viernes, abril 12, 2024

Calificadoras financieras fallaron en todos sus pronósticos

Luis Alberto García / Moscú

 

*Alemania, Brasil y España, favoritos de especialistas bursátiles.

*UBS, Goldman Sachs y Moody’s hicieron cálculos numéricos.

 *El torneo Rusia 2018pagado, principalmente, por los contribuyentes.

*Visa, Coca-Cola, Adidas, Nike y Budweisser se enriquecen cada cuatro año.

 

 

A pesar de haber empezado su participación mundialista con una derrota sorprendente ante México, que ni los apostadores profesionales imaginaban, Alemania, campeón mundial en 2014, encabezaba con un 24% de las probabilidades de ganar nuevamente la Copa FIFA de Rusia en 2018, según cálculos realizados por la banca UBS de Zurich, Suiza.

 

En la lógica numérica –que falló ante la eliminación de Alemania por Corea del Sur- el evento futbolístico mundial que mueve al mundo cada cuatro años –en realidad, antes y después del mismo-, empezó el 14 de junio de 2018 no solamente en los estadios construidos y remodelados a altísimo costo en doce ciudades de la nación más extensa de planeta.

El balón también rodó en las sedes de los bancos de inversión y gestoras de fondos que, meticulosamente, analizan los impactos económicos y bursátiles del evento creado, en un principio, con afanes estrictamente deportivos y luego políticos, para derivar en el espectáculo más lucrativo del mundo, entre sobornos para conseguir sedes deportivas y otros numerosos delitos igualmente graves.

Las calificadoras bursátiles no se han quedado atrás al dar sus diagnósticos a través de informes como el de UBS, usando instrumentos econométricos aplicados para detectar oportunidades de inversión, lanzando predicciones matemáticas para concluir quién puede ser el campeón y subcampeón del mundo que, además de fama, recojan la fortuna económica que les espera.

Después de Alemania, los actuarios hicieron predicciones basadas en triunfos, empates y derrotas, que colocaban tentativamente a Brasil y España en el segundo y tercer lugar respectivamente, con lo cual los expertos creían haber adquirido cierto olfato o conocimientos deportivos para ofrecer sus supuestamente valiosas opiniones, pero los españoles quedaron fuera con su derrota ante Rusia.

Por su parte, Goldman Sachs, después de realizar un millón de simulaciones llegó a la conclusión de que Brasil llegaría a su sexto reinado, batiendo a Alemania en la final del 15 de julio en Moscú, pero ni haciendo uso de adivinos, instrumentos de medición y de la lógica, atinaron en los puestos y en las colocaciones de la FIFA, según el historial de cada equipo.

Cuentan mucho los resultados obtenidos por los 32 participantes en Rusia 2018 en los partidos amistosos previos al evento, goles a favor, goles en contra, estados anímicos y numéricos; pero a fin de cuentas las previsiones contienen alto grado de incertidumbre.

“Aunque usemos las técnicas estadísticas más avanzadas, el futbol es imprevisible, y por eso es tan divertido y sorpresivo, como lo vimos en Brasil el 8 de julio de 2014, cuando Brasil perdía 5-0 ante Alemania al concluir el primer tiempo, con dos goles más en el complemento, dice Manav Chaudhary, autor de informe de Goldman Sachs.

El especialista se atrevió a mencionar los nombres de los españoles David de Gea y Sergio Ramos como parte del equipo ideal del certamen y falló; pero debe decirse que el pronóstico lo hizo antes de que Portugal empatara (3-3) con España, con un error grave del portero, y apostando a que los alumnos de Fernando Hierro –sustituido por Luis Enrique Martínez- serían eliminados.

El Campeonato Mundial de Futbol es el evento deportivo más seguido del globo, por lo que las grandes empresas se preparan al final de cada uno de ellos al día siguiente de su conclusión; es decir, que el 16 de julio de 2018 ya estarían trabajando para atender la demanda y las ventas del que sigue.

Ken Weyenbeg, ejecutivo de New York Life, destaca que los sectores turísticos, de comercio minorista, alimenticio y de bebidas son los más activos: “Budweisser –marca de Anheuser-Bush- , en junio de 2006, vendió diez millones de hectolitros de cerveza en la Copa del Mundo de Alemania, creciendo 14% respecto al mismo mes del año anterior”.

Los patrocinadores son los más beneficiados, al contar con una increíble audiencia planetaria, como es el caso de Adidas, que vendió más camisetas de la justa de 2014 que nunca, batiendo lo que Weyenberger llama “plusmarcas de ventas” por una razón de peso: la firma alemana patrocina a once de los 32 cuadros participantes del Mundial, mientras que Nike viste a diez.

Socio de la FIFA desde Alemania 74, Coca-Cola, distribuidor de sus productos mediante un convenio oficial con la FIFA, es uno de los más antiguos patrocinadores del futbol en el mundo, con un crecimiento extraordinario para 2018, luego de que cuatro años antes, en Brasil, se produjo un aumento más que considerable en sus ventas.

Visa es otro consorcio ganancioso, y baste ver que la afición extranjera y nacional gastó un 31% más con tarjeta de crédito que los turistas comunes y corrientes, como se vio en Rusia desde semanas antes de la inauguración del Campeonato Mundial, el más caro de la historia.

Las cifras reveladas consignan que la fiesta rusa ha quedado por encima aún de Brasil, que ocuparía el segundo sitio, sin importar que el gobierno del país sudamericano fue seriamente cuestionado por los factores que intervinieron para conseguir la sede mundialista.

Diferentes estudios arrojan un costo de 13 mil millones de dólares usados por el gobierno de Vladimir Putin, 70% de los cuales fueron a cargo al erario público; es decir, que los impuestos de los contribuyentes sirven para pagar su diversión y la de sus invitados.

Un tercio de esa cantidad se aplicó a la remodelación de estadios antiguos y la construcción de los nuevos, además de utilizar siete mil millones para aeropuertos, autopistas y renovación de carreteras.

El impacto económico sería limitado debido a la brevedad del campeonato y a la extensión geográfica del país, imponiéndose un ligero impulso a la balanza externa rusa, resume Vladim Kuzetsov, analista de riesgos de Moody`s, quien cree que el gasto estimado de Rusia en el mundial equivale al o.7% del Producto Interno Bruto, incapaz de impulsar significativamente la economía.

Los protagonistas de las jornadas mundialistas –por ejemplo Andrés Iniesta, Leonel Messi, Cristiano Ronaldo, Mezut Ozil y Mohamed Salah, los mejor pagados del mundo- tienen cláusulas contractuales por 12 mil 100 millones de dólares.

Esa cantidad supera el valor de la actividad de las fusiones y adquisiciones habidas entre enero y junio de 2018, y las 32 naciones representadas por equipos compuestos por millonarios en camisetas y calzones coloridos atestados de anuncios, por supuesto que aportan parte de sus descomunales ingresos.

 

Artículos relacionados