fbpx En caso Ayotzinapa, sí se torturó a detenidos: ONU-DH | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Por David S. Celin

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de marzo (AlMomentoMX).- Se cuentan con sólidos motivos para afirmar que en el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, a las primeros imputados se les habría detenido arbitrariamente y torturado, reveló la oficina del alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos (ONU-DH).

En la presentación del documento “Doble injusticia: informe sobre violaciones de derechos humanos en la investigación del caso Ayotzinapa”, Jan Jarab, representante en México de la ONU-DH, indicó que de un total de 129 detenidos sobre el caso, 63 presentaron indicios de tortura y de estos, 34  cuentan con elementos suficientes para acreditar dicho método de investigación.

Señaló que el informe revela un modus operandi “uniforme” en la manera en que las personas habrían sido detenidas y torturadas para extraerles información o confesiones. Además, en los 34 casos (33 hombres y una mujer) se identificó una demora significativa desde su detención hasta la presentación ante el MP.

Subrayó que entre los casos detectados se encuentran policías de Iguala, de Cocula, así como miembros del grupo Guerreros Unidos; mientras que de las autoridades señaladas la PGR, la Seido, la AIC, así como de la Marina y la Policía Federal. Los funcionarios responsable permanecen impunes, apuntó.

Jan Jarab destacó que el informe está basado en la documentación integrada en la carpeta de investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), por lo que no ve “riesgo de que las acusaciones se caigan y los procesados sean liberados”.

Precisó que se trata de una doble injusticia ya que se están violentando los derechos humanos de los detenidos, al mismo tiempo que se esta obstaculizando la verdad sobre el paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El representante de la ONU-DH resaltó que este documento no muestra opinión alguna sobre la culpabilidad o inocencia de los detenidos; sin embargo, pidió que las pruebas obtenidas por medio de tortura  no sean tomadas en cuenta.

Indicó que para la elaboración del informe se tomaron en cuenta los exámenes médicos incluidos en los expedientes (33 casos son de médicos de la PGR); en algunos casos revela que varios detenidos no presentaban lesiones al momento de su detención, pero al ser puestos a la disposición ya estaban heridos.

También se tomaron en cuenta las declaraciones de los procesados en la que denuncian de forma detallada que fueron golpeados, asfixiados, torturados con choques eléctricos, ahogamientos, tortura sexual, amenazas de muerte.

Jan Jarab señaló que las autoridades emitieron justificaciones poco plausibles sobre las demoras y las lesiones de los detenidos, entre ellas  indicaron que hubo fallas en las patrullas, autogolpes, o que los detenidos estaban en estado de ebriedad.

Sobre el uso del Protocolo de Estambul, el representante de la ONU-DH se mostró preocupado por la forma incorrecta de utilización para excluir la tortura.

Indicó que aunque el  resultado dé negativo, no significa ausencia de tortura, ya que el protocolo se aplica demasiado tiempo después, además de que se aplican por instituciones no independientes.

En el informe, ONU-DH emite 15 recomendaciones a las autoridades de México, entre ellas realizar una auténtica investigación en los casos de tortura; así como excluir todas las pruebas obtenidas por tortura.

Jan Jarab instó al Estado a asegurar la transformación de la PGR a una fiscalía autónoma, así como a  crear el consejo asesor contra la impunidad, que permita la prevención de la tortura.

Afirmó que no están defendiendo a los delincuentes, sino el correcto Estado de Derecho; siendo el caso Ayotzinapa, uno de los casos más emblemáticos en violaciones de Derechos Humanos.  “No se puede resolver violaciones de Derechos Humanos, violentando otros derechos humanos”, resaltó.

Puntualizó que el informe no aborda quiénes fueron los responsables de la desaparición de los 43 normalistas, ni buscar crear nuevas líneas de investigación; sin embargo, arroja más luz sobre las deficiencias en la investigación del caso.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios