miércoles, abril 24, 2024

De acuerdo con Dividenz, mexicanos refuerzan su presencia en el mercado inmobiliario de EE. UU.

/COMUNICAE/

En 2022, este sector inmobiliario representó más del 5% del PIB mexicano, lo que incluye actividades como la construcción, servicios inmobiliarios y el alquiler de bienes muebles e intangibles

A tres años del inicio de la pandemia de COVID-19, México ha demostrado una gran fortaleza y resiliencia, emergiendo con una economía en recuperación. El país ha navegado por esta turbulenta etapa, labrando su camino hacia un futuro prometedor.

Dos años, a partir de 2020, le tomó a la economía mexicana experimentar un crecimiento del 3.1%, cumpliendo las expectativas del 3% proyectadas a principios del año 2022. Este aumento estuvo impulsado principalmente por el dinamismo en la industria y la agricultura, que crecieron un 2.8% y un 2.1% respectivamente. 

Esta mejora es más que una mera estadística; es un reflejo de la determinación y el espíritu indomable de los mexicanos en tiempos de adversidad, así como de una serie de movimientos económicos que ha presenciado el país, como el nearshoring, que se refiere a la práctica de  trasladar procesos de negocio a países cercanos, como México, buscando costos más bajos y proximidad geográfica. Esta estrategia ha atraído inversiones de empresas, en especial de Estados Unidos, impulsando empleo y economía local.

El sector inmobiliario también ha jugado un papel fundamental en la recuperación que ha experimentado México en los últimos años. En 2022, este sector representó más del 5% del PIB mexicano, lo que incluye actividades como la construcción, servicios inmobiliarios y el alquiler de bienes muebles e intangibles.

A inicios del segundo semestre del 2023, el crecimiento del país se sitúa en 3.6%, un punto porcentual por encima de lo estimado, demostrando que el crecimiento es prometedor para el futuro.

Pero este aspecto no se detiene en las fronteras de México. Muchos inversores mexicanos, dispuestos a explorar nuevos horizontes, han invertido en el extranjero, y en particular, en el mercado inmobiliario de los Estados Unidos. El año pasado, dentro de los compradores extranjeros que depositaron su capital en inmuebles en Estados Unidos, los mexicanos se situaron como el primer grupo latinoamericano, con un 23% del market share, seguidos por Colombia y Argentina. Durante este período, invirtieron un total de 2,900 billones de dólares en el sector residencial en Estados Unidos.

Además, es relevante mencionar que, durante 2023, el peso mexicano ha tenido movimientos notables en su valor, oscilando entre los 16.60 y 17.33 unidades por dólar. Esta variación en la paridad cambiaria ha sido una de las varias razones que han configurado un escenario de ingreso en el mercado inmobiliario norteamericano desde México.

En este contexto, la inversión en el modelo multifamiliar estadounidense se ha destacado frente a otros sectores del mercado inmobiliario. Esta forma de inversión, que comprende propiedades residenciales con cientos de unidades para el arriendo, ha cautivado a los inversores mexicanos por su potencial de rentabilidad y resistencia ante crisis económicas, el 25% de los inversores extranjeros en Norteamérica eligen este modelo para realizar sus inversiones, posicionándose como el sector más elegido por este segmento.

En este sentido Dividenz, una plataforma que permite a los latinoamericanos invertir en bienes raíces estadounidenses, ha sido testigo de este crecimiento desde su entrada a México. Desde entonces, la empresa ha recibido una gran cantidad de solicitudes de mexicanos interesados en invertir a través de su plataforma, lo que refleja la creciente confianza en las inversiones en el sector multifamiliar.

“Las inversiones transfronterizas se han vuelto esenciales en la economía moderna. Para los mexicanos, diversificar en otros mercados, especialmente en Estados Unidos, responde no solo a una necesidad financiera, sino también a una inclinación histórica hacia el vecino del norte”, comentó Iván Chomer, CEO de Dividenz.

De la mano de plataformas como Dividenz, los mexicanos pueden acceder a inversiones en Utah, California y Pensilvania entre otras estados  importantes en Estados Unidos, alcanzando rentabilidades anuales netas en dólares de hasta 17%.

Sumado a la rentabilidad, y a diferencia de la tradicional compra de departamentos, otra de las ventajas de esta modalidad de inversión en multifamily a través de Dividenz se encuentra en liberar al inversor de costos de mantenimiento y mejora de la propiedad, logrando una mayor capitalización al momento de la venta de la propiedad.

Además, estos negocios en propiedades multifamiliares liberan al inversionista de la preocupación de buscar inquilinos, ya que poseen una tasa de ocupación superior al 90%, asegurando un flujo de caja constante para el inversor de la mano de expertos en el sector. 

La historia de México, a tres años de la pandemia, es de resiliencia y la inversión en el sector inmobiliario ha sido un fiel reflejo de este proceso. Empresas como Dividenz participan activamente en este sector, ofreciendo a los mexicanos productos de inversión de calidad institucional posicionados en el Real Estate de Estados Unidos.

Fuente Comunicae

Artículos relacionados