fbpx

*El titular del Instituto entregó la obra a la empresa Villacosta S.A. de C.V., representada por José Manuel Acosta Tejada, de quien se dijo en su momento tenía nexos directos con el rector Ángel Ezequiel Rivero Palomo

*Se pagaron 363 mil 770.9 pesos por cada uno de los 34 días naturales de trabajo -comprendidos del 25 de noviembre al 28 de diciembre del año próximo pasado- que según realizaron la obra de la cual nadie sabe nada

CHETUMAL, Q.R.- El Instituto de Infraestructura Física Educativa del Estado (Ifeqroo) no ha cambiado su fórmula para complacer a las empresas ligadas a las “normas” legales requeridas por su titular Abraham Rodríguez Herrera, quien en 2019 no sólo atendió las necesidades de la oficina, sino que además firmó contratos que supuestamente beneficiaron a los proveedores ligados a él y a la Universidad de Quintana Roo (Uqroo).

De acuerdo con la Licitación Pública Nacional No. LOPE-IFEQROO-FAM-128-2019 pagó en los dos últimos meses de 2019 la cantidad de 12 millones 368 mil 211.55 pesos para la continuación de la biblioteca de la Uqroo-Playa del Carmen.

De acuerdo con Sol Quintana Roo, el titular del Instituto entregó la obra a la empresa Villacosta S.A. de C.V., representada por José Manuel Acosta Tejada, de quien se dijo en su momento tenía nexos directos con el rector Ángel Ezequiel Rivero Palomo y quien establece su domicilio en la calle 13 Sur S/N Col. Maravilla C.P. 77660 en la ciudad de Cozumel, Quintana Roo; asimismo, cuenta con otra dirección en la ciudad de Mérida.

Como se recordará, en años pasados el entonces rector de la Uqroo -Rivero Palomo- informó que sería concretadas la apertura de la biblioteca del campus Playa del Carmen de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), eso luego de siete años de retraso, más lo que faltan. En ese momento, Rivero Palomo recordó que las obras de la biblioteca iniciaron en 2007 con el edificio principal.

Para ello, Abraham Rodríguez Herrera pagó para la conclusión de la obra en 2019 la cantidad de 363 mil 770.9 pesos por cada uno de los 34 días naturales de trabajo -comprendidos del 25 de noviembre al 28 de diciembre del año próximo pasado- que según realizaron la obra de la cual nadie sabe nada.

Es decir, por siete años la obra estuvo paralizada y hasta la llegada de Rivero Palomo se comenzó a gestionar de nuevo su realización y se planteó el proyecto para que sea una biblioteca con repositorio digital y de acceso a meta bases de datos.

En 2017 se hizo la primera inversión que fue de alrededor de 39 millones de pesos y se aplicaron 15 millones de pesos para concluir el proyecto, el cual hasta el momento sigue absorbiendo carretillas de dinero.

De acuerdo con la segunda cláusula del contrato, el monto contratado fue de 10 millones 662 mil 251.34 pesos más el Impuesto al Valor Agregado (IVA), de 1 millón 705 mil 960.21 pesos.

De igual manera, se deja en claro en la séptima cláusula que el Instituto puso a disposición del encargado de la obra con antelación a la fecha pactada (último día del pactado en la obra) para el inicio de los trabajos objeto del presente contrato, los importes y anticipos por el 30 por ciento del total, siendo éste 3 millones 198 mil 675.40 pesos más el Impuesto al Valor Agregado de 511 mil 788.06 pesos, por lo que se entregó antes de iniciar la obra la cantidad de 3 millones 710 mil 463.46 pesos.

También hay que dejar en claro qué en la décima cláusula se deja en claro que se pueden modificar de los planos, especificaciones y programas. Por eso, la materia de este contrato, mediante comunicado escrito al representante del contratista.

Asimismo, las modificaciones se consideran incorporadas al texto del contrato y por lo tanto serán obligatorias para ambas partes y es por eso que el “EL CONTRATISTA” por ningún motivo procederá a la ejecución de trabajo que no estén contemplados en el catálogo de conceptos, hasta en tanto se autoricen las modificaciones y se asienten en bitácora la orden de ejecución correspondiente.

Por lo anterior, cuando se trate de cambios, modificaciones, ajustes o adiciones al proyecto de construcción de obra, en los cuales se ocupen recursos derivados de saldos no utilizados o ahorros presupuestales será necesaria la revisión y autorización de la Dirección de Planeación del Instituto siendo ésta, la única facultada para aprobar la aplicación y el destino de dichos recursos.
AM.MX/fm

Comentarios

comentarios