el impacto de la informalidad en la economía. Entre las consecuencias de la informalidad laboral destacan:

Afectación en la competitividad del país a escala global.

Limita el crecimiento económico.

Afecta la igualdad de oportunidades.

Una empresa con esquemas de trabajo informal es menos productiva que una organización formal.

La falta de oportunidades y los empleos mal remunerados contribuyen a la escasez de talento en las empresas y elevan la rotación de personal.

El porcentaje de personas en situación de vulnerabilidad en México es elevado, una de las situaciones más alarmantes es la falta de acceso a servicios de salud, esto no sólo afecta al trabajador sino a su familia.

Por último, a pesar de los esfuerzos por reducir el número de personas en estas condiciones, el bajo dinamismo económico y la falta de reformas estructurales en sectores estratégicos hacen que la informalidad junto con la migración sean alternativas para quienes no han podido encontrar una fuente de ingresos estable.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios