Imperan narcotráfico y corrupción en el Pueblo Mágico de Bacalar

197

BACALAR, QUINTANA ROO, 8 de diciembre (AlmomentoMX).-.- Ejecuciones, narcomenudeo, tráfico de estupefacientes, corrupción e impunidad han marcado la desatinada administración de Alexander Zetina Aguiluz, quien en su segunda etapa como presidente municipal mantiene la misma mística de trabajo interno: Realizar negocios en su favor, por lo que tiene abandonado el municipio y a sus ciudadanos, quienes ahora sufren de inseguridad y narcotráfico.

La historia se comenzó a repetir el 1 de octubre de 2018. Exactamente, al momento de tomar posesión para su segundo mandato. Y sus primeros meses han sido coronados con la violencia: La delincuencia ha aumentado a pasos agigantados.

Acciones que las propias autoridades han querido tapar, pero que por la relevancia y magnitud del tinte rojo que ha tenido el “Pueblo Mágico” han sido imposibles, haciendo que el municipio salga a relucir como otro de los municipios violentos.

Antes de finalizar 2018 se registraron un total de 15 ejecuciones que estuvieron relacionadas con el narcotráfico, las principales según las autoridades, ajuste de cuestas…

Las comunidades, desde 2018, comenzaron a ser invadidas por grupos delictivos y personajes ligados al servicio del crimen organizado, presencia denunciada en su momento por Sol Quintana Roo y por los mismos pobladores que fueron ignorados por las autoridades municipales, en especial por su presidente Alexander Zetina Aguiluz, quien navega en la corrupción y el robo de terrenos.

Luego de salir a la luz pública dichos acontecimientos, de un día para otro empezaron a aparecer decenas de sujetos con camionetas por diversas zonas del municipio de Bacalar.

Casualmente transitando por carreteras municipales que comunican a Río Verde con la capital del Estado y la frontera con Belice. Así como por los rumbos de El Cedral, Reforma, Flor de Mayo, entre otras comunidades, y muy en especial en su cabecera, Bacalar.

En este último sitio fueron descubiertas aeronaves que las autoridades dieron a conocer como “narco-avionetas”.

Unas colisionadas, otras incineradas, y la última cayó cargada con 1.2 toneladas de cocaína que fue asegurada por el Ejército.

En este último hecho, el piloto murió y el copiloto quedó gravemente herido y fue atendido en el Hospital General de Chetumal, de donde posteriormente, fue trasladado al Hospital General de Cancún.

En ambas ocasiones estuvo fuertemente custodiado, debido a que salió el rumor que podría ser rescatado por el crimen organizado, porque no era empleado, sino uno de los patrones y empleado hace más de dos décadas del Patrón del Mal: Pablo Emilio Escobar Gaviria. Ambos colombianos, pero con residencia al parecer en Playa del Carmen, municipio de Solidaridad.

Los límites de los municipios de Othón P. Blanco y Bacalar se han convertido en el punto de encuentro de los narcotraficantes. Donde las narcopistas se improvisan en las mismas carreteras rurales o municipales, como demuestra la investigación hecha por este medio.

En 2018, cabe recordar que cayó una aeronave que dejó como saldo a tres pilotos calcinados, cuerpos que aparentemente fueron rescatados y luego abandonados cerca de la comunidad de Tres Garantías.

También una avioneta que sobrevoló el norte de Belice aterrizó en el aeropuerto de Chetumal. Esta fue abandonada con una carga de al menos dos toneladas de cocaína. Todo el sobrevuelo fue hecho sobre Bacalar.

El gobierno municipal de Alexander Zetina Aguiluz ha estado marcado por la corrupción interna de su administración, pero sobre todo, porque los grupos delictivos o crimen organizado se han apoderado de su municipio.

En tres años, la tranquilidad se ha perdido totalmente. Andar en la cabecera municipal o en su zona turística no es seguro, y qué decir de sus comunidades que han sido tomadas como trinchera o bastión del narcotráfico.

Bacalar se ha convertido en el bastión de varios grupos delictivos, entre los cuales destacan el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cártel de Sinaloa, los Zetas, Cártel de “Los Rojos”, que últimamente llegaron con la intención de obtener no sólo la plaza, sino el control de Quintana Roo.

De acuerdo con información obtenida por Sol Quintana Roo han sido denunciadas en varias ocasiones, por comuneros, ciudadanos y hasta los mismos agentes policiales municipales sobre el caso.

Siendo ignorados, por segunda ocasión, sus dichos por la Comuna y muy en especial por el presidente municipal Alexander Zetina Aguiluez, quien en su momento había dicho que ese problema es de las autoridades federales.

Luego de la incautación de la aeronave DH125, que estaba cargada con 1.2 kilogramos de cocaína, quedó demostrado que la nueva ruta en el sur de México es Bacalar y Othón P. Blanco, y que el gobierno municipal de Bacalar no tiene algún interés por disminuir la violencia, corrupción y narcotráfico.

 

INICIÓ LA CORRUPCIÓN

 

Para no variar, la corrupción llegó justo en ese momento. La ambición cegó por completo a las autoridades municipales y la fuga económica creció a cifras inmensurables.

