fbpx DE ENCANTOS Y DESENCANTOS: Solitaria | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

*Mónica Herranz

A veces deja de preouparse por ese tema y hace su vida normal, sale como cualquier chica, va al cine, al teatro, visita a su familia, sale de viaje, estudia, va al súper, camina por las calles de esta gran ciudad y en otras ocasiones prefiere quedarse en casa envuelta en una cobija si hace frío, o en una pijama fresca si el clima lo permite, y ve películas o series, pide comida a domicilio, se da un baño relajante y hace alguna rutina de belleza como ponerse una mascarilla en la cara, en las manos, en los pies o en su melena.

 

En esos días dónde el tema no le preocupa, no se lamenta por ello, encuentra vigor y fuerza en lo cotidiano para salir adelente, valora desde lo más grande hasta las más pequeñas cosas y agradece por ellas.

 

En un día cotidiano se levanta, desayuna a veces si y a veces no, camina a su trabajo, conversa con sus compañeras, la gran mayoría mujeres o gays, y realiza sus labores hasta que da la hora de la comida. Cuando el reloj marca las dos treinta dispone todo para salir a comer, lo hace, pasa de regreso por un café y de nuevo al trabajo. Al salir llega a casa y como además del trabajo oficial realiza otras actividades, puede que aun pase un buen rato ocupada.

 

En su trabajo no es un chica promedio, dirían sus compañeras en térmios coloquiales que le gira la piedra, ha ido ascendiendo, por que sí, es una chica inteligente, que además se esmera y se empeña; por eso ha ido creciendo en él y adquiriendo cada vez más y nuevas responsabilidades.

 

A ella su vida laboral no le preocupa particularmente, sabe sobre su compromiso y tesón y eso hace a la par que junto con las otras activiades remuneradas que realiza, pueda tener relativa tranquilidad y estabilidad económica.

 

Que ella sea así no viene de la noche a la mañana, desde pequeña fue una niña inteligente, vivaz, estudiosa, así que, que ahora destaque en su trabajo y tenga una economía estable tampoco es casualidad.

 

En cuanto a sus amigos, para ella lo son casi todo, han sido más familia que la propia familia en muchas ocasiones. Claro, están, como es habitual, los amigos cercanos y los lejanos. A todos los cuida; con los lejanos trata de mantener el contacto con relativa frecuencia para actualizarse de tanto en tanto y que el vínculo se mantenga, y con los cercanos, que en realidad son las cercanas, porque sus más queridas amigas son en mayoría mujeres…a ellas, a ellas las ve con frecuencia. Con ellas ha reido y llorado, se ha caido y gracias en gran parte a ellas se ha levantado, ellas, que lo mismo festejan y abrazan celebrando, que le tienden una mano para que salga del abismo en turno si es que se ha tropezado. Ellas son más que amigas y las quiere con el alma, por eso es un tema que no le preocupa, sino del que más bien se ocupa, porque las procura y las cuida como oro en polvo. Dicen, y dicen bien, que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano y a ella no le sobra ninguno. Cuando a ella le preocupa el tema, ellas están ahí y cuando no, también.

 

Entonces, cuando el tema no le procupa, sube, baja, va y viene, hace y deshace y se siente bien, pero, ¿qué cosas no?, siempre tiene que haber un pero. Resulta que a veces, de tanto en tanto, el tema si le preocupa y no sólo le preocupa, sino que logra acongojar su corazón y entonces se lamenta y entonces se entristece, y entonces se frustra y no entiende, y entonces no logra más que resignarse a regañadientes, claro, el día que lo logra, porque otros días no quiere resignarse y vuelve a intentar y vuelve a intentar, aunque vuelva a fallar y vuelva a fallar.

 

En los días que no entiende se siente desafortunada, poco agraciada y pierde hasta el brillo que hay en su mirada, es como un foquito dentro de ella que se apaga y es que quizá en los días que más anhela sea en los que menos entiende, ¿¡por qué¡?, por qué si otras muchas personas la consideran capaz, independiente, inteligente, resuleta, aventada, luchadora, cariñosa, amable, adaptable y llena de quien sabe cuántas virtudes más, ¿por qué es que no encuentra el amor?. Ese compañero que quiera compartir la vida con ella, ese que quiera y pueda estar, ese que esté dispuesto emocionalmente a comprometerse, a amar.

 

Y entonces en esos días a su alrededor todo son parejas, la gente, los ambientes, la publicidad, las promociones, “¡viaja a mitad de precio!, paga por uno y disfruta con tu pareja un increíble fin de semana”, “cena romántica para dos con el cinuenta por ciento de descuento”. En esos días pareciera que todo mundo camina de la mano con su querer o abrazados, menos ella que camina solitaria, los ve besándose en las calles, a la entrada o salida del trabajo, en la comida, ¡pareciera que están en todos lados!, y las voces de otros retumban en su cabeza, ¿en serio no tienes pareja?, ¿¡pero cómo!?, si eres tan buen partido…y entonces de verdad no entiende, y el tema la preocupa y vuelve a cuestionarse, ¿por qué el amor de pareja no ha llegado para ella?, en ocasiones pierde la calma y otras la recupera, busca y busca la respuesta, quizá algún día la obtenga o tal vez nunca lo sepa.

 

*Mónica Herranz

Psicología Clínica – Psicoanálisis

facebook.com/psiherranz psiherranz@hotmail.com

Comentarios

comentarios