viernes, junio 21, 2024

En dos años China rescatará de la pobreza extrema a 20 millones de personas: Lin Ji

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de octubre (AlmomentoMX).- China prevé rescatar la pobreza extrema a 20 millones de habitantes de ese país para 2020, en una hazaña histórica para la que tiene estrategias y metas definidas, anunció Lin Ji, ministro consejero y representante del Excelentísimo Qiu Xiaoqi, embajador de la República Popular de China en México.

Al dictar hoy la conferencia inaugural del Congreso La región de Asia-Pacífico, espacio central en la definición de la economía y la política del siglo XXI, organizado por la Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), señaló que luego de 40 años de las reformas de apertura, China vive un momento histórico, pues ha conseguido avances económicos, políticos y sociales destacados, y logrado colocarse como la segunda economía mundial, sólo detrás de la estadounidense.

Durante las últimas cuatro décadas ha registrado una tasa anual promedio de crecimiento económico de 9.5 por ciento y la de 9.9 por ciento del año pasado “para nosotros ya significa un crecimiento moderado”.

Según Lin Ji el secreto detrás de este crecimiento tan rápido se encuentra en la aplicación de las “reformas de apertura continuas e incesantes”, que han permitido al país alcanzar una potencialidad económica considerable y, por otro lado, está el cambio en la mentalidad del pueblo, ahora “más abierta e innovadora”, que ha ayudado mucho también al rápido crecimiento de la economía.

Aunque está ubicada como la segunda economía del mundo, China también padece otro tipo de dificultades, ya que este avance en lo económico “ha derivado en factores negativos” como la contaminación, el envejecimiento demográfico, las crisis y los riesgos financieros externos e internos, así como la pobreza extrema de más de 20 millones de personas.

El gobierno chino cuenta con un plan que permitirá erradicar el fenómeno, es decir, “para el año 2020 va a lograr la eliminación de la pobreza extrema, lo cual implicará un trabajo arduo para el pueblo y el gobierno”.

El país asiático enfrenta problemas sociales, políticos y medioambientales, “pero es uno de los pocos con un gobierno y un partido con visión de largo plazo y con una determinación de trabajo arduo”.

Además se ha planteado otras “metas centenarias, como construir una sociedad que llamamos modestamente acomodada”, lo que significa que el Producto Interno Bruto per cápita chino pueda llegar a 10 mil dólares.

También prevé, de ahora al 2050, colocarse como una potencia “en la primera línea del mundo”, lo que significa ser económicamente próspero, socialmente civilizado y medioambientalmente armonioso.

Para mediados del presente siglo buscará ser una nación de mediano desarrollo, como Italia o España, entre otros países de Europa, las cuales “son dos de nuestras principales metas centenarias”, señaló.

“Tenemos planes y metas definidas y estamos convencidos de que las podremos cumplir no sólo a partir de nuestra Carta Magna, sino también en los estatutos del Partido Comunista (PC) de China”.

Hay quienes piensan que el PC es el único que gobierna China, pero “la realidad no es así, pues nuestra política fundamental radica en la Asamblea Popular en la que participa dicho partido junto con otros democráticos que juegan un papel significativo en la vida política y en la construcción del país”.

Esta asamblea de más de tres mil diputados tiene un comité permanente, con sesiones ordinarias de alrededor de 300 miembros representantes dedicados a aprobar las leyes relevantes.

El país cuenta con más de mil de 400 millones de personas en un terreno muy extenso, por lo tanto “tenemos nuestro propio sistema democrático que nos parece oportuno y eficiente”.

Al ser cuestionado sobre la guerra comercial que Estados Unidos ha iniciado a partir de la imposición de aranceles, dijo que su país no quiere esa guerra –que afecta a todos, incluido Estados Unidos–, pero no le ha quedado más remedio que responder con represalias comerciales.

El congreso, que se lleva a cabo en la Unidad Xochimilco de la UAM, fue inaugurado por el doctor Fernando de León González, rector de esa sede académica, en un acto en el que también estuvieron los doctores Graciela Pérez Gavilán, coordinadora de la Maestría en Relaciones Internacionales, y Alfonso León Pérez, secretario académico de la División de Ciencias Sociales y Humanidades.

AM.MX/fm

Artículos relacionados