Todo lo anterior se agudizó luego de que, en 2018, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), denunció que el alcalde los había dejado fuera de las licitaciones de las obras públicas municipales.

Dicho acto, Sol Quintana Roo lo dio a conocer en su momento, publicó y exhibió los contratos a modo que entregó a sus amigos y prestanombres. Incluso, pagó más de un millón de pesos para colocar señales de tránsito.

El sector empresarial puso el dedo sobre la llaga y destapó la cloaca de corrupción que ha mantenido, con un perfil bajo, el Presidente municipal quien desde su llegada a Bacalar ha desviado millones de pesos en su favor de recursos públicos municipales, apoyos estatales y rubros federales.

Una de las obras denunciadas fueron el Andador Peatonal de la calle 36, en la cual se invirtieron un millón 311 mil 517 pesos de recursos federales; todo hecho con la complicidad de Juan Borges Chim, su tesorero; y Geraldine Vázquez Cano, su coordinadora de control Normativo.

El desvío de recursos y la atención puesta en el Ayuntamiento para poder maquillar, saquear y corromper a quien haya que comprar dieron como resultado que el municipio quede abandonado y a la diestra del narcotráfico, que aprovechó la oportunidad para asentarse y construir su trinchera en Bacalar.

El mal gobierno da como resultado que hoy en Bacalar impere la corrupción y el narcotráfico. Que sus carreteras no sean seguras y hasta se hagan, construyan o reparen de manera amplia y lisa, lo que le da la oportunidad a la delincuencia organizada de hasta tener pistas clandestinas.

Es tan grave la situación que el pasado 26 de abril aparecieron un par de mantas, al puro estilo narco, en contra del Presidente Municipal y en las cuales le señalan: “Pinche presidente Alex Cetina de mierda me estás jugando chueco. Me pediste 20 millones de pesos para que me entregues los predios que me vendiste según como terrenos nacionales. Ya lo investigué y tienen dueños. Ahora no me contestas culero necesito mi dinero de vuelta. Por puto y corrupto tu cabeza en juego junto con la de tu familia. Culero”.

Gracias a esa advertencia, hoy anda con policías de escoltas. Poniendo el personal policiaco como carne de cañón.

 

SOL QUINTANA ROO YA LO HABÍA DENUNCIADO

 

Como se recordará, este medio informativo dio a conocer estos actos, así como también que Bacalar iba a continuar bajo el yugo de la mediocridad y falta de atención, debido a que seguiría gobernado Zetina Aguiluz, quien durante su primer periodo como presidente municipal realizó compras y contratos en los cuales fueron inflados sus costos hasta en un 250 por ciento.

Sol Quintana Roo investigó la gestión del primer edil bacalarense y obtuvo documentos que prueban el dicho, como es el caso de la adquisición de señalamiento de tránsito para la cabecera municipal, para la cual se pagó la cantidad de 600 mil pesos a la empresa UEM Tactical S.A. de C.V.

Dicha empresa que se dedica a la venta de utensilios policíacos y de seguridad fue la que obtuvo la licitud, y misma que otorgó el servicio al municipio más pobre de Quintana Roo.

Haciendo a un lado a los micro y pequeños empresarios de su municipio, la administración de Manuel Alexander Zetina Aguiluz contrató a una empresa fuereña, a la cual le pagó hasta 250 por ciento más por el de un señalamiento común y corriente de tránsito.

Este medio informativo se dio a la tarea de preguntarle a herreros de la zona de Bacalar por cuánto hacían un trabajo similar, teniendo como resultado que un señalamiento de tránsito idéntico al que está en las calles, con la misma pintura y todo, tiene un costo de alrededor de 600 pesos.

Mientras que el presidente municipal, de acuerdo con el contrato No. MB-OM-ADQ-REC.FISM-001-2017, pagó mil 421.33 pesos por cada señal de tránsito de 61 por 61 centímetros hecho con lámina calibre 16 que incluye poste de PTR.

La empresa UEM Tactical S.A. de C.V., es especialista en la venta de utensilios policíacos y de seguridad y fue la que obtuvo la licitud y otorgó el servicio al municipio más pobre de Quintana Roo.

Zetina Aguiluz realizó firmó el contrato de adquisiciones No. MB-OM-ADQ-REC.FISM-001-2017 con Carlos René Arévalo Machorro, representante legal de la empresa UEM Tactical, especializada en la venta de equipamiento, accesorios y cursos de adiestramiento certificados, así como equipo de anti-motín, uniformes para policías estatales.

Sol Quintana Roo exhibe el contrato realizado por el presidente municipal, quien hasta el momento no ha podido sacar adelante al municipio que cuenta con la mayor pobreza en todo Quintana Roo.

 

¡AL MEJOR POSTOR!

 

El presidente municipal de Bacalar, Alexander Zetina Aguiluz, en complicidad con autoridades municipales de otros municipios, y hasta del gobierno del cambio, entrega obra pública a empresas “amigas” o que son propiedad de funcionarios públicos y/o regidores de otras localidades de Quintana Roo.

