martes, junio 18, 2024

EN REDONDO: Apología del delito en la Televisión y Radio

Por: Mario Ruiz Redondo

 

Diversas investigaciones de especialistas en el tema, concluyen que el grupo musical sinaloense “Los Tigres del Norte”, de los hermanos Angulo, “constituye el mejor ejemplo de la apología del crimen organizado, que hoy después de 49 años de trayectoria le ha permitido vender 32 millones de copias, de grabaciones de más de 700 canciones dedicadas a las bandas y líderes del narcotráfico en México”.

Ellos no comparten esta afirmación y argumentan que su trabajo se reduce a “contar las historias del pueblo desde el pueblo, por lo que ellos mismos son la voz del pueblo”.

Han sido los gobiernos de su estado natal, desde Francisco Labastida Ochoa y el más reciente Mario López Váldez, los que más han intentado frenarlos, al prohibir en la radio y lugares públicos la presentación y difusión de sus canciones, provocando una mayor demanda de discos “piratas” de sus narco corridos en la entidad y fuera de ella.

Su fama es absoluta y tiene su origen en Estados Unidos, a donde emigran de su natal Mocorito, en 1968, la cual les ha permitido ser nominados  al Premio Grammy,  acumulando a partir de 1987 hasta 2016, siete Latinos e igual número de Americanos, además de recibir por sus altas ventas 140 discos de platino; 135 de oro y uno de diamante, con lo cual dan constancia que el enaltecimiento de la delincuencia organizada en México, es también todo un éxito como negocio musical en el país, Estados Unidos y otras latitudes.

Su vida musical exitosa les ha llevado a ser homenajeados en Los Angeles, California, con una Estrella que lleva su nombre en el Paseo de la Fama en Hollywood, como reconocimiento a su trayectoria en el mundo de la “Música Regional Mexicana”, que inicia en 1971 con “Camelia La Tejana” y “Contrabando y Traición”,  en 1971; “La Banda del Carro Rojo”, en 1973; “La Jaula de Oro”, en 1986; “Jefe de Jefes”, “La Reina del Sur”, en 2002; “La Granja”, que fue prohibida por el presidente Vicente Fox Quesada durante el sexenio 2000-2006.

Una investigación conjunta de los periodistas Bibiana Belsasso y Jorge Fernández Menéndez, para el programa Todo Personal, realizado en la ciudad de México, revelaría que la canción “Jefe de Jefes”, que Los Tigres del Norte convertirían en un super éxito, “fue compuesta para  Amado Carrillo, conocido como “El Señor de los Cielos”, evidenciando la relación entre grupos musicales, cantantes famosos y jefes del narcotráfico mexicano”.

Se sabría, que “hasta 50 mil dólares puede pagar un narcotraficante porque le compongan un corrido con el tema de su preferencia. Miles de historias se componen y difunden diariamente, cantando la vida y la muerte de narcotraficantes y delincuentes. Por los narcocorridos se hace dinero, se cimentan famas pero también se mata y se muere.

“Y con la consolidación de los grupos del narcotráfico, cada uno de los grandes cárteles fue adoptando un intérprete como su preferido, generalmente porque eran oriundos de su zona de influencia. Y en el otro extremo de la frontera estaban los Tucanes de Tijuana, preferidos del Cártel de Los Arellano Félix, quienes compusieron “El papá de los Pollitos”.

Negocios son negocios y a los integrantes de “Los Tigres del Norte”, no les ha importado pagar multas por cantar sus temas que no son bien vistos por la autoridad, como ocurriría el pasado domingo 21 de mayo, durante su presentación en el Palenque de la Feria de Santa Rita, Chihuahua, donde a pesar de la prohibición de la Alcaldía, interpretaron tres de sus más populares canciones dedicadas a la delincuencia organizada, “Contrabando y Traición”, “La Banda del Carro Rojo” y “Jefe de Jefes”.

Al concluir el show, ya los estaban esperando los inspectores de espectáculos del ayuntamiento municipal, para notificarles que por desacato, habían sido sancionados con una multa de 500 mil pesos, mientras procedían a la clausura del Palenque.

La alcaldesa María Eugenia Campos Galván, sustentó la acción legal, al declarar que, “No podemos hacerle reverencia y venerar a la apología del delito, no podemos por un lado estar cuidando la ciudad con tecnología, con policías, con materiales, con herramientas, y por otro lado a la hora de la fiesta estar hablando de ellos, de forma pues venerándolos.

“El horno no está para bollos. No estamos precisamente pues, quejándonos de la inseguridad, de las adicciones, de la drogadicción y no podemos ver como aspiracional, a esta gente que se cuenta en los narcocorridos”.

Chihuahua no es la única entidad donde sus gobiernos tienen guerra declarada a este tipo de género musical. Sinaloa lo hizo con Francisco Labastida Ochoa, siendo gobernador de 1986 a 1994. Todavía Mario López Valdez (2011-2016), en su primer año de gobierno decretó la prohibición de los narcocorridos en la entidad, acción que sufriría un revés en 2013, al dictaminar la Suprema Corte de Justicia de la Nación, su improcedencia.

Una aceptación generalizada entre la población de las canciones dedicadas a los miembros sobresalientes de la delincuencia organizada, que en los últimos siete años ha adquirido igualmente relevancia en la televisión mexicana (Televisa y TVAzteca, y de idioma español en los Estados Unidos Telemundo y Univisión).

Hoy, Televisa mantiene al aire en horario estelar, la telenovela “La Piloto”, protagonizada por la cubana Livia Brito (Yolanda), que trata el tema del narcotráfico y sus vínculos con funcionarios de gobierno, militares y de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), manteniendo un liderazgo absoluto en la preferencia del televidente nacional.

