lunes, junio 17, 2024

Declive y muerte de Ilich Uliánov

Rajak B. Kadjieff / Moscú, Rusia

*El principal interés de estudiar a Lenin
*Ángeles guardianes, Inessa y Nadezhda.
*El Estado soviético había crecido demasiado.
*Pronto aparecieron los sucesores potenciales.
*Entre ellos estaban Preobazhensky , Kámenev, Zinóviev y Rykov.
*Además de Lev Trotski y Iósif Stalin, los más cercanos.

En los últimos años de su vida, Lenin experimentó una serie de malestares que lo dejaron en un estado deteriorado de salud, aunque fue atendido constantemente por médicos en Gorky, y cuidado por María Uliánova, su hermana menor.
Es cierto que durante algunos años de su vida Inessa Armand -su amor perdido, asistente y traductora- estuvo presente en la vida de Lenin, pero es muy dudoso que su esposa, Nadezhda Krúpskaya, hubiera consentido que su esposo tuviera una amante; pero fueron sus ángeles guardianes.
Sin embargo, más allá de aspectos desconocidos de su vida familiar y amorosa, a los estudiosos de la historia rusa les ha interesado saber cuál era la Unión Soviética que quería Lenin
Es cierto que Lenin se debilitó mucho físicamente en los últimos meses de su vida, a lo largo de 1923 y principios de 1924; pero no parece que haya experimentado ninguna degradación intelectual y menos una capitulación política.
A Lenin le molestó mucho cómo había crecido el Estado soviético en 1922, y no le gustaba la idea misma de un Estado y buscaba construir una sociedad sin esa institución, libre de clases y de dominación de una clase sobre otra.
Con el final de la guerra civil en 1921 y la introducción de la Nueva Política Económica (NEP) en la Unión Soviética en 1921, Lenin volvió a las ideas que llevó a Rusia cuando regresó del exilio en Suiza en abril de 1917, en la antesala de la Revolución.
Son las ideas de su trabajo “Estado y revolución”, donde planteaba la idea de construir un Estado que finalmente se desvanecería, y en el futuro no habría violencia que permitiera a una clase mantener la hegemonía sobre otras.
Por una razón u otra razón, Lenin permitió que Stalin se saliera con la suya y creciera; pero la idea de una sociedad sin Estado y sin clases es el concepto más creativo elaborado por Lenin.
El resultado final de la Revolución para él no debía ser la dictadura del proletariado, sino una sociedad en la que contar con una maquinaria de la violencia no fuera necesaria.
Y estas fueron las ideas en las que estaba trabajando al final de su vida.
De sus varios herederos, a menudo, cuando la gente habla de Lenin en los últimos años de su vida, aplican episodios rusos más actuales, como que el expresidente Boris Yeltsin buscaba un sucesor hacía años y que es probable que Vladimir Putin esté buscando uno ahora.
Pero olvidamos que el sistema bolchevique no era una estructura monárquica y que no dependía, o no debía depender, de un sucesor elegido de esa manera, y Nadezhda Krúpskaya acompañó a Lenin toda su vida, incluso en los últimos años, cuando estuvo gravemente enfermo.
Lenin tenía una larga lista de sucesores potenciales: Preobrazhensky, Osinsky, Krestinsky, Trotski, Kámenev, Zinóviev, Stalin y Rykov entre algunos otros.
Todas estas personas eran increíblemente talentosas y cada una merece tener un libro escrito sobre ellas. Por lo tanto, reducir el dilema de Lenin a la elección entre Trotsky y Stalin es una simplificación, una distorsión de la verdad.
Por supuesto, Lenin tiene responsabilidad sobre lo que pasó con Stalin y el terror que desató. Esta es una conversación larga, hay muchos matices importantes, pero es indiscutible que el líder histórico tenía tendencias autoritarias.
Por una razón u otra razón, Lenin permitió que Stalin se saliera con la suya y creciera. La batalla de Tsaritsyn, en 1918, fue uno de esos ejemplos. Debería haber sido puesto bajo tribunal por eso.
La batalla de Tsaritsyn, una ciudad en el río Volga, fue un episodio militar decisivo de la guerra civil que se produjo después de la Revolución de 1917. Pudo haber resultado en la victoria del Ejército Blanco y sus aliados británicos.
Sin embargo, debido a la insistencia de Stalin y su pelea con Trotski, la batalla continuó y terminó con una victoria para los bolcheviques.
Decenas de miles de personas perdieron la vida en ambos lados. Tsaritsyn pasó a llamarse Stalingrado. En 1942-1943 se convirtió en el lugar de una de las batallas más sangrientas de la historia con hasta dos millones de bajas).

 

Artículos relacionados