lunes, febrero 26, 2024

Doctor Zhivago es la novela de un poeta

Luis Alberto García / Moscú, Rusia

* Biblia rusa del primer cuarto del siglo XX.
* Tantas páginas son insuficientes para entenderla.
* Muestra una vida individual que se ve desgarrada.
* Gran obra que puso a prueba los límites de un género.
* Erotismo, ética e ideología otros de sus ingredientes.

Se hace necesario un repaso de los lugares donde se rodó la película de David Lean, basada en la novela histórica Doctor Zhivago de Boris Pasternak, dado que el idioma supone una frontera, aunque estas no se cruzan con trenes sino con traductores.
Doctor Zhivago es un cuento generacional, una Biblia rusa del primer cuarto de siglo XX. No obstante, sus más de 700 páginas no bastan para entender un periodo tan poliédrico y agitado.
Cierra un círculo donde podrían estar obras paralelas como “Petersburgo” de Bely, “Nosotros” de Zamiatin, “Chevengur” de Platónov o “Corazón de perro” de Bulgákov.
De acuerdo con sus documentos personales, Pasternak tampoco pretendió realizar una reconstrucción histórica de dicha época, sino mostrar cómo una vida individual se ve desgarrada por el entorno que le toca vivir. Y eso lo hace de forma magistral, aunque es cierto que la obra recibió muchas críticas.
Pasternak lo consigue a través de unos personajes imprecisos, contradictorios, complejos y porosos, que se ven acorralados por el barbarismo del intelecto, la paradoja de la racionalidad y la modernidad.
“El Doctor Zhivago es la novela de un poeta que pone a prueba los límites del género para hablar de todo aquello que convulsiona el alma: amor, ideología, historia, religión, naturaleza”, confirmó Marta Rebón durante la presentación del libro.
La actual edición ha sido publicada por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, sobre el manuscrito original revisado por Yevgeni Pasternak, hijo del escrito, y según algunos críticos, el encargo fue “un regalo” para los traductores aunque el texto resultó “dificilísimo” de traducir.
Por encima de todo, el Doctor Zhivago es una novela rusa, palabras literarias mayores con abundantes disgresiones filosóficas y laberintos metafísicos.
Pasternak también introduce otro rasgo típico de la literatura rusa: la sensibilidad cosmológica, complementada con un manifiesto antagonismo de erotismo y ética frente a ideología y sentido hegeliano de la historia.
Constantes reflexiones en torno a la creación artística también se nos ponen sobre la mesa, como un té que a cualquier hora tienes que tomar en casa rusa.
Creación como formas que el hombre impregna a la vida, vida que irremediablemente conlleva muerte. Una novela pesimista y disonante que al mismo tiempo es muy cristiana y armónica.
Como en una sinfonía de Shostakovich, pero que Pasternak nos ofrece con más azúcar, no tan tétrica y radical como el compositor de Petrogrado.
También hay muchos elementos para interpretaciones freudianas, como la necesidad de Yuri de amar y ser amado tras la muerte de su madre, la autoflagelación de Strélnikov/Pasha Antípov, el parasitismo de Komarovsky, o el carácter destructivo de Lara.
Aunque el estilo novelístico es diverso, resulta innegable la influencia ideológica de Tolstoi. En varias ocasiones Pasternak reconoció su admiración por el pope de Yasnaya Poliana, evocando la visita de éste a casa de sus padres, cuando Borís Leonidovich aún no era capaz de decir “solntse”.
Doctor Zhivago es la novela de un poeta, en la que poética (mitos) y filosofía (logos) se muestran como una entidad única. Tanto respeta la tradición rusa Borís Pasternak que esta obra está tomada por un dramatismo casi decimonónico, aunque con muchos elementos simbolistas, de hecho son varias sus alusiones a Blok en el texto.
También menciona España, aunque igual no nos guste escuchar esto: “Y alrededor no había más que linchamientos, atrocidades, dramas de celos. Como en las novelas españolas”

Artículos relacionados