fbpx
Foto: Especial

TORONTO, 17 de diciembre, (AlMomentoMX).- El multimillonario y filántropo Barry Sherman y su esposa fueron encontrados muertos en su mansión en Toronto en circunstancias que la policía describió como “sospechosas”.

Sherman fue el fundador y presidente del gigante farmacéutico Apotex, que vende medicamentos genéricos en todo el mundo, además era uno de los hombres más ricos de Canadá y un destacado filántropo.

La pareja acababa de poner su casa de lujo a la venta y sus cuerpos fueron encontrados por un agente inmobiliario que se encontraba en la propiedad, informó Toronto Globe and Mail, citando a un miembro de la familia.

David Hopkinson, portavoz policial, especificó que si bien no se apreciaba una entrada forzada en la vivienda ni están buscando a eventuales responsables, los decesos ocurrieron en circunstancias que “parecen sospechosas y las estamos tratando de esta forma”.

Hace poco tiempo, la revista “Canadian Business” había puesto a Sherman en el puesto 15 de las personas más acaudaladas de Canadá, mientras amigos y funcionarios reaccionaron con sorpresa ante la noticia.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, tuiteó sus condolencias a la familia y amigos de la pareja.

El ministro de Salud, Eric Hoskins, tuiteó: “estoy más allá de las palabras en este momento.

Mis queridos amigos, Barry y Honey Sherman han sido encontrados muertos. Maravillosos seres humanos, filántropos increíbles, grandes líderes en atención médica. Un día muy, muy triste”.

El ministro de Desarrollo Económico, Brad Duguid, también expresó sus condolencias en Twitter: “profundamente conmocionado y entristecido por la muerte de Barry y Honey Sherman. Filántropos y empresarios que hicieron de nuestra provincia un lugar mejor para vivir”.

“Las circunstancias de su muerte parecen sospechosas y lo estamos tratando de esa manera”, dijo Hopkinson, quien añadió que no hay preocupaciones por la seguridad del público.

El agente Hopkinson dijo que la investigación todavía estaba en sus primeras etapas y que las muertes no se trataban como homicidios.

AM-MX/mla

Comentarios

comentarios