lunes, mayo 20, 2024

Hipótesis sobre la historia purhépecha

Luis Alberto García / Comachuén, Michoacán

*El pueblo del misterio de J.-M. Gustave Le Clézio.
* Es complejo y difícil conocer su historia remota.
* Etnia indígena enigmática del occidente de México.
* Los argumentos de don Jesús Avilés García, cronista.
* Existen estudios profundos y serios sobre su pasado.
* Pero no hay evidencias sólidas de su llegada a Michoacán.

“Los purhépechas son el pueblo del misterio”, escribió en 1984 un estudioso de las dimensiones de Jean-Marie Gustave Le Clézio, novelista francés galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2008, alumno de Luis González y González en El Colegio de Michoacán en la década de 1970.
¿Cuándo surgieron los purhépechas? Es la primera pregunta que hacemos al entrevistado que tenemos enfrente, sentado en un sillón ancho y con una muralla de libros de historia a sus espaldas, de los cuales, como autodidacta, absorbió conocimientos que comparte y se agradecen.
Don Jesús Avilés García, cronista de Comachuén, expone que de entrada y por lo pronto, existen diversas hipótesis sobre el origen de los purhépechas, sin que se haya llegado a una evidencia sólida, y entre las más importantes están las siguientes:
“Son parte de un movimiento migratorio que, se presume, vino de América del sur a través de la costa del Océano Pacífico. Posteriormente migrarían al interior, a la región de Michoacán, a través de la desembocadura del río Balsas, nombre que le pusieron los españoles”.
Dice que también se ha argumentado que su origen se sitúa en el noroeste de Asia: “Seguramente estas tribus errantes cruzaron el estrecho de Bering, para después dispersarse por todo el continente, según la teoría más conocida y hasta aceptada”.
Se le comenta al estudioso -con su esposa, doña Adela, escuchando atenta-, que la arqueología parece hacer inclinar la balanza hacia la primera hipótesis, ya que existen similitudes de cultura material y de lengua con pueblos de Sudamérica…
“Hay la salvedad no obstante, de que todavía no existen estudios que demuestren este punto de forma definitiva -responde con seguridad- pues el origen los purhépechas nos lleva a la cuestión inicial: ¿Cómo llegaron a Michoacán?
Una vez descrito su origen desde un punto de vista histórico y arqueológico, es interesante comentarlo desde la visión de la historia oral, la que narran el doctor Gabriel García Romero y él, su sobrino, cronista de Comachuén, población rodeada por bosques de pinos, tranquila y transparente.
Don Jesús Avilés García es hijo de doña Josefa García Romero, nacida y radicada en Nahuatzen hasta sus últimos días, hermana del doctor Gabriel, antiguo propietario de tierras de temporal en los llanos de Nahuatzen y Sevina, heredadas a sus hijos, médicos, dos de ellos emigrados a la capital del país años atrás.
Resucitada por el señor Avilés como si fuese un cuento, mito o leyenda, esta historia oral se sabe que fue documentada por fray Jerónimo de Alcalá en el siglo XVI, en el libro incompleto de la Relación de Michoacán prologado e interpretado por Gustave Le Clézio, que trata sobre personajes, ceremonias, ritos, de poblaciones y la gobernación de los indios de la provincia de Mechuacan.
Patriarca de Comachuén, respaldado en sus conocimientos librescos por doña Adela y sus hijos Martha y Gildardo, don Jesús asegura que, según se establece en ese libro, la tradición oral anotaba que, un grupo nómada llegó a la zona lacustre, cerca de Zacapu, en el siglo XII.
“Se hacían llamar chichimecas, practicantes de una economía rudimentaria basada en la caza y la recolección y con tendencias guerreras, y es que, cuando llegaron a Zacapu, entraron en contacto con grupos sedentarios de la región, que a su vez practicaban una economía agrícola apenas desarrollada; pero, inteligentemente, ambos llegaron a una alianza mediante matrimonios entre sus dirigentes”.
Sin embargo, narra Avilés, esta alianza se rompió poco después, cuando los chichimecas continuaron con su migración hacia otras regiones y, como se dijo, tomar contacto con otras poblaciones sedentarias, como las islas los alrededores del lago de Pátzcuaro.
En una de ellas, Jarácuaro o Xarácuaro, nacieron los antepasados de Tariácuri, el rey, cazonci e irecha de un imperio cuyos orígenes son un misterio como apuntó Le Clézio; pero que dejó memorias el pasado que aún prevalecen.

Artículos relacionados