Sinopsis de la empresa dirigida por Emilio Azcárraga en la que en ningún momento se menciona la palabra narcotráfico, pese a ser su tema principal, estableciendo que se trata de una “Historia basada en hechos de la vida real. Cuenta la vida de una mujer joven que va descubriendo hasta dónde es capaz de llegar con tal de lograr su gran sueño: el de ser piloto de aviación.

“El asesinato de su padre la marcó, dándole el impulso para cumplir su obsesión. Su primer contacto con el mundo de la aviación fue ser azafata, luchando contra todos los obstáculos de un mundo masculino. Yolanda conoce a John, piloto experimentado y jefe de una organización de tráfico aéreo, quien le enseña a pilotear avionetas, y de quien se enamora, Pero aparece en el camino un agente de la DEA, cayendo así en un triángulo amoroso que colocará a Yolanda en medio del conflicto”.

Y remata Televisa en su página de internet, que es un “Melodrama con tintes de acción y temáticas de actualidad”, dentro del género Telenovelas, creación de Jorge Hiller, con locaciones en México y Estados Unidos, aunque la trama se desarrolla en la pantalla en Colombia, teniendo como productor ejecutivo a Patricio Wills. Todo bajo la responsabilidad de “W Studios”, como empresa productora.

Pero hasta ahora, la telenovela de mayor éxito y más cara en su producción en la historia de la televisión mundial, con el manejo central de las actividades del crimen organizado internacional, ha sido “La Reina” del Sur, con Kate del Castillo Teresa Mendoza, con un costo superior a los 10 millones de dólares, producida por la estadounidense Telemundo, que en México Televisa difundió por su canal 9 (Galavisión), que sin ser el principal, atrajo mayor audiencia nocturna estelar que el canal 2.

La serie televisiva de 84 capítulos de 40 minutos cada uno, está basada en la novela del mismo nombre, del español Arturo Pérez-Reverte, adaptada por Valentina Párraga y Roberto Stopello, en la que participó como socio RTI Colombia Producciones.

Transmisión de gran impacto en los Estados Unidos, que mantendría la atención de los televidentes, desde su inicio el 28 de febrero de 2011 hasta mayo de ese mismo año, con rating por encima de televisoras desde Univisión de Televisa, hasta las estadounidenses ABC y CBS.

Lo interesante actualmente, en cuanto a “La Piloto” de Televisa y “La Reina del Sur”, de Telemundo, ambas contrataron al mismo productor Patricio Wills, para su realización, que por supuesto no tiene comparación con la estadounidense que fue grabada un 90 por ciento en España y el resto en México, Colombia, Marruecos y Estados Unidos, que por cierto tendrá una segunda temporada en 2018, llevando como estelar nuevamente a la mexicana Kate del Castillo en el papel de Teresa Mendoza.

Toda una historia con tintes que involucran actividades del  narcotráfico a partir de Sinaloa, de donde huye “Teresa Mendoza” hacia España, protegida por el capo local (Humberto Zurita), no sin antes intentar asesinarla, quien al final de la historia siendo senador, su intención de ser presidente del país, es frustrada por la misma protagonista, que en España ha adquirido poder económico y político, al convertirse en una de las principales traficantes de estupefacientes desde Marruecos.

Grabación durante cinco meses, a partir de junio de 2010, en locaciones colombianas de Bogotá y Cartagena de Indias, que se continuaron a finales de noviembre en Melilla, España, al norte de Africa, hasta diciembre y para enero de 2011, durante una semana, el fin de la serie en México. Aún con el poco tiempo en territorio mexicano, la historia central se ubica en este país, ubicando a Sinaloa.

Las cifras de audiencia reportadas por Telemundo en la primera emisión del 28 de febrero de 2011, de “La Reina del Sur”, reportaron una audiencia de dos millones 400 mil espectadores, mientras días después, el 14 de marzo, en su estreno en la Televisión Española (TVE), acaparó la atención de tres millones 190 mil espectadores, alcanzado el liderazgo en el segundo capítulo.

Análisis del interés despertado en México, donde se transmitió el 4 de abril en el canal 9 de Televisa (Galavisión), identificado como de los de menos preferencia en la capital del país, con resultados por demás sorprendentes, al desplazar en el rating a telenovelas de los dos principales canales (2 y 13), en el Valle de México, llegando a los 25 puntos.

Una apología del delito de tipo mediático la de la “Reina del Sur”, calificada por especialistas internacionales, “como una de las manifestaciones más extremas y siniestras de la globalización. La representación del narcotráfico se ha convertido en bien de consumo masivo y fuente de entretenimiento cuyo éxito se origina a menudo en su espectacularidad por encima de cualquier evaluación ética”.

Otro detalle importante en el éxito de la telenovela, fueron las recomendaciones del autor Pérez-Reverte, en base a su percepción de las transformaciones en el panorama del narcotráfico mexicano, sugiriendo la inclusión de nuevos personajes más jóvenes en esta actividad, de otra generación que carecen de códigos y son gente más desalmada”.

Y es aquí donde cabe la reflexión: ¿Hasta qué punto la Secretaría de Gobernación y la Suprema Corte seguirán permitiendo la apología Televisión-Radio al narco en México, en los días en que la violencia repunta?

Premio Nacional de Periodismo 1983 y 2013. Club de Periodistas de México.

Premio al Mérito Periodístico 2015 y 2017 del Senado de la República y de Comunicadores por la Unidad.

Artículos relacionados