fbpx

Parece que en el IMSS dirigido por Zoé Robledo la lucha contra la corrupción no se ha implementado del todo. La empresa DCI Consulting fue elegida para proveer con cursos de inglés a personal del IMSS, a pesar de que DCI Consulting incumplió al menos con doce de los requerimientos exigidos en la convocatoria de licitación. El contrato le otorgará a esta empresa hasta 3 millones 480 mil pesos.

Dicha empresa está asentada en un departamento habitacional en la Colonia Narvarte, no tiene página de internet ni plataforma propia. Tampoco pudo acreditar que tenía personal calificado y, además, entregó una constancia falsa de no adeudo de impuestos. Nada de esto fue un obstáculo para ganar una licitación para ofrecer cursos en inglés a doctores del IMSS.

El contrato le otorgará a esta empresa hasta 3 millones 480 mil pesos, sin embargo se trata de una firma que no cuenta con acreditación oficial de la SEP, que nunca ha dado cursos de inglés a una escala como la que establece esta convocatoria, 5 mil personas simultáneamente. No puede demostrar que cuenta con al menos 10 personas para realizar las labores de asesoría, tutoría y solución de dudas. Además de cursos en inglés, DCI Consulting ofrece venta de equipo médico, asesoría a legisladores y una carta de servicios a la medida. En el año 2019 fue un proveedor activo de once dependencias del Gobierno Federal.

El fallo fue dado a conocer el viernes 22 de mayo. Trascendió que cuatro días antes, DCI había sido descartada por no cumplir con todos los requisitos, pero fue reinstalada para luego emerger como el ganador del proceso. El fallo LA-050GYR019-R82-2020 dice que DCI Consulting cumplió con la evaluación técnica, pero carece de una plataforma propia, tal y como establecen las bases de la licitación. Paras suplir esa carencia, la empresa utiliza una plataforma llamada Moodle que es de código abierto y puede ser utilizada por cualquier persona que abra la página https://moodle.org. Esta plataforma es adecuada para trabajar a pequeña escala, pero no ofrece garantías cuando se trata de ofrecer cursos a 5,000 personas de forma simultánea. La protección de los datos personales de miles de médicos y enfermeras que tomarían el curso no está garantizada.

Comentarios

comentarios