fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de diciembre (AlMomentoMX).-  El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, aseguró que la estabilidad democrática de su país está en riesgo por el proceso de destitución que impulsa el Parlamento en su contra y aseguró que no existe ninguna prueba para acusarlo de corrupción.

KuczynskiEn su discurso de defensa ante el Parlamento unicameral, Kuczynski sostuvo que “todo en mi vida lo he logrado con trabajo honesto” y añadió “vengo a decirles mirándoles a los ojos que no soy un corrupto y jamás favorecí” a ninguna empresa mientras ejercí un cargo público.

El mandatario lucha por convencer a los legisladores de que no hay motivos para retirarlo del cargo en la mayor tormenta política en Perú desde el 2000 y que lo pone en riesgo de convertirse en el primer mandatario destituido por los escándalos ligados a la constructora brasileña Odebrecht.

“No soy corrupto y no he mentido, jamás he favorecido a ninguna empresa, siempre he actuado de acuerdo a ley y a la ética profesional”, indicó.

El exbanquero de Wall Street y su abogado tuvieron dos horas para exponer su defensa. Luego Kuczynski, junto a sus dos vicepresidentes, retornará a la casa presidencial mientras los legisladores debaten el futuro del gobernante al menos otras cuatro horas.

Hasta ahora el escándalo de Odebrecht ha desembocado en una condena a seis años de cárcel para el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, por asociación ilícita; mientras el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva está apelando una sentencia por corrupción y lavado de dinero.

Kuczynski no ha sido juzgado pero está bajo una investigación fiscal que lo interrogará la próxima semana acerca de su consultora privada Westfield Capital, la cual realizó asesorías financieras a Odebrecht por 782 mil dólares mientras él era ministro de Economía y primer ministro del gobierno del presidente Alejandro Toledo (2001-2006).

Además, en un mensaje a la nación, Kuczynski pidió disculpas a los peruanos por no ser “ordenado” con sus archivos y memorias.

“Ser descuidado y desprolijo es un defecto, pero no es, no ha sido, ni será jamás para mí una herramienta de deshonestidad y mucho, mucho menos de delito”, dijo.

Con un tono enérgico pocas veces visto en él, Kuczynski afirmó que enfrenta “un golpe bajo el disfraz de interpretaciones legales supuestamente legítimas” y que “la constitución y la democracia están bajo ataque”.

La información que tiene contra la pared al mandatario fue entregada hace una semana por la oficina local de Odebrecht a una comisión investigadora parlamentaria dirigida por el partido de su rival, Keiko Fujimori, a quien Kuczynski venció en los comicios presidenciales de 2016 por escasa diferencia.

El presidente Kuczynski se defiende del proceso en su contra el pleno del Congreso.Sin embargo, la firma brasileña dijo en una carta que trató exclusivamente con Sepúlveda y que las transacciones con la empresa de Kuczynski fueron legales, están contabilizadas y no forman parte de ninguna pesquisa por corrupción.

En caso de que Kuczynski sea destituido, la ley indica que debe sucederlo el primer vicepresidente Martín Vizcarra, un ingeniero civil de 54 años, quien retornó la víspera desde Canadá, donde se desempeña como embajador, y quien junto a la segunda vicepresidenta Mercedes Aráoz han dicho que mantienen su absoluta lealtad al mandatario.

La bancada oficialista buscará evitar que la oposición sume 87 votos del total de 130 miembros del Congreso para remover a Kuczynski por “incapacidad moral permanente” debido a que negó varias veces haber recibido remuneraciones de Odebrecht.

Si Kuczynski deja el poder sería el cuarto presidente peruano destituido por “incapacidad moral” desde la fundación de la república en 1821. El último en ser removido por esa causa en el año 2000 fue Alberto Fujimori, el padre de Keiko, quien purga 25 años de prisión por corrupción y asesinato.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios