martes, febrero 27, 2024

Detienen a Roberto Sandoval y a su hija

CIUDAD DE MÉXICO.- La madrugada del sábado 5, minutos después de las 3 de la mañana, personal de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República, de la Secretaría de la Defensa Nacional, del Centro Nacional de Inteligencia y de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público cercaron sigilosa, estrecha y silenciosamente una de las fincas del ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, en Linares, Nuevo León.

De acuredo con La Opinión de México, llevaban consigo la orden de captura contra el ex mandatario estatal y también la de su hija, Lidy Alejandra Sandoval López, ambos acusados de delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero).

El Juez que emitió la orden de aprehensión contra Roberto Sandoval y su hija, estimó que existen datos de prueba, tanto en el fuero común como en el federal, respecto a la presunta vinculación del ex gobernador con personas que han sido detenidas en el extranjero por delitos relacionados con la delincuencia organizada.

Empero, para llevar a cabo exitosamente el operativo conjunto, había que concretar los últimos trazos del plan que culminarían con la detención del ex gobernante y de su primogénita, de quien se dice que era uno de las piezas claves para blanquear los dineros mal habidos de su progenitor.

Previamente, conforme a fuentes federales, durante más de ocho meses, elementos de la Coordinación Nacional Antisecuestro realizaron trabajos de investigación y análisis con los que lograron identificar al menos 40 domicilios en las entidades de Nayarit, Jalisco, Nuevo
León, Estado de México y Ciudad de México.

La búsqueda dio comienzo en los cinco estados, pero Sandoval Castañeda eludía hábilmente los operativos cambiando de refugio una y otra vez.

No dormía más de dos noches en un solo lugar.

Pero esta vez ni esa medida de precaución le serviría para volver a eludir a la justicia.

Con la certeza de que finalmente lo habían ubicado, escasos minutos antes de las cinco de la mañana, afinaron los últimos detalles, rodearon el inmueble, cerraron las posibles vías de escape, sincronizaron relojes y como un solo hombre, procedieron al allanamiento del enorme predio.

No hubo necesidad de disparar un solo tiro.

El personal de seguridad no tuvo tiempo de reaccionar.

Cuando se dieron cuenta de lo que ocurría, los agentes federales, los soldados, personal de inteligencia y de la Secretaría de Hacienda habían invadido, prácticamente, la finca.

Si los guardias de seguridad no se percataron de lo que sucedía, Sandoval Castañeda y su hija, menos.

Ambos dormían plácidamente en sus respectivas recámaras cuando fueron despertados de manera brusca y violenta.

Solamente les dieron unos cuantos minutos, vigilados estrechamente, para que pudieran cambiarse ropa y procedieron a la captura y a leerles sus derechos.

La investigación para ubicar al ex mandatario había sido de meses, los preparativos del operativo para la captura de varias horas y la aprehensión, en sí, no tardó más de cinco minutos.

Seguidamente los sacaron del inmueble y los subieron a un vehículo para trasladarlos, a las instalaciones de la Fiscalía General de la República en el estado, de donde posteriormente serían llevados a la Subprocuraduría Especializada en
Investigación contra la Delincuencia Organizada.

Ello derivado de que también hay investigaciones en su contra por presuntos vínculos con el crimen organizado.

Su detención comprende a las acusaciones que se le hacen en su contra por operaciones con recursos de procedencia ilícita, por lo que en breve será trasladado ante un Juez Federal en Nayarit.

De acuerdo con dichos de la Fiscalía General de la República, el ex mandatario compró propiedades que ponía a nombre de su hija; aunque, en ese momento ella estudiaba su carrera universitaria por lo que no tenía forma de adquirir dichos inmuebles.

Como se recordará, un juez federal giró orden de aprehensión contra el exgobernador de Nayarit, Roberto Sandoval y su hija Lidy, por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

La FGR presentó las pruebas necesarias para que el Juez de Control del Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de Nayarit, otorgara las órdenes de aprehensión correspondientes.

Es el último de los priistas acusados de narcotráfico y corrupción que sigue libre

El expresidente Enrique Peña Nieto lo llamó “el nuevo rostro del PRI”

Roberto Sandoval es el último de los priistas acusados de narcotráfico y corrupción que sigue libre.

El expresidente Enrique Peña Nieto lo llamó “el nuevo rostro del PRI”.
AM.MX/fm

Artículos relacionados