El ayuntamiento de Bacalar en beneficio propio entrega la obra pública al mejor postor y en lo que va de este 2018 ha hecho una inversión superior a los 34 millones de pesos, recursos provenientes del FISM y de PDR Proyectos de Desarrollo Regional (A), dejando cada vez más pobre e indefenso al municipio.

Sol Quintana Roo, de nueva cuenta, exhibe documento oficial que comprueba cómo el Ayuntamiento de Bacalar y su presidente municipal, Alexander Zetina Aguiluz, realiza un tráfico de influencias, y hasta nepotismo, en el gasto público municipal.

En este 2018, el gobierno municipal le ha entregado a sus “proveedores” millones de pesos del erario público para obras insatisfactorias, tal y como por enésima ocasión este medio en línea lo detalla y da conocimiento de las empresas “justificadas”.

Entre las obras cedidas destacan: La Construcción de Pavimento en calles del municipio de Bacalar, en la cual el Ayuntamiento local contrató a Terracerías y Construcciones Crisol S.A. de C.V., a quien le pagó 9 millones 841 mil 659.61 pesos, recursos obtenidos de PDR Proyectos de Desarrollo Regional (A) 2018, para su realización.

La construcción de terracerías en calles en la ciudad de Bacalar, el Ayuntamiento contrató a la empresa Terracerías y Construcciones Crisol S.A. de C.V, a quien le pagó un monto de 3 millones 816 mil 377.33 pesos, con recursos del FISM, para su ejecución.

Asimismo, el gobierno de Alexander Zetina Aguiluz contrató a Miguel Ángel Sandoval Cárdenas para la elaboración del Programa Municipal de Vivienda y Construcción de Pisos Firmes Ruta 1, a quien se le pagó la cantidad de 2 millones 594 mil 269.11 pesos, provenientes del FISM.

También para la elaboración del programa municipal de vivienda y construcción de baños con Biodigestor Ruta 1 se contrató a Evo HD Constructora S.R.L. de C.V., a quien con recursos del FISM se le pagó 2 millones 153 mil 908.17 pesos.

Para el Programa Municipal de Vivienda y Construcción de Cuarto de Dormitorio Ruta 1, el gobierno de Bacalar erogó 3 millones 274 mil 815.14 pesos, recursos provenientes del FISM, que le fueron pagados a Eduardo Eligio Magaña Cárdenas.

Para la rehabilitación del alumbrado público de la avenida 19 etapa 2, en Bacalar, el Ayuntamiento contrató también a Terracerías y Construcciones Crisol S.A. de C.V. por la cantidad de 999 mil 467.87 pesos con recursos proveniente del Fortamun.

Para la rehabilitación de los comedores comunitarios en las localidades de Manuel Ávila Camacho y San Fernando, el Ayuntamiento de Bacalar contrató a la integradora de Construcciones Civiles y Viales S.A. de C.V., por 1 millón 757 mil 632.98 pesos. Recursos del FISM.

En relación a la construcción de los comedores comunitarios de la comunidad de Francisco Villa y de Otilio Montaño se contrató a la empresa Patesa S.R.L. de C.V. 1 millón 756 mil 194.14 pesos provenientes de FISM.

Para la Construcción del comedor comunitario en la localidad de El Cedralito, Alexander Zetina Aguiluz contrató a Edwis Martín Acosta Huchin, a quien se le pagó 878 mil 932.63 pesos recursos procedentes del FISM.

En cuanto a la construcción de domo deportivo y cancha de usos múltiples en Guadalupe Victoria, “construidas” con recursos del Fortamun, el gobierno de Bacalar contrató a Aceros y Perfiles del Caribe S.A. de C.V., a quien se le pagaron 2 millones 298 mil 143.77 pesos.

Para la construcción de cancha de usos múltiples y domo deportivo en la localidad Margarita Maza de Juárez, con recursos de PDR Proyectos de Desarrollo Regional (A) 2018, se contrató a Riflo Construcciones S. de R.L. de C.V., a quien se le pagó 2 millones 270 mil 194.14.

En la construcción de cancha de usos múltiples y domo deportivo en la localidad de Lázaro Cárdenas del Río Tercero, con recursos de PDR Proyectos de Desarrollo Regional (A) 2018 se contrató a Aceros y Perfiles del Caribe S.A. de C.V. a quien se le pagó 2 millones 268 mil 353.75 pesos.

En relación a la construcción de cancha de usos múltiples y domo deportivo en la localidad de Tierra Negra, con recursos de PDR Proyectos de Desarrollo Regional (A) 2018, se contrató a Sack Construcciones Maquinarias S.A. de C.V. a quien se le pagó 2 millones 253 mil 742.61 pesos.

Para esclarecer todas las dudas, habidas y por haber, las autoridades federales, estatales, y hasta municipales de todo el Estado, deberían de realizar una investigación a fondo sobre el caso, así como investigar quiénes son los dueños y/o representantes de las empresas que se han sido contratadas, y que, en varias ocasiones resultan propiedad de empresarios ligados a diversos gobiernos.

¿Dónde están las autoridades que no investigan a Alexander Zetina Aguiluz y a su grupo burocrático delictivo? Hay que mirar hacia Bacalar…

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios