fbpx Descubre cómo el Performance Management puede llevar a tu empresa al siguiente nivel: Grupo Human | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Daniel Gutiérrez, Director de Consultoría

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de marzo (AlmomentoMX).- El Performance Management es un instrumento clave en la gestión organizacional, esta herramienta ofrece indicadores que permiten monitorear el desempeño de los colaboradores y tomar decisiones basadas en los datos recolectados. Se trata de un sistema que mide el nivel de eficiencia de la compañía. El Performance Management abarca desde el rendimiento comercial, el control de operaciones hasta la ejecución de procesos internos.

La información obtenida es de utilidad para que los directivos conozcan el estado actual de la compañía y con ello, saber qué medidas deben tomar para impulsar su competitividad, debe estar alineada con los objetivos corporativos con el fin de asegurar su efectividad. Este sistema permite comparar los resultados alcanzados con respecto a las metas planteadas, de esta manera los líderes pueden conocer si el negocio ha superado las expectativas de crecimiento deseadas. Al analizar la información proveniente de diferentes fuentes, los empresarios pueden definir acciones de mejora continua que faciliten la consecución de objetivos.

Su principal ventaja es precisamente el desarrollo de una estrategia que contemple las necesidades del negocio. Para diseñar una estrategia congruente, es conveniente llevar a cabo un exhaustivo análisis de los factores tanto internos como externos que influyen en las operaciones de la empresa.

El Performance Management ayuda a elevar el desempeño de la organización a través de una serie de etapas orientadas a la mejora de procesos:

Análisis. Se identifican los procesos actuales y los nuevos; en esta etapa se definen  las tareas a realizar, el procedimiento a seguir, las personas encargadas y los métodos de monitoreo y control.

Diseño. A partir del análisis, el diseño de procesos se realiza en función de los objetivos esperados y los recursos disponibles.

Ejecución. Esta etapa requiere un monitoreo constante para identificar posibles desviaciones en el proceso.

Evaluación. La información recabada debe ser comparada con las metas planteadas para saber si los procesos se están llevando a cabo de forma satisfactoria.

Optimización. El último paso consiste en introducir mejoras al proceso con base en el monitoreo realizado, esto permite optimizar su ejecución.

Para incorporar el Performance Management es imprescindible contar con una filosofía corporativa sólida, ya que elementos como la misión, visión y valores funcionan como herramientas que facilitan la gestión organizacional.

Una vez implementado, el plan estratégico debe incluir los indicadores de “performance” más importantes para la empresa, es fundamental realizar un seguimiento continuo para diagnosticar su estado  y realizar las modificaciones pertinentes.

Esta herramienta es indispensable para que los líderes identifiquen áreas de mejora y tomen acciones concretas de cara al futuro de la organización. Su ejecución a través de aplicaciones digitales permite obtener información en tiempo real que agiliza la ejecución de procesos con mayor rapidez y menos recursos.

El Performance Management ayuda a dirigir la gestión de la organización hacia el cumplimiento de metas, esta herramienta permite alinear los objetivos del negocio con las mediciones de desempeño obtenidas y los planes de acción, esto con el fin de asegurar la eficiente ejecución de los procesos establecidos.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios